El Grupo de Consulta aboga también por las presidenciales

AFP

Los países reunidos en Uruguay para buscar una mediación entre Gobierno y oposición consideran «urgente» que la ONU reparta la ayuda humanitaria

MARCELA VALENTECorresponsal. Buenos Aires

Un grupo de países de la UE y de América Latina lanzó ayer desde Montevideo una propuesta para alcanzar una salida pacífica a la crisis de Venezuela. El llamado Grupo Internacional de Consulta enviará una misión técnica a Caracas para intentar un acercamiento entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición que garantice «elecciones creíbles en el menor tiempo posible» y la entrega «urgente» de ayuda humanitaria con la coordinación de organismos de la ONU.

La reunión en la capital uruguaya contó con la presencia de la vicepresidenta de la UE y encargada de Asuntos Exteriores del bloque, Federica Mogherini; los ministros de Exteriores de Bolivia, Costa Rica, Ecuador, España, Italia, México, Portugal, Suecia y Uruguay, y representantes de Alemania, Francia y Países Bajos. «Hubo análisis comunes y divergentes, la discusión fue constructiva», reveló a la clausura Mogherini acompañada del canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa. La italiana admitió que Bolivia no firmó la declaración final, aunque tampoco quiso frenar el acuerdo y seguirá trabajando dentro del grupo, que volverá a reunirse a comienzos de marzo tras realizar el primer intento de acercamiento de las partes.

LAS CLAVES

Federica Mogherini.
«Es fundamental evitar la violencia interna y la intervención extranjera»
Falta de unanimidad.
Bolivia no firmó la declaración final, pero tampoco quiso bloquear el acuerdo alcanzado

Maduro saludó en la víspera la celebración del encuentro convocado en un comienzo por México y Uruguay y al que se sumaron luego otros países de la región y de la UE. Dijo que respaldaba «todas las iniciativas que faciliten el diálogo», mientras que el líder de la oposición y reconocido presidente encargado por numerosos países, Juan Guaidó, advirtió que no se prestará «a ningún tipo de falso diálogo» que permita al chavismo ganar tiempo.

Horas antes de la reunión, Nin Novoa se refirió al 'Mecanismo de Montevideo', un documento elaborado entre Uruguay y México para acercar a las partes. El canciller uruguayo había remarcado que se propondría un diálogo «sin condiciones». No obstante en el encuentro de ayer se impuso el criterio de la UE, que llegó a la cita con la idea de reclamar elecciones «creíbles».

Al abrir el encuentro, el presidente local, Tabaré Vázquez, anunció que la ronda buscaba «identificar puntos de encuentro y articular acciones que coadyuven al clima de serenidad, comunicación y acción política que Venezuela necesita imperiosamente para resolver la grave crisis que lo afecta». Y alertó de que «la mayor disyuntiva de Venezuela es la paz o la guerra».

Riesgo de desestabilización

Mogherini, por su parte, adelantó que la idea era «promover el entendimiento». Dijo que la tarea era «urgente» por el riesgo de desestabilización de toda la región y no solamente ella, dado que millones de venezolanos están emigrando. «Es fundamental evitar la violencia interna y la intervención extranjera», remarcó, al tiempo que aclaró que el objetivo no es «imponer soluciones» sino «acompañar» un proceso hacia « presidenciales libres y transparentes». «Ganar tiempo no es el objetivo de este ejercicio», subrayó Mogherini en respuesta a los temores expresados por Guaidó.

La cita finalizó con una declaración que expresa preocupación por «la severidad de la crisis» venezolana, propone una mediación internacional para apoyar «una solución pacífica, política, democrática y profundamente venezolana de la crisis, excluyendo el uso de la fuerza a través de elecciones presidenciales libres transparentes y creíbles».

El Grupo Internacional de Consulta considera «crucial restaurar la plena democracia, el Estado de Derecho, la separación de poderes y el respeto por el mandato constitucional de la Asamblea Nacional». Destaca además su respaldo a las libertades fundamentales y los derechos humanos y deplora el uso excesivo de la fuerza por parte del Gobierno.

Más información:

 

Fotos

Vídeos