Russian Red: «Ahora exploro el deseo y el amor desde sitios distintos»

Imagen Russian Red en un concierto publicada en el Instagram de la cantante./@russianready
Imagen Russian Red en un concierto publicada en el Instagram de la cantante. / @russianready

Algunos titulares informan erróneamente de que Lourdes Hernández vuelve a la música pero «ha habido un abandono definitivo»

El Norte
EL NORTEMadrid

Russian Red retorna a la ciudad de su infancia, a la de su abuela ya fallecida, a quien recuerda sin poder reprimir la lágrima, para ofrecer la última noche de conciertos del ciclo Noches del Botánico en Madrid y mostrar cómo ha cambiado su manera de escuchar la música y de cantar sobre el amor.

«El amor y el deseo antes los colocaba en las relaciones románticas o en mis relaciones con los hombres; ahora, al tener una relación estable desde hace tiempo, los exploro desde sitios distintos, que son más infinitos e interesantes«, cuenta a Efe la misma persona que una vez confesara: »Vivo obsesionada con el amor«.

Algunos titulares informan erróneamente de que Lourdes Hernández (Madrid, 1985) vuelve a la música. «Nunca ha habido un abandono o un retorno definitivo, sino una priorización de espacios dentro de mi vida; antes hacía música todo el rato y ahora hago otras cosas«, explica la desde hace tiempo también empresaria.

Durante sus años de residencia en Los Ángeles junto a su marido, donde gestionan un espacio de eventos, llegó a debutar brevemente como actriz (una etapa que no considera concluida) e incluso se internó «a nivel amateur» en el mundo de la danza contemporánea.

«Por eso el lugar que ocupa ahora la música en mi vida es más de exploración. Me apetece ponerlo en contacto con otras disciplinas artísticas y estoy en esa búsqueda«, cuenta, una visión que se verá trasladada al concierto único de este miércoles en Noches del Botánico con la ayuda de la coreógrafa Danielle Agami, otra bailarina de su compañía y el videoarte de Virgili Jubero.

Vendrá a ser, anticipa, un repaso a toda su carrera con toda la banda, «pero más como una performance que como un concierto al uso« que dedicará a la memoria de su abuela.

«También ella era de Madrid y es muy raro venir y que no esté, así que para mí es como un homenaje», dice visiblemente emocionada, antes de informar que su intención es pasar «más tiempo» en la ciudad que la vio nacer y forjarse como estrella de la música, no las escasas tres semanas que solía quedarse.

El «cuestionamiento de todo» que la ha llevado a este punto de su carrera la hizo preguntarse también por la necesidad de publicar más discos tras «Agent Cooper» (2014), el último de estudio con temas inéditos, y el más reciente álbum de versiones «Karaoke» (2017).

«Estoy componiendo, pero no sé si un disco. No sé si ese será el formato de presentación, porque la cosa de diversificar y de cuestionar formatos me ha hecho pensar qué necesidad tengo de un disco en mi vida«, argumenta al respecto.

Por cambiar, incluso ha probado a hacer un par de letras en español (para un proyecto con la compañía de danza de Los Angeles con la que colaboraba). «Me gusta cantar en español. Ahora que me pongo a escribir en español, después de hablar tanto en inglés, me parece como si lo hiciera otra persona con otro idioma. Y me gusta», asegura.

También se ha modificado el propósito: «La vida pasa a través de ti y el tiempo adquiere otro significado y la importancia que le doy a las cosas, por ejemplo, buscar toda la poesía al escribir una canción. Antes no les daba vueltas y las canciones salían. Ahora trato de buscar más de eso en las melodías, pero en las letras quiero que digan lo que realmente quiero decir, que sean atemporales«, apuesta