Juanjo Oliva y los diseñadores noveles clausuran la XXI Pasarela de la Moda de Castilla y León

Diseños de Concha Ceballos en la XXI Pasarela de la Moda de Castilla y León./Ricardo Ordóñez / ICAL
Diseños de Concha Ceballos en la XXI Pasarela de la Moda de Castilla y León. / Ricardo Ordóñez / ICAL

Adriana Cagigas y Ainhoa Salcedo se proclaman ganadoras del Concurso Jóvenes Diseñadores

El Norte
EL NORTEValladolid

La XXI Pasarela de la Moda de Castilla y León finalizó este jueves en Burgos con el desfile del padrino de la edición, Juanjo Oliva, que contó con la presencia de la modelo y actriz española Laura Sánchez. Además, Adriana Cagigas ganó el premio de Diseño del Concurso al Mejor Diseñador Novel con su colección 'Ikigai', y Ainhoa Salcedo se llevó el galardón al Emprendimiento.

Los diseñadores noveles fueron los encargados de abrir el desfile, con sus originales y atrevidas propuestas, en la celebración del Concurso al Mejor Diseñador Novel, donde los ocho participantes, a nivel nacional, pudieron lucir sus creaciones y optaron al premio en la categoría de Diseño, patrocinado por la diseñadora Fely Campo. Además, durante la pasarela, por segundo año consecutivo, los jóvenes diseñadores pudieron optar al premio de Emprendimiento, categoría que reconoce el mejor proyecto empresarial del sector que planee ubicarse en la Comunidad, según informa Ical.

El reconocimiento a los jóvenes consistió en la dotación de 8.000 euros, a la que la Consejería de Economía y Hacienda, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), proporcionará también formación para que el ganador ponga en marcha su negocio y elaborar un plan de desarrollo empresarial, así como la ayuda necesaria para que acceda a los recursos de la Lanzadera Financiera de la Junta.

Los ocho aspirantes a los galardones fueron, Adriana Cagigas, Alejandro Maillo, Carmen Valdivieso, Germán Carmona, Irati Vázquez, Paloma Ojea, Patricia Richtsteiger, Victoria Ribera.

Concha Ceballos, María La fuente, Fely Campo y Juanjo Oliva

Concha Ceballos presentó en Burgos su colección 'Despertar' de la temporada Primavera-Verano 2019, donde los diseños se basan en conjuntos conjuntos de falda y pantalón, y vestidos de calle con diseños muy particulares. En la muestra destacaron las prendas de fiesta por sus diseños elaborados con tejidos nobles, como tules bordados, sedas y organzas.

Ceballos definió su colección como «un despertar a una nueva forma de ver a la mujer». La diseñadora explicó que el objetivo que buscaba con esta colección es lograr que «la belleza esté un poco más en el interior», y que «lo simple a veces es mucho más efectivo».

Se trata de una de las marcas de Freddy's Original S.L., una empresa creada en 1993, en la que destaca su esfuerzo para exportar y estar presentes en varios países de Sudamerica, como México, Miami, Puerto Rico y Guatemala, entre otros. Asimismo, esta empresa ha tenido durante este año una gran presencia en una de las firmas de Castilla y León con más peso en los centros de El Corte Inglés de Valladolid, León, Burgos y Salamanca.

María Lafuente fue la siguiente en mostrar su colección 'Dríade', con diseños basados en las ninfas de los bosques, que se convierten en guerreras sostenibles. Predominaron colores como el verde, el marrón, el rojo, el blanco y el magenta. La diseñadora definió su obra como un «llamamiento hacia la protección de nuestros bosques, hacia esa sostenibilidad y hacia las mujeres».

Lafuente es un referente de la moda sostenible a nivel internacional, premiada en diversas partes del mundo, y ha sido la primera diseñadora del mundo en hablar y mostrar su trabajo en el Foro Internacional del más alto nivel en la ONU (FPAN), con la primera colección certificada PEFC de tejidos sostenibles.

Posteriormente, Fely Campo presentó sus diseños, con su colección denominada 'Celebration 2019', a la que ella define como «una celebración apasionada de la vida». Los amarillos intensos, los rosas, y los estampados con mucho color predominaron en este desfile, donde además se pudieron ver sedas, brocados, organzas y múltiples brillos.

Campo constituyó su empresa en 1997 en Salamanca y actualmente cuenta con más de 200 puntos de ventas nacionales e internacionales. Esta marca, con dos líneas de moda, una dedicada a las novias y otra a la alta costura, elabora todos sus productos en Castilla y León.

Por su parte, la colección de Juanjo Oliva puso el broche final a la pasarela burgalesa. Una marca en la que «nos apetece mucho introducir nuevos códigos y este tipo de mensaje desde la sostenibilidad y defender los nuevos géneros», concluyó el diseñador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos