Ibiza recibe a los diseñadores más fieles al estilo mediterráneo

Los diseños Tony Bonet durante el Pasarela Adlib Moda Ibiza 2018./Efe
Los diseños Tony Bonet durante el Pasarela Adlib Moda Ibiza 2018. / Efe

Remarcan la tendencia del color blanco, las puntillas y el algodón, tan característicos de la moda de la isla

Gloria Salgado
GLORIA SALGADOIbiza

La segunda jornada del 47 aniversario de la Pasarela Adlib tuvo lugar el sábado por la noche en el Puerto Deportivo Marina Botafoch de Ibiza. La lluvia intermitente complicó el evento, en el que se exhibieron las creaciones de los diseñadores más fieles al estilo mediterráneo, remarcando la tendencia del color blanco, de las puntillas y del algodón, tan característicos de este tipo de moda isleña.

Las propuestas comenzaron con una de las pioneras del Adlib, Piluca Bayarri, que este año cumple 35 años en el mundo de la moda y por eso se permitió recopilar sus mejores diseños. En esta selección destacan las piezas cuajadas de cristales de Swarovski, combinados con la artesanía en volantes y puntillas. Son prendas ligeras con estampados florales y colores intensos. El saber hacer de Ibimoda tenía que estar presente. Las hermanas Lali y Antonia Riera presentaron una colección donde predominaron los cortes románticos en blanco y negro, aunque también trabajaron los tonos pastel, que combinaron con delicados tules y superposiciones trabajadas al detalle, como sus maravillosas puntillas.

Tony Bonet, el primer diseñador balear en vestir a Paris Hilton -y el mejor de la jornada-, mezcla algodón, tules, rasos y encaje con detalles de cuero, aunando romanticismo y tribus urbanas. Vintage Ibiza siguió con el tono romántico de sus tejidos vaporosos, que usaron con menos acierto para novia. Algo que no parece afectar a sus ventas al por mayor, que en el último año han aumentado un 40% con la expansión internacional de la marca a través de ferias.

«Con libertad»

Adlib proviene de la expresión latina 'Ad Libitum' que significa «con libertad» y que ensalza el espíritu libre y desenfadado que ha caracterizado el estilo de los habitantes de la isla. El origen de este estilo se remonta a principios de los años 70 con la llegada a la isla del movimiento hippy y de la princesa serbia Smilja Mihailovich, que acuñó la famosa frase de «viste como quieras, pero con estilo».

Una corriente que se define por el color blanco de los tejidos frescos de algodón que, trabajados artesanalmente, se ornamentan con bordados y encajes. Los hippies se inspiraron en los trajes tradicionales de los isleños autóctonos para adaptarlos a las nuevas tendencias, dando lugar a la moda Adlib. Un estilo atemporal para una moda que se mantiene siempre fiel a sus raíces mediterráneas y que tiene su mejor plataforma en la pasarela Adlib Moda Ibiza.

Beatrice San Francisco Ibiza, formada por el matrimonio Beatrice Siegmund y Francisco Becerra, presenta prendas para hombre y mujer de punto con las que continúan defendiendo el aire más bohemio de la moda Adlib. El algodón, la viscosa y el lurex se adaptan al cuerpo femenino resaltando sus formas sin perder un ápice de comodidad, que resaltó con la salida de sus modelos descalzos para no resbalar en la pasarela, mojada por la lluvia, lo que favoreció a una colección tan desenfadada. Descalzas también salieron las de Ivanna Mestres, aunque el resultado no fue el mismo. Sus trajes de noche cuajados de pedrería quedaron deslucidos, aunque gracias a la paciencia del público pudo repetir con las modelos calzadas.

Como Ivanna Mestres, Virginia Vald también apuesta por un producto 100% creado en España, desde la materia prima al acabado, fomentando la creación de empleo y el desarrollo de la industria en la isla. Sus asimetrías, transparencias, escotes balconet y contrastes de color han aparecido en publicaciones como Harper´s Bazaar Argentina o Elle Reino Unido.

La firma de joyas con sede en Formentera Majoral acudió como invitada con una colección inspirada en el pasado fenicio de la isla, apostando firmemente por los metales de pequeñas minas para formar joyas de gran volumen y vistosidad. Pero no fue la única propuesta de joyería. Elisa Pomar cumple una década -en la que ha llegado a colaborar con Dolce & Gabbana- con una línea compuesta por pendientes y collares que recuerdan al encaje de los vestidos ibicencos. En esta ocasión, retoma la cruz de la emprendada, que es la pieza central de la joyería ibicenca, como protagonista indiscutible de esta temporada, en la que ha tenido el acierto de repetir colaboración con Maya Hansen.

Temas

Ibiza, Moda
 

Fotos

Vídeos