La dura respuesta de Frank Cuesta a Fran Rivera

Frank Cuesta. /
Frank Cuesta.

El hijo de Carmina Ordóñez hizo un comentario clasista en 'Espejo Público', que ha sido contestado por el herpetólogo en su cuenta de Facebook

EL NORTE

«¿Para ser antitaurino hay que dejar de ducharse?». Estas palabras de Fran Rivera en 'Espejo Público' han desatado todo tipo de comentarios en las redes sociales. El torero insistió ayer: «Voy de martes. Mira cómo vengo. Hoy es Martes Santo, que es más bonito que hablar de estas pobres almas».

Entre esas críticas, como recoge ecoteuve.es, llama la atención la carta abierta que le remite Frank Cuesta en su cuenta de Facebook. El herpetólogo reconoce ser «antitaurino» porque «está en contra de la tortura de un animal mientras gente vitorea su sufrimiento. Intentar conseguir las leyes para que se dejen de torturar a miles de animales anualmente. Intentar concienciar a los más jóvenes que ustedes no son héroes, sino torturadores de animales».

Cuesta le recuerda a Rivera que, cuando éste sufrió una grave cornada, fue él quien dio la cara «cuando la gente se mofaba y deseaba su muerte». «Yo, Frank Cuesta, le defendí como 'persona, por usted y su familia. ¿Sabe por qué? Porque yo soy antitaurino y ser antitaurino significa abogar por la vida, tanto de los animales como de las personas, en definitiva: ¡Abogar por la vida!».

Frank quiere dejarle claro a Rivera lo que es ser antitaurino, y que serlo no significa hablar de clases sociales o ideologías: «Yo soy antitaurino, me siento orgulloso de ser español y tengo la bandera de España en la entrada de mi casa aquí en Tailandia, he estudiado dos carreras universitarias, hablo 4 idiomas y le aseguro que una gran mayoría de los antitaurinos que usted dice que no se duchan, me superan». «Me gustaría saber qué preparación intelectual tienen ustedes los toreros y qué aportan realmente a la sociedad».

Y le pregunta: «¿Qué defiende usted? ¿Una tradición? Pues volvamos atrás y apaleemos a los homosexuales, pisoteemos a las mujeres, fumemos en el Corte Inglés, conduzcamos sin cinturón de seguridad, peguemos a los niños, tiremos cabras de los campanarios, escupamos a las madres solteras, etc» y aboga por «un cambio de gobierno para que su tortura diaria se convierta en historia».

Cuesta concluye: «Que le quede claro que esto no es un ataque personal, es una defensa de los que nos duchamos poco, pero al menos no estamos impregnados de la sangre de animales torturados en lo que muchos aun llaman Fiesta Nacional (que no es la mía desde luego)».