El PP quiere estar en la nueva Junta de Gobierno Local de Segovia con voz y voto

Clara Luquero y Raquel Fernández, en el encuentro que tuvieron en la redacción de El Norte./
Clara Luquero y Raquel Fernández, en el encuentro que tuvieron en la redacción de El Norte.

Clara Luquero tiene asegurada su investidura como alcaldesa y se plantea gobernar con «pactos puntuales» con las demás formaciones

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ

Raquel Fernández mantiene su candidatura a la Alcaldía de Segovia; el grupo de concejales del Partido Popular le dará el sábado su voto y, aunque no espera sorpresas y da por segura la elección de Clara Luquero como alcaldesa, ha decidido ejercer la oposición responsable desde el primer momento al quedar descartado cualquier pacto entre los distintos grupos de la nueva Corporación. Quien será la portavoz del grupo popular esperará «a ver la actitud de la alcaldesa», pero ya anticipa que desea «estar en la Junta de Gobierno Local con voz y voto».

El cierre de actas preludia el pleno constituyente del sábado a las 13:00

Clara Luquero todavía no ha escrito su discurso de investidura. Lo va pensando mientras se suceden los acontecimientos previos a su elección. Ayer presidió el último pleno de este mandato, una sesión de cinco minutos para aprobar las actas... que el PP no aprobó porque su portavoz, Jesús Postigo, consideró que tendrían que reunirse para cerrar las actas de las comisiones informativas... un argumento que los socialistas interpretan como un intento de cobrar las dietas que correspondieran. Ayer, los nuevos grupos tuvieron una reunión para ultimar los detalles de la sesión constituyente del sábado, que comenzará a la una de la tarde y se celebrará en el Salón de Plenos de la Casa Consistorial porque así lo establece el reglamento. Pero es cierto que el aforo es escaso, 72 plazas, de manera que se colocarán sillas y una pantalla en el patio para que puedan seguirla los invitados, además de varias personas más en la pantalla de la entrada del Ayuntamiento.

El pleno comenzará con la constitución de la mesa de edad, con Juan Antonio Miranda (PP) como el más mayor y Álvaro Serrano (PSOE) como más joven; luego, la toma de posesión, las votaciones y la investidura.

La concejala del PP asegura que su grupo tendrá «voluntad para colaborar» en los asuntos que lo requieran, aunque matiza que esta colaboración será «en función de las propuestas que traiga el gobierno socialista y su predisposición a hacernos partícipes». Así lo asegura Fernández porque considera que con la nueva relación de fuerzas, con cinco grupos políticos en el Ayuntamiento, «tiene que haber, más que nunca, diálogo».

En su lista de asuntos, a Raquel Fernández lo que más le preocupa a corto plazo es hablar con Clara Luquero y los portavoces de los demás grupos sobre la composición de las comisiones informativas y de la Junta de Gobierno Local, en la que quiere «estar con voz y voto» para ejercer su oposición responsable.

El diálogo, sin embargo, no ha llegado en este periodo intermedio entre las elecciones y la constitución de la nueva Corporación. No lo ha tenido Raquel Fernández con Clara Luquero ni con los portavoces de los demás grupos, de UPyD, Ciudadanos e IU. Apenas han cruzado más que un saludo cordial y el intercambio de teléfonos. Con la futura alcaldes está dolida la edil del grupo popular porque «a la salida del último pleno ordinario me dijo que me iba a llamar, y no lo ha hecho», y también porque le sorprendió la declaración de que «con el PP no se iba a reunir hasta después de la toma de posesión», una actitud que Fernández califica como «desprecio institucional». No obstante, confía en que el encuentro se produzca la próxima semana.

Ofrecimiento de acuerdos

Mientras tanto, Clara Luquero tiene asegurada su elección como alcaldesa con los votos de su grupo, ya que los demás grupos han decidido votar a sus propios candidatos. La alcaldesa en funciones declaró ayer que de la ronda de conversaciones que tenía prevista solo le quedaba por cerrar un segundo encuentro con la portavoz de Ciudadanos, María José García Orejana, con quien ya ha hablado de «cooperar de una manera genérica». Pero ésta manifestó también ayer que su grupo prestará esa posible colaboración sobre propuestas concretas.

Así, tras la negativa del concejal de Izquierda Unida a entrar en el equipo de Gobierno, Luquero señaló que «lo que va a suceder es que tendremos que trabajar con pactos puntuales con las distintas formaciones, no solo con IU».

Le hubiera gustado «que alguna otra formación votara la investidura», aunque reconoce que «la tradición es que cada uno vote a su candidato», y aún así está satisfecha con la situación con que se encuentra en la nueva Corporación, «muy distinta a la de hace cuatro años» pero «mejor para nosotros», remarcó, porque no tendrá los condicionantes del pacto de gobernabilidad entre socialistas e IU.

«Nuestro ofrecimiento es trabajar con todos los grupos», insistió, con la fórmula de los «acuerdos puntuales» que cree que será más fácil con Ángel Galindo porque «en general hay más sintonía con IU por la sensibilidad social de nuestras políticas». Y sí, agregó, «habrá temas puntuales en los que no coincidamos y habrá que hablar con otros», pero estimó que el concejal de IU es «más proclive».

Un asunto sin coincidencia es el de la casa de la calle de La Parra, del que Luquero dijo que intentará por todos los medios evitar el derribo ordenado por el TSJ para que el Ayuntamiento no tenga que pagar elevadas indemnizaciones; otro es el proyecto del aparcamiento de Los Tilos, que el concejal de IU ha puesto como ejemplo de que el PSOE mantiene las políticas de «cemento y hormigón». Y Luquero no está de acuerdo. En el proyecto socialista, dijo, «el eje son las personas, y en políticas culturales somos una referencia». «En políticas progresistas de cariz social y sensibles a los derechos humanos, IU no nos gana», apostilló.

 

Fotos

Vídeos