Gutiérrez dice adiós pidiendo a Silván que luche con mucha fuerza por León

Emilio Gutiérrez, este viernes, en su último día como alcalde de León. /
Emilio Gutiérrez, este viernes, en su último día como alcalde de León.

Trece de los quince concejales viven su último día en el equipo de gobierno tras cuatro «complicados años», con espinas clavadas pero satisfechos del trabajo

A. CUBILLAS/LEONOTICIAS.COMleón

Cada historia tiene un final, y cada final, es el comienzo de una nueva historia. El Ayuntamiento de León ha puesto punto y final este viernes a una historia que arrancó hace ya cuatro años con la investidura de Emilio Gutiérrez como slcalde de León.

Una historia que Emilio terminó como empezó: trabajando y ultimando los últimos flecos de su marcha con una reunión con Antonio Silván, al que en la mañana de este sábado cederá el bastón de mando.

Atrás deja cuatro años intensos, convulsos y complicados, muy complicados que asegura haber enfrentado con fuerza y valentía para hoy irse satisfecho con el trabajo realizado. «Si evalúo la entrega, la dedicación, el coraje y el sentido común que se ha puesto en estos cuatros años, me marcho plenamente satisfecho. Creo que hemos dado viabilidad a este Ayuntamiento y, sobre todo, he logrado ser el alcalde de todos los leoneses».

Reconoce que ha habido momentos difíciles pero si con algo se tiene que quedar es con todas y cada una de los encuentros que ha mantenido a diaria con sus ciudadanos. Ahora se despide con un nuevo en la garganta y con una única encomienda al próximo equipo de gobierno.

«Les diría que luchen con todas sus fuerzas por León porque el honor más grande que tiene un ciudadano es el de ser alcalde por tu ciudad que significa trabajar las 24 horas del día a favor de los leoneses», asegura Gutiérrez, que reconoce irse triste del Ayuntamiento.

Jornada de despedida

Último día en los pasillos de un Ayuntamiento que este viernes ha vivido una auténtica jornada de despedidas. Trece de los quince concejales del equipo de gobierno recobrarán el ritmo de sus respectivas que hace cuatro años detuvieron para coger las riendas de la ciudad.

Una historia de cuatro años complicados con muchos altibajos, marcados por la crítica situación financiera del Ayuntamiento, que, en el conjunto, deja a los ediles con muchas espinas clavadas y proyectos en el tintero pero, ante todo, muy satisfechos.

Belén Martín Granizo, concejala en funciones de Urbanismo, lamenta que la situación económica solo le haya permitido hacer pequeños proyectos sin embargo recuerda que se ha logrado consolidar y poner en valor el patrimonio de la ciudad tras un trabajo que ha calificado de impresionante.

«Creo que hemos sentado las bases, no solo la cimentación, sino la estructura. Ahora hay que seguir trabajando sobre ellas», destacó Granizo, que recordó el gran esfuerzo realizado por estabilizar la situación dramática que tenía este Ayuntamiento y que instó al futuro equipo de gobierno a trabajar en colaboración con la oposición.

Cuatro años «muy positivos»

Satisfecho también se va Juan Pablo García gracias a un intenso trabajo al frente del área de Cultura, Patrimonio y Fiestas, sobre todo por lograr potenciar las tradiciones de la ciudad y dar un revulsivo al León Romano que ahora, según reconoció, está en la vida diaria de los ciudadanos.

Ahora confía en que el nuevo equipo de gobierno apuesta por las tradiciones e impulse citas tan importantes como el Mercado Romano o el Carnaval Leonés e impulse la marca León Cuna del Parlamentarismo.

Con lágrimas en los ojos afrontaba Montserrat Gutiérrez su último día en el Ayuntamiento de León y poner punto y final a cuatro años «enriquecedores» al frente del área de Bienestar Social. «Han sido años muy intensos y muy bonitos a pesar de que hemos tenido muchos problemas pero hemos conseguido ayudar a todos los que más lo necesitan. Aunque hoy no es un adiós es un hasta siempre».

El benjamín del equipo de gobierno, Miguel Alonso, despedía su andadura en el Ayuntamiento de León con una sonrisa tras haber vivido una «experiencia personal muy intensa». Lamenta no haber podido haber hecho más por la situación económica pero entiende que se han asentado las bases para que «otros continúen nuestra tarea».

Una legislatura que arroja un balance «positivo» para María José Álvarez que se baja del tren del Ayuntamiento con la espinita de no haber logrado dar el impulso definitivo al Mercado del Conde Luna aunque con la confianza de que se ha ayudado a los comerciantes y dibujado las líneas para intentar profesionalizar este espacio.

Cuatro años intensos y de mucho trabajo que también dejan buen sabor de boca a Ángel Villa, concejal en funciones de Empleo, que se muestra satisfecho por el impulso dado al empleo de la ciudad y a los emprendedores a través del Ildefe así como el saneamiento del Polígono Industrial de León.

«Mi balance es muy positivo», señaló Villa, que sin embargo recordó que el de este viernes no es un adiós es un «hasta pronto. La vida da muchas vueltas y yo estoy a disposición de mi partido»

Una puerta que se cierre, otra que se abre

Despedidas, besos y despachos semivacíos en su mayoría porque aunque todos cierran una etapa no todos dicen adiós al Ayuntamiento. El todavía portavoz del equipo de gobierno despide cuatro años de mucha intensidad con la convicción de tener por delante otros tantos cargados ante todo de ilusión y ganas de trabajar por León.

«Ha sido una legislatura muy intensa y con muchas dificultades: el incendio, el asesinato de una concejala y una crítica situación económica Ahora se abre una nueva etapa en la que estoy convencido de que los 27 concejales entraremos con ganas de trabajar y ser útiles para que la ciudad vaya lo mejor posible», señaló López Benito.

Una etapa que se cierra para dar paso a una nueva que empezará a escribir la historia del futuro de León a partir de este sábado 13 de junio.

 

Fotos

Vídeos