Pablo Fernández: «El rescate ciudadano debe ser la prioridad de Las Cortes y lo mejor para relanzar la economía»

Intervención del portavoz de Podemos, Pablo Fernández, en la sesión de tarde del debate de Investidura./
Intervención del portavoz de Podemos, Pablo Fernández, en la sesión de tarde del debate de Investidura.

El portavoz de Podemos reclamó una comisión de investigación para el «caso ignominioso de las eólicas»

SILVIA G. ROJO

El portavoz de Podemos, Pablo Fernández, en su intervención durante el Pleno de Investidura del presidente de las Cortes aseguró que no van a defraudar a las miles de personas que les han votado, personas que sienten «desasosiego e indignación» y sobre esta cuestión dijo que «el hemiciclo ha vivido una realidad paralela».

Fernández, que intervino en segundo lugar detrás de Luis Tudanca, apuntó que se ha «ignorado» el éxodo de los jóvenes o las 90.000 personas que viven una pobreza severa o a otras mieles que están en riesgo de exclusión social. La pregunta que hizo Fernández fue: ¿Se han acercado a esta realidad?

Más información

En opinión del portavoz de Podemos, mientras sucedía «el escándalo de las eólicas o el expolio de Caja España o de la Perla Negra», afirmó, «en este Parlamento parece que nunca pasa nada», por eso dijo que «en esta institución ha de ser puesta en cuarentena la palabra cambio».

Utilizó en numerosas ocasiones la palabra «rescate» pero aplicada al «rescate ciudadano», que en su opinión debe ser «la prioridad de las Cortes y la mejor para relanzar la economía».

Desde Podemos se animó a «invertir recursos públicos en la dignidad de las personas es una obligación moral que se incumple sistemáticamente».

De igual modo, reclamó un «marco jurídico que haga posible el renegociado de deudas hipotecarias y de autónomos, y que entren en la categoría de consumidores para aplicar la directiva europea».

En esa misma línea, exigió que «se reduzcan las hipotecas al valor real de los inmuebles y atajaremos el problema de los desahucios». Fernández tiró de ironía y afirmó que «la prioridad parece que ha sido rescatar a los grupos de amigos que saquearon las cajas de ahorro, esas que deberían constituir el músculo para dar crédito».

Su percepción es que «las pequeñas empresas y autónomos necesitan apoyo real más allá de meras declaraciones programáticas», y reclamó una comisión de investigación para el «caso ignominioso de las eólicas».

«El rescate ciudadano implica el rescate de los servicios públicos»

Pablo Fernández continuó su discurso señalando que «el rescate ciudadano implica el rescate de los servicios públicos» y en este sentido apreció que «la privatización es buena para sus amigos y mala para la gente, hacen experimentos que salen muy caros», y como ejemplo concreto se refirió al Hospital de Burgos.

Según sus datos, «ocho personas al día se marchan de esta comunidad» y se trata de «una inquietante pasividad que afecta, sobre todo, al mundo rural». Precisamente, afirmó que hay «4.400 ocupados menos en el sector agrícola», que por otra parte, «pierde peso en la economía».

En opinión del portavoz de Podemos, «sufrimos la emigración y eso les viene bien a ustedes, la despoblación es el escondite de la pobreza real, aquí no hay quién viva, no hay expectativas, y están dejando morir la industria, la agricultura y los servicios».

Consideró que hay que «trabajar duro para redefinir el modelo productivo, apoyar la creatividad local, la naturaleza, el aire, el sol y el agua que son nuestros recursos que siempre deber ser públicos». En virtud de esta teoría, hay «mucho margen para trabajar en la redefinición del modelo productivo».

Por otra parte, la percepción de este portavoz es que ha existido una «mala gestión de ayudas europeas», e insistió que se debe «aprovechar el potencial de los jóvenes», y «articular el territorio», por ejemplo, con los agricultores a título principal como base.

«Vuelta de gestión al patrimonio»

Mención especial mereció también el capítulo de la transparencia, una palabra que «fluye como un río en el vocabulario de la clase política pero no vale con pronunciarla, se exige su praxis cueste lo que cueste y caiga con caiga».

En su opinión es necesario «hablar de la administración b», de ese «cortijo por donde se escapa el dinero».

Pidió austeridad en el gasto, «revisando la administración paralela y dando actividad a los funcionarios» y aseguró que van a trabajar por leyes de igualdad social con colectivos como LGTB.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos