Acaban sin acuerdo las reuniones para abrir la Mesa de las Cortes a Podemos y Ciudadanos

Acaban sin acuerdo las reuniones para abrir la Mesa de las Cortes a Podemos y Ciudadanos

Las dos formaciones nuevas y el PSOE coinciden en acusar al PP de «no entender que algo ha cambiado»

SUSANA ESCRIBANO

La mañana de reuniones en las Cortes a cuatro bandas (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) ha rematado pasadas las tres de la tarde sin acuerdo para que los dos nuevos grupos políticos tengan voz y voto en la Mesa de las Cortes.

El PP ha planteado la posibilidad de que este órgano pasara de cinco a seis miembros: tres del PP, y uno de PSOE, Podemos y Ciudadanos. El PSOE se ha opuesto porque no garantizaba la «proporcionalidad» de escaños. «No tiene sentido que no haga concesión ninguna el grupo que necesita apoyos para la investidura», aseguró el socialista Luis Tudanca, en referencia al PP.

MÁS INFORMACIÓN

Podemos planteó una mesa de ocho miembros, «que no costará un euro más a los ciudadanos», de forma que el gasto actual se dividiera entre los ocho representantes. EL PP se opuso a esta opción, que sí apoyaba Ciudadanos.

Pablo Fernández, cabeza de lista de Podemos, habló de decepción y preocupación por la actitud del PP. «La voluntad política son hechos, no palabras», recordó el dirigente de Podemos. Ciudadanos ha mostrado también su decepción por el enrocamiento del PP.

Carlos Fernández Carriedo, del PP, aseguró que tienen la mitad de escaños y lo lógico es que tengan la mitad de los miembros de la Mesa, manteniendo el voto de calidad del presidente o presidenta para desempatar. Este último aspecto no era compartido por PSOE ni Podemos, con la propuesta de una Mesa de seis miembros. «Seguimos con la mano tendida», apuntó el popular.

Así la cosas, la Mesa de las Cortes que mañana elegirán los procuradores será, salvo un acuerdo de última hora (difícil), como la de las últimas legislatura: tres miembros el PP y dos el PSOE, puesto que el Reglamento de la Cámara articula que se elija en el caso de un puesto (presidencia) a aquel candidato que tenga más votos, que será del PP, y para las dos vicepresidencias y secretarías, a los dos más votados, que serían el primero del PP y el segundo del PSOE en cada uno de los dos escalafones.

Carriedo se mostró contrario a una Mesa de ocho miembros, por considerarla poco «austera» aunque la propuesta de Podemos vinculaba una rebaja de las retribuciones de todos los integrantes para ajustarse al gasto global actual. Sobre el aumento de un miembro más que proponía el PP, de cinco integrantes a seis, aseguró que se mantendrá el régimen retributivo actual para todos ellos. «Es solo un miembro más», respondió Fernández Carriedo a preguntas de los periodistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos