Castilla y León ya tiene nuevos ayuntamientos

La comunidad dice adiós a las mayorías absolutas y arranca una etapa municipal protagonizada por los pactos en seis de las nueve capitales

ELOY DE LA PISA

Acabó la primera parte de la continuación de la fiesta de la democracia. Los ayuntamientos salidos de las urnas ya son una realidad. Con absoluta normalidad, con pequeñas anécdotas -como las camisetas reivindicativas en el Ayuntamiento de León de varios concejales o el prometer la Constitución «hasta que sea modificada a beneficio de los ciudadanos» como pregonaron los concejales de Valladolid Sí Se Puede - y con menos corbatas que hace cuatro años. Todas las previsiones se cumplieron con germánica precisión y quienes iban a ser alcaldes, ya lo son.

MÁS INFORMACIÓN

Cronológicamente, el primero en convertirse en máximo regidor de su ciudad fue el leonés Antonio Silván. El exconsejero de Fomento, con el apoyo de Ciudadanos, accede al bastón de mando en un pleno en el que estuvo presente el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y en la que no faltaron las manifestaciones reivindicativas de las esposas de los mineros y de los trabajadores de la editorial Everest. Silván ha recibido el bastón de mando y lo ha hecho asumiendo la Alcaldía con «responsabilidad, orgullo». «Gracias por otorgarme el honor de trabajar por mi ciudad», ha asegurado.

El ya nuevo alcalde de León, el octavo en democracia, ha asegurado que trabajará desde el primer día para dotar de estabilidad al Ayuntamiento de León no a cualquier precio pero sí con transparencia y con el objetivo de trabajar León para atender las necesidades.

En Ponferrada habrá alcaldesa, ya que el Partido Popular ha recuperado la alcaldía de la capital del Bierzo y lo ha hecho al hacer valer que la lista de Gloria Merayo fuera la más votada el pasado 24M. La candidata popular ha obtenido el respaldo de nueve votos, mientras que Ángela Marqués se ha conformado con 6 y Samuel Folgueral ha sumado 5 votos. Migel Ángel Fernández (PEC) ha conseguido dos votos y uno Tarsicio Carballo, con dos votos en blanco en este pleno de investidura.

En Valladolid, tal y como estaba previsto, el socialista Óscar Puente releva al popular León de la Riva, que gobernaba con mayoría absoluta desde 1995. Puente recibió el apoyo de IU y de Sí Se Puede, la marca blanca de Podemos. En su discurso de aceptación, Puente hizo hincapié en la igualdad y en la fortaleza del equipo que le acompañará en el viaje de gobierno que emprende. Todo ello después de un duro discurso del PP, en el que atacó tanto el pacto entre PSOE e IU como el apoyo de Sí Se Puede.

Quién si repite en el cargo es Alfonso Fernández Mañueco en Salamanca . El número dos del PP en Castilla y León ha sido reelegido por mayoría simple, al contar con el apoyo de sus doce concejales, frente a los diez votos en contra de PSOE y Ganemos. Los cuatro de Ciudadanos, con quien el PP llegó a un acuerdo para la investidura, se abstuvieron.

También continúa en el cargo Alfonso Polanco, en Palencia , que fue reelegido con el apoyo de la formación naranja, después del acuerdo de última hora con Ciudadanos para «facilitar la gobernabilidad y la estabilidad del Ayuntamiento», y que supone la que la Junta de Gobierno local quedará constituida por cuatro miembros del PP, tres de Cidadanos, uno del PSOE y otro de Ganemos.

En Zamora, Francisco Guarido fue ratificado como alcalde con 13 votos a favor ( 8 de IU; tres del PSOE y dos de los exconcejales socialistas), frente a los diez de Clara San Damián (PP) y los dos votos en blanco de Ciudadanos. De este modo, se convierte en el único alcalde de una capital de provincia de España bajo las siglas de IU.

Y llamativo en esta provincia fue el caso de Casaseca de las Chanas, en la que gobernará el presidente funciones de la Diputación de Zamora, Fernando Martínez-Maillo, que logró convencer a las dos concejalas de IU de que se abstuvieran en la votación, lo que le permitió erigirse en ganador con sus tres concejales, ya que el PSOE, con dos, votó a IU.

En el otro gran ayuntamiento de la provincia, Benavente, el socialista Luciano Huerga vio cumplidas las previsiones y fue investido alcalde después de haber acordado un pacto con Izquierda Unida.

Una de las incógnitas que había que resolver en la jornada de constitución era la Alcaldía de Burgos. Y la votación recayó en el popular Javier Lacalle, después de que Ciudadanos rompiera días atrás las conversaciones con el resto de fuerzas políticas. De esta manera el anterior alcalde continúa en el cargo, pero tendrá que gobernar en minoría, con un pleno muy dividido y en una situación que le va a obligar a pactar prácticamente cada decisión que tome. Lacalle contó con diez votos a favor, frente a los tres que recibió la candidata de Ciudadanos, Gloria Bañeres, y los 13 que recibió Daniel de la Rosa. Solo se abstuvo un concejal.

En Aranda de Duero la 'popular' Raquel González repite como alcaldesa, al haber sido reelegida en ausencia de acuerdo entre PSOE, Izquierda Unida, RAP y la formación 'Sí se puede'. Por su parte la socialista Aitana Hernando se ha convertido hoy en la primera alcaldesa de la localidad burgalesa de Miranda de Ebro. Hernando gobernará en minoría, al tener diez de los 21 ediles que conforman la nueva corporación del consistorio mirandés.

El PP mantiene la Alcaldía de Ávila , pero perdiendo la mayoría absoluta que tenía desde hace 24 años. Una nueva etapa que el ayer elegido alcalde, José Luis Rivas, plantea como un tiempo para «juntar esfuerzos y sumar consensos». Por eso, en su primer discurso como regidor, tendió la mano al resto de grupos políticos, a los que necesitará para gobernar en esta legislatura: «Bienvenidos todos para trabajar por y para los abulenses».

En Arévalo, Vidal Galicia afrontará su cuarta legislatura como alcalde, informa Fernando G. Muriel. El candidato del PP lo hará además con mayoría absoluta. En su discurso de investidura tendió la mano a la oposición para trabajar de forma consensuada por la ciudad.

A la vera del Duero, en Soria, el socialista Carlos Martínez, el único alcalde que gobernará con mayoría absoluta, ratificó su compromiso de hacer una «ciudad más libre e igualitaria». Dijo que ejecutará su proyecto de ciudad, en el que «prime la cultura, las oportunidades, la inversión, la protección social, el empleo y la reivindicación», a través del «diálogo, el trabajo, la coherencia, la responsabilidad, la transparencia y la participación ciudadana».

Conflicto en Burgos

La concejala de Ciudadanos Burgos Silvia Álvarez de Eulate, que se abstuvo durante el pleno de investidura y no apoyó a la candidata a la Alcaldía por el partido naranja, Gloria Bañeres, afirmó que ha sido «amenazada con ser expulsada del partido« en las próximas horas por no cumplir con la disciplina de voto exigida desde el partido de Albert Rivera. La edil explicó a los medios de comunicación que su decisión se basa «en la honradez» que le impide apoyar a una persona que «ha roto todas las negociaciones».

Martínez, que afronta desde hoy la que se convertirá en su tercera legislatura, la segunda con mayoría absoluta, se comprometió a luchar por una «Soria viva», y emplazó a la ciudadanía a «ambicionarla para conseguirla». «Ese es el desafío», puntualizó.

El último Ayuntamiento capital en constituirse fue Segovia. Allí la socialista Clara Luquero fue investida alcaldesa con los únicos votos de su partido y una llamada a las cinco formaciones con representación en el Ayuntamiento a estar «a la altura de las expectativas» de la sociedad, que «está demandando diálogo y entendimiento» al haber «determinado» el Pleno más plural de la historia de la ciudad. Partido Popular, Ciudadanos, Unión Progreso y Democracia e Izquierda Unida votaron a sus respectivos cabezas de lista en el pleno de constitución de la primera Corporación de la capital que lidera una mujer tras ganar unas elecciones, si bien ya accedió a la Alcaldía el 5 de abril de 2014 en sustitución del dimisionario Pedro Arahuetes.

 

Fotos

Vídeos