Pedro Sánchez mantiene el pulso del debate y exige a los otros candidatos que rectifiquen

El líder socialista culpa a la Junta Electoral del embrollo por impedir que Vox participe

RAMÓN GORRIARÁN y NURIA VEGAMadrid

Pedro Sánchez mantiene el pulso sobre el debate electoral y asegura, por ahora, que solo acudirá al de TVE el próximo martes. Una decisión que ha levantado en armas a los otros tres candidatos, a Atresmedia, a los trabajadores del ente público e incluso ha generado malestar en las filas socialistas. Desde el PSOE afirman que su líder solo tiene ese día disponible, pero el calendario de su caravana electoral señala que el lunes no tiene actividad. Ese día era el que había elegido en un principio la cadena pública para celebrar el debate hasta que este jueves cambió de planes.

La dirección de RTVE difundió por la mañana un comunicado y fijó el duelo para 24 horas después. Sánchez aceptó y anunció que allí estará. Los otros tres candidatos dijeron que de ninguna manera, avisaron que ellos tienen cita ese día en Atresmedia y cumplirán la palabra dada. Será una escena absurda si nadie lo remedia, pero el remedio no es fácil porque exige ceder y, por ahora, no se atisba que alguien vaya a hacerlo.

El líder socialista cree que deben ser los otros los que rectifiquen, no él, y animó en una entrevista en Onda cero a Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera a que «reconsideren su posición» y acudan el martes a TVE a debatir. Una admonición que no surtió efecto porque los líderes del PP, Unidas Podemos y Ciudadanos se ratificaron en que estarán en la cadena privada. Si acaso, apuntaron Casado, Iglesias y Rivera, están dispuestos a debatir con Sánchez el lunes en la pública y al día siguien en la privada. Un doblete que no entra en los cálculos del socialista.

Sánchez cree que no se ha equivocado y que el embrollo organizado a costa de los debates es responsabilidad de la Junta Electoral Central por vetar el que se iba a celebrar en Atresmedia con presencia de Vox y en el que todos los aspirantes estaban de acuerdo. Una decisión, dijo, que «acata pero no comparte». El candidato socialista, sin embargo, estaba avisado de que podía ocurrir lo que ha pasado. Desde la dirección federal socialista habían advertido desde el principio del error que, a su entender, suponía marginar a la cadena pública de los debates electorales. Un contrasentido para un presidente del Gobierno del PSOE, argumentaron.

Sin arriesgar

Pero el codirector de la campaña y jefe de gabinete del presidente, Iván Redondo, impuso su criterio de un solo debate. Atresmedia fue la elegida con su formato a cinco porque daba la oportunidad de que se visualizase al candidato socialista frente a los tres líderes de la derecha, un 'remake' de la foto de Colón. No se tuvo en cuenta el artículo 66.2 de la ley electoral (que exige que los debatientes representen a «grupos políticos significativos») ni que otras fuerzas políticas podían denunciar la discriminación frente al partido de extrema derecha.

Desde los aledaños del candidato socialista se defendió que no era conveniente sobreexponer a Sánchez con dos debates. «Hay que arriesgar lo mínimo», decían. Pero el PNV, Coalición Canaria y Junts per Catalunya recurrieron a la Junta Electoral la presencia de Vox, y el órgano de arbitraje dio la razón el pasado martes al escrito de los insulares.

La polémica además salpicó a los trabajadores de ente público, que acusaron a la dirección de plegarse a los intereses de Sánchez. El comité de informativos emitió un comunicado para decir que «no comparten» la decisión de la dirección porque TVE «debe apostar por la imparcialidad y no ajustar su programación a la propuesta de un único partido». Incluso al periodista designado para moderar el debate, Xabier Fortes, mostró su «más absoluto desacuerdo» porque pone «en entredicho la imagen de independencia de RTVE por la que tanto hemos peleado».

Casado, Iglesias y Rivera acusan a Sánchez de instrumentalizar la televisión pública

El cambio de fecha de Radio Televisión Española, que trasladó su propuesta de debate electoral del 22 al 23 de abril, añadió este jueves una nueva dimensión al conflicto. PP, Ciudadanos y Podemos reprocharon al presidente del Gobierno un intento de instrumentalización de RTVE y acusaron a la corporación pública de atender los intereses de Pedro Sánchez. Hubo unanimidad en la crítica y en defender su compromiso previo.

Tanto Pablo Casado, como Pablo Iglesias y Albert Rivera habían aceptado ya dos invitaciones para debatir en televisión. El lunes, en RTVE, y, el martes, en Atresmedia. Y eso fue los que los tres candidatos a la Presidencia del Gobierno recordaron este jueves tras conocer que los planes podían quedar trastocados.

El equipo de campaña de Casado se propone no ceder y asistir el 23 a Atresmedia. Con Sánchez o con su «atril vacío». Los populares llevan semanas denunciando la negativa del presidente del Gobierno a un cara a cara y su «resistencia a debatir» en esta campaña. Intuyen que el candidato del PSOE ejecuta una estrategia conservadora, de perfil bajo, y creen que se ha topado con su primer error. «Nosotros -advirtió el líder del PP en su visita de este jueves a Extremadura- no nos vamos a plegar a los caprichos de Sánchez».

El tropiezo, apuntan en la formación conservadora, no está sólo en intentar reducir a uno el debate. Sobre todo, señalan el uso de RTVE. «Esto no es Venezuela, esto no es Aló Presidente», evocó Casado el programa de Hugo Chávez. Pero, además, el líder de los populares dio el paso de dirigirse a los electores del PSOE para pedirles su voto: «¿No os da vergüenza ajena lo que está haciendo vuestro secretario general?».

Tampoco Rivera se plantea cambiar su plan inicial. «Sánchez (...) utiliza la TVE que pagamos todos para intentar salirse con la suya -publicó el presidente de Ciudadanos en Twitter-. Por eso se cargó el concurso público, es un escándalo».

También Iglesias afeó al jefe del Ejecutivo usar los medios públicos como «un apéndice del Gobierno» en aras de un «debate más fácil». Unidas Podemos reclamó rectificar tanto a RTVE como a Sánchez y su intención es acudir a las dos citas. «Si todos los demás candidatos van -matizó la portavoz, Irene Montero-, pues ahí estaremos».

Los Consejos de Informativos de TVE no comparten el cambio de fecha del debate

Los Consejos de Informativos de TVE, RNE e RTVE.es han expresado hoy su disconformidad con la decisión de la Corporación de la cadena pública de cambiar al 23 de abril el debate electoral entre los principales cuatro candidatos, inicialmente previsto para el día 22.

«El Consejo de Informativos cree que RTVE debe apostar por la imparcialidad y no ajustar su programación a la propuesta de un único partido político, sea el que sea», ha señalado en un comunicado.

El ente público debe «favorecer que el debate a cuatro se celebre en la radiotelevisión pública conforme estaba previsto, según la nota, que incide en que »no aceptamos que ninguno de los partidos pretenda imponer su criterio«.

El presentador Xabier Fortes, designado para conducir el debate en el ente público, también ha expresado su «más absoluto desacuerdo» con la decisión de la administradora única provisional, Rosa María Mateos, de modificar la fecha y hacerla coincidir con el día previsto por Atresmedia.

«Pone así en entredicho la imagen de independencia de RTVE por la que tanto hemos peleado», ha dicho Fortes en Twitter.

Más información