El PP resiste como primera fuerza con el PSOE a solo 1.017 votos de superarlo

David Serrada, candidato del PSOE al Congreso, en el momento de la votación. /LAYA
David Serrada, candidato del PSOE al Congreso, en el momento de la votación. / LAYA

Cs logra un escaño a costa de los populares, mientras Unidas Podemos y Vox se quedan sin opciones

DANIEL BAJO / WORDSALAMANCA

Un puñado de votos separan al PSOE de una victorias histórica en Salamanca. Los socialistas salmantinos terminaron la noche electoral a 1.017 escrutinios de los populares y acariciando con la punta de los dedos su segundo diputado. El PSOE no gana unas elecciones generales en Salamanca desde los tiempos de Felipe González y aún están a tiempo de conseguirlo. El miércoles se contabilizan los 3.200 votos llegados desde el extranjero y en la sede socialista creen que ahí, en ese puñado de papeletas, estará su segundo representante por Salamanca.

La plana mayor del PSOE compareció anoche pasadas las 23:00 horas. El secretario provincial socialista, Fernando Pablos, agradeció a la militancia «haber dado el callo» y haber contribuido a los tres logros de la noche. El primero, obvio, que el PSOE había ganado las generales. El segundo, que en una provincia «tan complicada» como Salamanca «ni en los mejores sueños» habrían imaginado ganar en la capital y en varias localidades como Béjar, Santa Marta, Cabrerizos, Juzbado, La Alberca, Candelario, Villamayor o Villares de la Reina. Según Pablos «no se recuerdan una elecciones en las que fuésemos el primer partido en tantos municipios, incluso cuando sacábamos dos diputados. Demuestra que la provincia ha dejado de se un coto privado del PP». En palabras de Pablos «hemos ganado en lugares impensables gracias a la movilización del partido y la confianza del electorado».

Y el tercer logro, que «faltan 28 días para que el PP deje de gobernar en Castilla y León en Salamanca y en la provincia». A nadie se le escapa que el PSOE llega a las municipales y regionales con viento de cola. «Tenemos que conseguir que Tudanca sea presidente de la Junta, que Mateos sea alcalde y que el PP deje de pensar que esto era su cortijo». Los resultados de anoche «son una buena antesala de lo que puede pasar el 26 de mayo. 32 años de régimen del PP tienen que acabarse ya».

Recado a la izquierda

Fernando Pablos reconoció que «nos ha faltado un poco para que la alegría fuera absoluta», en relación a los poco más de 1.000 votos que les impidieron arrebatar el segundo diputado al PP.

«Ya advertí el viernes que sólo había dos opciones: el PSOE o la derecha. Desde el respeto a todos los votantes, hay 17.000 votos que se han perdido. Con unos pocos de esos habría dos diputados de izquierdas y dos de derechas». Esos 17.000 sufragios son los apoyos recibidos por Unidas Podemos, que anoche se quedó muy lejos de obtener representación en las Cortes. «Confío en que esos votantes lo mediten mucho de cara al 26 de mayo».

PSOE: «No se recuerdanunas elecciones en las fuésemos primeros en tantos municipios»

Tras Pablos llegó el turno de David Serrada y Elena Diego, números 1 al Congreso y el Senado respectivamente. Serrada conserva su escaño en la Cámara Baja. El resultado de los comicios es «muy positivo» y responde a que el PSOE «ha recuperado la dignidad en estos 10 meses después de siete años de recortes» y a «algo fundamental» como «presentar un horizonte de futuro y estabilidad, que es lo que han valorado en Salamanca. Los salmantinos han valorado este trabajo y esto permite afrontar este mes hasta las elecciones con un gran optimismo», pensando ya en «conseguir la Alcaldía de Salamanca, de municipios de la provincia y también de la Junta de Castilla y León y de la Diputación».

Elena Diego, por su parte, cree que el voto por correo dará al PSOE el empujón definitivo que necesitan para obtener el segundo diputado por Salamanca. Se mostró «segura» de que será así. También adelantó que el PSOE tendrá mayoría absoluta en la Cámara Alta y que por tanto no bloqueará las decisiones del Congreso. La Ley de Eutanasia será un de las primeras que pasará por el Senado, adelantó Elena Diego.

División en la derecha

La situación anímica en el PP era la opuesta. Aunque el presidente del PP, Javier Iglesias, destacó que Salamanca es «uno de los bastiones del PP» porque es «la primera fuerza política en nuestra provincia» y la única que ha ganado al PSOE en escaños. Iglesias atribuye los resultados salmantinos a que «hay un gran equipo en el PP, grandes personas al frente de una gran fuerza política, que tienen las herramientas para da solución a los problemas de las personas. Este gran equipo, con moderación y tranquilidad, es capaz de dar solución a los problemas de los salmantinos».

Pero hay victorias y victorias, y aunque el PP sea el partido más votado en Salamanca, los acontecimientos en Madrid y en la región flotan en el aire. «Nos hubiera gustado que el resultado de Salamanca se hubiera dado en toda España. Se ha producido lo que el PP lleva advirtiendo en estas semanas de campaña: La fragmentación del voto del centro derecha da el Gobierno a Pedro Sánchez».

PP: «La fragmentación del voto de centro derecha da el Gobierno a Pedro Sánchez»

Según Iglesias, «ha sido una sido estrategia orquestada desde la izquierda para movilizar el voto en contra de la gran mayoría de españoles». También invitó a los salmantinos «que no quisieron que ganara Pedro Sánchez» pero que optaron por otras opciones de voto a compartir «una reflexión». «¿Se sienten satisfechos con el resultado de hoy? ¿Con que el resultado de esa fragmentación haya dado el Gobierno a Sánchez?». Es «matemático». Los tres partidos de centro derecha suman el 46% de los sufragios y los dos mayoritarios de izquierdas, el 40,6%. «Ganan en escaños, pero no las elecciones. Salamanca es una provincia de centro y con posiciones moderadas y como siempre se identifica con la fuerza política que representa el PP ahora y siempre». Y ahora a pensar en las municipales arrastrando el lastre de las generales.

Vox estuvo más cerca de lo que parece de conseguir un diputado. Unidas Podemos obtuvo un resultado notable, pero ni de lejos como para hacerse con un diputado (16.465, en torno a un 5% menos que las últimas generales) y las proyecciones nunca le dieron posibilidades reales. En el caso de Vox, logró 26.765 apoyos, una cifra infinitamente mayor que en los pasados comicios generales. En algunos momentos de la noche rozó el diputado (estuvo a poco más de 2.000 votos de conseguirlo), pero conforme avanzó el escrutinio fue perdiendo apoyos y la posibilidad de obtener un representante por Salamanca en la Cámara Baja se diluyó definitivamente.