La Legión marcha en la campaña electoral

Miembros de la Legión en un desfile./AFP
Miembros de la Legión en un desfile. / AFP

La reacción al 'procés', el discurso de Vox y el cambio de percepción sobre el Ejército, claves de la sobreexposición política de esta unidad

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

Qué ha pasado en España para que la Legión se convierta en un arma electoral? Ayer mismo, la Plataforma Patriótica Millán Astray -dedicada a 'defender' la memoria del controvertido creador de esta unidad- hizo público un comunicado para pedir a Vox que deje de cantar en sus mítines la canción 'El novio de la muerte'. La semana pasada, la cofradía del Cristo de Mena solicitó a los líderes de PP, Ciudadanos y Vox -que habían anunciado su presencia en la procesión que cada Semana Santa realiza la Legión en Málaga- que no acudiesen a los actos de este Jueves Santo. Los propios simpatizantes y exmiembros del Tercio están indignados por esta sobreexposición política.

Según distintos expertos, son varios los factores que contribuyen a que la Legión se haya incorporado por sorpresa al discurso electoral, algo que no había sucedido desde la recuperación de la democracia. En este cóctel de motivos se mezclan la reacción al 'procés' independentista; el cambio histórico en la percepción del Ejército y, sobre todo, el liderazgo de Vox a la hora de lanzar mensajes-fuerza ante los que PP y Ciudadanos han actuado «de forma reactiva», en palabras del profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III Pablo Simón.

«Desde 1977 existía un consenso según el cual quedaban fuera del discurso electoral las referencias al Ejército. Vox, sin embargo, al emplear la bandera de la política 'sin complejos', no ha dudado en incluir militares retirados en sus listas o en cantar el himno de la Legión en sus actos», añade Simón. La decisión del partido de Santiago Abascal de mencionar a las Fuerzas Armadas en su argumentario se produce en un contexto en el que esta cuestión resulta del agrado de los votantes más jóvenes.

LA CLAVE

9
militares van en las listas de los diferentes partidos para las generales. Cinco por Vox, dos por el PSOE, uno por el PP y uno por Cs.
Los veteranos de la unidad.
La Plataforma Millán Astray pide a Vox que deje de cantar en sus mítines 'El novio de la muerte'

Según Pablo Simón, «para el electorado de menos edad, este discurso disruptivo, que supone rechazar los patrones que marca el sistema, resulta muy atractivo. No hay que pensar que el mensaje antisistema está solo a la izquierda. En la derecha también existe, como se ha demostrado en Europa, donde la ultraderecha húngara y el Frente Nacional se nutren de voto joven».

¿La Legión antisistema? No. Según sociólogos consultados por este periódico, una unidad tan especial como la creada por Millán Astray ha saltado al imaginario político en reacción al 'procés'. Cuando se activó la denominada 'España de los balcones', en el que la bandera rojigualda comenzó a colgar en miles de fachadas en reacción al desafío soberanista catalán, símbolos como la Legión comenzaron a ser utilizados por los más jóvenes.

Guerra Civil y cine

Este hecho pone de relieve la diferente percepción generacional sobre el Ejército pero también la modernización de unas Fuerzas Armadas que desde los años 80 -y el golpe de Estado del 23-F- se han despojado de todo vínculo con la dictadura. En este sentido, la Legión fue dirigida en su nacimiento -en los años veinte del siglo pasado- por el propio Franco y fue uno de los cuerpos que con mayor fiereza intervino en la Guerra Civil al lado de los golpistas.

En los 80 estuvo a punto de ser disuelta por los desmanes de sus miembros, pero en los 90 se convirtió en la punta de lanza de la modernización del Ejército. Tras intervenir en la Guerra de los Balcanes, los legionarios serían claves en gran parte de los despliegues en el extranjero. Para la generación 'millenial', en este sentido, la Legión está más relacionadas con películas como 'Zona Hostil', estrenada en 2017 y que narra unos hechos reales en los que un grupo de legionarios salvó a dos militares norteamericanos en Afganistán, que en el controvertido pasado del cuerpo.

Es en este contexto en el que los simpatizantes de la Legión se han sentido indignados por la inclusión de su unidad en la liza política. «Introducir a los legionarios en la campaña es no entender el Ejército», resume un antiguo mando.