Un escaparate institucional de cara a las próximas elecciones autonómicas, locales y europeas

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del partido, Cristina Narbona (i), y la vicesecretaria general, Adriana Lastra (d). /Zipi (Efe)
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del partido, Cristina Narbona (i), y la vicesecretaria general, Adriana Lastra (d). / Zipi (Efe)

Casado ensayará con Sánchez su giro al centro y Rivera busca erigirse en «líder de la oposición»

R. C.

Las reuniones convocadas por Pedro Sánchez para la próxima semana formarán ya, inevitablemente, parte de la precampaña para las elecciones autonómicas municipales y europeas del próximo 26 de mayo. El presidente del Gobierno lo sabe -y no en vano, la idea de convocar a Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias a la Moncloa forma parte de su estrategia electoral, centrada en acentuar el perfil moderado, institucional y dialogante del PSOE- y sus interlocutores también.

Casado y Rivera avanzaron ya este miércoles cuál será su actitud en el encuentro. El presidente del PP, escaldado con el resultado del 28 de abril después de haber radicalizado su mensaje para tratar de competir con Vox, pondrá el foco, según fuentes de su partido, en la economía y en la situación de Cataluña. Los populares aseguran que su líder está dispuesto a escuchar al jefe del Ejecutivo en funciones, pero que también hará propuestas como una bajada de impuestos, para incentivar la economía española «tras los datos e indicadores que avalan el estancamiento económico de España» e «invitará a tratar con el PP una estrategia para evitar que los independentistas sigan avanzando en su objetivo de ruptura constitucional».

El presidente de Ciudadanos, por su parte, comunicará a Sánchez que su intención es «liderar la oposición» de una manera «firme» y con «sentido de Estado», según apuntan fuentes de la formación. Rivera, exultante después de que su partido lograra superar el domingo al PP en cinco comunidades autónomas, afronta las siguientes elecciones como una oportunidad para demostrar que Cs puede convertirse en el nuevo partido hegemónico del centro derecha.

En esa línea, en la formación advierten de que su líder dejará claro a Sánchez que va a «defender a las familias de las clases medias de sus subidas de impuestos» y a ser garante de «igualdad y libertad en todos los rincones de España».

Más información