Casado, Rivera y Abascal no cantarán 'El novio de la muerte' ante el Cristo de Mena

Imagen de archivo de un traslado de Mena. /Efe
Imagen de archivo de un traslado de Mena. / Efe

El hermano mayor de la Cofradía de Mena de Málaga les pidió que no asistan al traslado de los legionarios, el Jueves Santo, para evitar una foto politizada

PEDRO LUIS GÓMEZ y ANTONIO M. ROMERO

Los candidatos del PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera no estarán en el traslado legionario del Cristo de la Buena Muerte en la próxima mañana del Jueves Santo, a petición de la propia cofradía malagueña, que teme que la presencia de los mismos «convierta un acto tan importante y señalado para nosotros en un asunto electoral por la proximidad del 28A». El que hará acto de presencia será Santiago Abascal, candidato de Vox, que ha aceptado la petición de la Congregación de Mena para no asistir de manera oficial a este acto pero sí acudirá como ciudadano de a pie, según informa diario SUR.

El hermano mayor de la Cofradía de la Buena Muerte, Antonio de la Morena, ha remitido tres cartas personales a los candidatos a la Presidencia del Gobierno en las próximas elecciones generales que habían anunciado su deseo de estar presentes en el traslado del Cristo de la Buena Muerte, en las que les pide que no asistan al mismo «porque la inminencia de las elecciones puede hacer de este acto, tan importante para nosotros, casi sea un acto pre electoral». De la Morena resalta que tanto Casado (PP), como Rivera (Ciudadanos) y Abascal (Vox), «han comprendido perfectamente los motivos de nuestra petición, que aunque nos haya resultado incómoda de hacer, creemos que era la más acertada. Hemos de felicitarnos por su comprensión y por el apoyo que nos han prestado. No ha sido fácil, pero había que tomar una decisión, y me he sentido respaldado por los congregantes. Hay que tener en cuenta que la presencia de los tres candidatos, personalidades de gran peso en la vida política española actual, y de la inmediatez de los comicios, iban a provocar un gran revuelo, además de que la mayoría de los medios iban a estar más pendientes de su presencia y de sus gestos que de lo que verdaderamente nos convoca en la plaza de Santo Domingo».

Fue precisamente De la Morena quien presentó la referida propuesta a la reunión conjunta que de forma extraordinaria mantuvieron la junta de gobierno y el consejo de la Congregación, a la que asistieron tres ex hermanos mayores, Francisco Fernández Verni, Álvaro Mendiola y Antonio Jesús González, quienes mostraron su apoyo y respaldo a la petición. «Había que poner un cierto sentido a todo esto, y no lo digo por el anuncio de la presencia de líderes políticos en este año, sino porque nos sentíamos ya un poco presos en el sentido de que el protocolo y los excesos del mismo se nos habían adueñado de un acto que es estrictamente cofrade y ciudadano. Nosotros estamos encantados de la expectación y el cariño que Mena genera en toda España, es un gran orgullo, pero reconocemos que ese acto en concreto no podía marcar nuestras agendas ni podía tampoco convertirse en lo más importante de nuestra Congregación».

«Mena tiene las puertas abiertas a todo el mundo, pero este año las fechas son muy especiales, y he de reiterar que los candidatos lo han entendido perfectamente. He tenido conversaciones hoy (por ayer) con los tres gabinetes, y en todos he encontrado una gran receptividad y comprensión», afirmó Antonio de la Morena, quien resaltó que «en primera fila este año en el traslado estarán la junta de gobierno y los miembros del consejo, como debe ser, y las autoridades civiles y militares, pero no los candidatos de las elecciones, porque no tiene sentido, ni creo que sea bueno para nadie».

Para De la Morena, «la decisión me ha costado horas y horas de análisis y de sufrimiento, pero al final decidí presentar esta propuesta a la junta y al consejo para pedirles su opinión: me he sentido respaldado al cien por cien y por eso hemos adoptado finalmente esta decisión, que espero sea comprendida por todos. Hemos actuado en conciencia, y no admito que nadie vea dobleces en este asunto porque, simple y llanamente, no las hay».