Unidos Podemos se desangra en Valladolid por la abstención de los militantes de IU

Unidos Podemos se desangra en Valladolid por la abstención de los militantes de IU

Las elecciones del domingo dejan al PSOE recuperando votos por primera vez en doce años y al PP recopilando los apoyos de los votantes de Ciudadanos

VÍCTOR VELA

¿Por qué ha crecido tanto la abstención en Valladolid capital?¿Por qué razón hubo 7.207 personas que votaron en diciembre y decidieron el domingo no acudir a su colegio electoral?¿Por qué la tasa de participación en la ciudad cae tres puntos en relación con diciembre cuando, en el conjunto de la provincia, apenas retrocede un punto? Cuando la lógica del día después invita a fijarse en los votos (sube el PP a costa de Ciudadanos, crece el PSOEen 33 de los 38 barrios), quizá sea mejor detenerse en el dato de la abstención e intentar aclarar qué pasa en la capital, por qué aquí el desencanto ante las urnas es más acusado que en otras zonas.

En estas elecciones del 26J han votado menos personas que en los comicios del 20D. Este domingo fueron 186.191 votantes, frente a los 193.870 de diciembre. Osea, que hubo menos papeletas en las urnas. Y aún así, los dos grandes partidos, las formaciones tradicionales, crecieron en apoyos. El PP cogió de nuevo aire, después de varias convocatorias de recorte de votos. Es verdad que está lejos de sus grandes marcas, pero este domingo cosechó 75.414 sufragios (el 40,82%), lo que supone 5.856 más que en diciembre. ¿De dónde le viene este apoyo? La vía más directa apunta hacia Ciudadanos.El partido de Albert Rivera se ha dejado por el camino 3.637 votos en estos seis meses. Pero parte de ese incremento de los populares viene también de la abstención de diciembre. Tal vez entonces, simpatizantes del PP prefirieron castigar al partido sin emitir voto (y sin prestárselo a otras formaciones). Ahora, después de una campaña polarizada, después de que Rajoy azuzara contra el miedo a un gobierno de izquierdas, parte de esos votantes parecen haber vuelto a mostrar su respaldo a la candidatura popular.

El PP coge así resuello y se convierte en la fuerza más votada en todos los barrios salvo Las Flores y Barrio España, bastiones del PSOE. Los socialistas en una ciudad gobernada por uno de ellos, Óscar Puente consiguen detener por fin la herida con la que se desangraban desde 2004. Suben en votos. En estos seis meses han conseguido reclutar a 1.615 electores e incrementan su apoyo absoluto en 33 de los 38 barrios de la ciudad (solo restan en Girón, La Overuela, Las Flores, Pajarillos y el Pinar de Antequera). Luego, si PP y PSOE suben en un contexto de menos participación, ¿qué pasa entonces con ese incremento de abstencionistas?La clave, parece evidente, se encuentra enUnidos Podemos. La coalición obtuvo 31.897 votos. Si la suma de Podemos e Izquierda Unida en diciembre se hubiera trasladado tal cual a las urnas este 26J deberían haber obtenido 42.744 (30.855 de Podemos más 11.889 de IU). Yno ha sido así. Al final, no han conseguido retener a 10.847 vecinos de la ciudad que les dieron su apoyo hace seis meses y que ahora han preferido otras opciones (tal vez esa subida del PSOE, también el ligero avance del PACMA, con 320 votos más) o se han decantado directamente por no votar.

¿Quiénes son estos abstencionistas? Muchos pueden ser votantes desencantados con Podemos y su gestión de los resultados del 20D. Pero si nos fijamos en las cifras por barrios (e incluso por colegios electorales)podemos afinar un poco más. La participación es más baja precisamente en aquellas zonas en las que IU ha obtenido, tradicionalmente, sus mejores resultados. Como Pilarica, Belén, La Rondilla o San Pedro Regalado. Estos barrios del norte de la capital son los que registran mayores tasas de abstención, junto a otras zonas en las que Toma la Palabra obtuvo buenos réditos en las municipales de mayo de 2015 (por encima del 15%), como Parque Alameda, Villa de Prado, Parquesol o Girón.La alusión a Toma la Palabra es pertinente porque la coalición con la que IUy colectivos vecinales se presentaron a los comicios locales del año pasado trabó una potente candidatura que superó a la marca local de Podemos (Sí Se Puede), consiguió cuatro concejales y tejió un acuerdo de gobierno con el PSOEde Óscar Puente. La fortaleza de IU (a través de Toma la Palabra en la capital) sorprende con el retroceso de Unidos Podemos en Valladolid, más acentuado que en el conjunto de la provincia y, porcentualmente, también más gravosa que en el conjunto del país. Allí donde más fuerte era IU (la izquierda, en general) más ha crecido la abstención. Pero la lectura detenida de los datos permite observar más curiosidades. Por ejemplo, ese retorno al granero del PP de abstencionistas de diciembre se aprecia con toda claridad en el gran feudo popular, la mesa del Centro Didáctico de la calle Recoletas. El PP cosechó en diciembre el 73% de las papeletas que se echaron a esa urna. El porcentaje ha crecido ahora hasta el 80% (también sube la participación). Los populares consiguieron más de la mitad de los votos en 74 de las 407 mesas electorales de la ciudad(la mayoría, situadas en el García Quintana, el Núñez de Arce, San Benito o el colegio de Lourdes).

El PSOE solo logra el 50% de los votos en una de las urnas del centro cívico Delicias, pero se impone a los populares en una treintena de mesas, la mayoría en Pajarillos, Delicias, Barrio España y La Rondilla. El mejor resultado de Unidos Podemos (con el 32%de los votos)se registra en dos mesas del Narciso Alonso Cortés (Pajarillos)y una del Antonio Machado(en Pilarica). Las mayores alegrías para Ciudadanos llegan de Villa de Prado y Parquesol, donde se convierten en la segunda fuerza política, por detrás del PP y tras adelantar al PSOE. Los socialistas sufren especialmente en este nuevo barrio de la capital.Caen hasta la cuarta posición al ser también superados por Unidos Podemos. El sorpasso de la formación de izquierdas sobre el PSOE se materializa en la capital en solo cuatro barrios:además de Villa de Prado, La Overuela, Girón... y Plaza Mayor. Aquí, en el cogollo de la ciudad, los socialistas no levantan la cabeza y hay mesas, como esa del Centro Didáctico, donde apenas llegan al 2,3%de los votos. Tan solo 11 de las 470 papeletas que tuvieron que contar los miembros del colegio electoral.

La distribución del voto por barrios (ilustrada con distintas gamas de color en los mapas de aquí arriba)permite comprobar cómo el noreste de la ciudad es terreno fértil para los partidos de izquierdas (PSOE y Unidos Podemos), mientras que el PPse hace fuerte en el centro y recupera terreno en la zona sur. Ciudadanos, pese al varapalo recibido en pérdida de otos, se mantiene en pie en el oeste (Parquesol, Villa del Prado).

 

Fotos

Vídeos