23.600 electores que apoyaron al alcalde de Villalón como senador no votaron a Miguel Ángel Cortés y 25.300 tampoco a Arenales Serrano

La exsenadora Arenales Serrano, entre la diputada electa por Valladolid, Isabel García Tejerina, y Jesús Julio Carnero, presidente provincial del partido, en un acto de la reciente campaña electoral. /El Norte
La exsenadora Arenales Serrano, entre la diputada electa por Valladolid, Isabel García Tejerina, y Jesús Julio Carnero, presidente provincial del partido, en un acto de la reciente campaña electoral. / El Norte

Los votantes enmiendan en las listas abiertas del Senado decisiones de la dirección popular en algunas provincias

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

Valladolid es una de las provincias de Castilla y León en la que, junto a Burgos y León, con mayor claridad se visualiza cómo el PSOE ha adelantado al PP en escaños. Los populares pierden en la provincia vallisoletana uno de sus dos diputados (eran tres hasta diciembre de 2015) y dos de sus tres senadores. El escrutinio de las papeletas sábana que aglutinan a todos los candidatos al Senado ha deparado sorpresas en Castilla y León. La más llamativa, en Valladolid.

Al margen de que el resultado de los socialistas deja sin cargo a dos parlamentarios históricos como Miguel Ángel Cortés, que creció en política con José María Aznar y ha ejercido su actividad en cargos públicos desde 1987, y Arenales Serrano, con una trayectoria parecida desde que fuera concejala en el Gobierno municipal de Javier León de la Riva en 1995, la diferencia entre los propios aspirantes del PP provoca una contundente brecha de votos entre el cabeza de lista, José Ángel Alonso, y estos dos dirigentes. El alcalde de Villalón de Campos (Alonso) recibe 98.605 apoyos frente a los 74.953 de Cortés y los 73.259 de Serrano.

Entre los que sí logran acta de senador (Alonso y los tres candidatos del PSOE) y los aspirantes del PP que no salen elegidos se cuela la cabeza de lista de Ciudadanos, Mónica Martín, con 82.590 apoyos, según el escrutinio provisional sobre el 99,77% de las papeletas. Mónica Martín es la cuarta candidata más votada.

En Ávila, los electores colocan segunda en apoyos a Patricia Rodríguez, tercera en la lista, y relegan a Sebastián González, otro veterano que fue colaborador directo del exministro y exconsejero de Bankia Ángel Acebes, a la tercera posición.

El reparto de escaños senatoriales en Soria es de dos para el PSOE y dos para el PP. El candidato más votado es Jesús Manuel Alonso, alcalde de Ágreda. En esa localidad midió sus fuerzas con María Jesús Ruiz, exregidora del municipio y exvicepresidenta de la Junta, que se presentó por la Plataforma del Pueblo Soriano (PPSo). Fueron los más votados en su patria chica, pero el socialista duplicó los apoyos de Ruiz. 1.160 frente a 546.

Los electores dejan fuera a Mar Angulo, expresidenta provincial del PP, que tiene por delante en apoyos (con 1.600 de ventaja) al tercer candidato del PSOE, que no entra en la Cámara Alta. Los electores sorianos dejan fuera de esa institución a Ruiz y Angulo, que son las dirigentes que han personificado el cisma en el que durante los últimos diez años se ha desenvuelto el PP de esa provincia.

Los votantes zamoranos también adelantan a Clara San Damián al segundo lugar y relegan al tercero a José María Barrios, presidente provincial del partido. El escaño de este último es más que provisional, a la espera de escrutar el voto de los emigrantes, el del censo de residentes ausentes (CERA), puesto que el segundo candidato del PSOE está a muy pocos votos de diferencia.