Candidatos: los mismos, pero no los de antes

Los meses de desencuentro y exposición mediática no han pasado en balde para los candidatos de los principales partidos de cara a la próxima convocatoria electoral: así han cambiado sus posiciones de salida

N. VEGA | P. DE LAS HERAS | A. ASPIROZ | A. TORICESmadrid

Los candidatos de los principales partidos que aspiran a la presidencia del Gobierno en la próxima convocatoria electoral del 26J repiten, pero no son los mismos que en diciembre. Salvo en el caso del presidente en funciones, Mariano Rajoy, y su estrategia de la resistencia inmóvil, al menos en apariencia, los cuatro meses de desgobierno no han pasado en balde para los cabeza de lista de PSOE, Podemos, Ciudadanos. Los intentos fracasados de unos, las posturas no tan inamovibles de otros, y sobre todo, la exposición pública constante durante este tiempo han esculpido sus perfiles, añadiendo cambios en su imagen de cara a la ciudadanía. En algunos casos se trata de matices, como en el de Albert Rivera, cuyo halo de 'gran revelación' se ha desinflado, pero en otros, auténticos cambios, como en el caso de Pablo Iglesias y su nueva estrategia de alianza con Izquierda Unida. Así han cambiado las posiciones de salida de los cuatro 'competidores' por la presidencia.

Los populares apenas dan crédito. Rajoy, que se ha mantenido a la espera durante todo este tiempo, vuelve a ser hoy el cabeza de cartel y parte como favorito en las encuestas para ganar las elecciones en busca de su segunda oportunidad en la Moncloa. [lee el perfil completo aquí]

Pedro Sánchez fue capaz de jugar, durante las semanas que siguieron a los comicios, con lo único positivo del peor resultado electoral de la historia del partido, sus 90 diputados resultaban indispensables para cualquier mayoría que permitiera formar gobierno, a un lado o a otro del abanico y él decidió ponerlos al servicio de un Ejecutivo que llamó "transversal y de cambio"; una alternativa al PP para la que necesitaba a socios tan alejados entre sí como Ciudadanos y Podemos. Fracasó. [lee el perfil completo aquí]

Al margen de su capacidad para golpear al PSOE, el líder de Podemos también ha demostrado que puede ser un político implacable. Lo ha sido en la arena parlamentaria, donde ha protagonizado ásperas intervenciones. Y también a nivel doméstico. [lee el perfil completo aquí]

Rivera ya no aspira, como hace solo seis meses, a competir por la victoria, pero sí a formar parte del próximo Gobierno. Su apuesta es convencer a los españoles de que tienen que hacer de Ciudadanos la bisagra política determinante que les puede garantizar lo que ahora más anhela, un Gobierno. [lee el perfil completo aquí]

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos