El último de la fila... en Valladolid: «Podemos garantiza derechos y un futuro viable para la ciudad»

Jorge Castrillón, desde Uruguay. /El Norte
Jorge Castrillón, desde Uruguay. / El Norte

Jorge Castrillón Castán, número 27 en la candidatura al Ayuntamiento de la capital

J. Asua
J. ASUA

Contesta a El Norte de Castilla desde Montevideo, capital de Uruguay, adonde emigró, en 2013, junto con su novia, periodista de profesión, en busca de un futuro mejor. Ocupa el número 27 de la candidatura de Podemos al Ayuntamiento de Valladolid y confía en las posibilidades de esta formación para afianzar el cambio progresista en esta capital y en el resto de España.

Jorge Castrillón Castán (Valladolid, 1976) –@improbable en su cuenta de Twitter­– cobró protagonismo en el movimiento 15-M con un activismo beligerante en las calles y plazas de su Pucela natal. Sus rutas sobre los enclaves de la corrupción, sus intervenciones en los círculos y su compromiso le otorgaron relevancia en esa marea de la gente de a pie, cansada de una política que les daba la espalda. Licenciado en Historia del Arte, ha trabajado como gestor cultural y especialista en cooperación en Italia, Reino Unido y Guatemala. Ahora, en su país de residencia, coordina un programa internacional de educación y cultura y ha protagonizado dos programas de televisión en la cadena pública sobre migraciones y cultura. Forma parte de Podemos Uruguay y no olvida sus orígenes. Una vez al año, al menos, vuelve a su ciudad.

Castrillón fija su mirada en el tema migratorio. «Por motivos obvios me preocupa mucho. Valladolid ha perdido 50.000 habitantes en los últimos veinte años y hay toda una generación que ha sufrido una diáspora por motivos, sobre todo, laborales», argumenta. Al tiempo reconoce que su ciudad no se entendería sin este fenómeno, «ya sean las migraciones de nuestros abuelos, que vinieron desde sus pueblos a trabajar a Pucela, o las de las miles de personas de muchos países distintos que han hecho su vida entre nosotros».

«Obligaremos a gobernar para la gente y a decir 'no' a los de siempre»

Cuando se cumplen ocho años del aquel 15-M, del que él fue protagonista, Castrillón advierte de los peligros. «Que un partido xenófobo como es Vox y partidos presuntamente serios, como PP o Ciudadanos, que pactarían con ellos, tengan posibilidades de entrar en el Ayuntamiento es preocupante e indignante», lamenta. «Desde fuera, resulta obvio que precisamos de una política municipal que trate a los migrantes, tanto a los que nos hemos ido, como los que llegan, como personas, independientemente de si tenemos talento, somos jóvenes o tenemos ganas de volver». A su juicio, Podemos lo «enfrenta con propuestas bien construidas y que garantizan derechos y un futuro viable para nuestra ciudad, más allá de la despoblación y el envejecimiento», recalca. Y desde Uruguay, ¿cómo valora estos cuatro años de cambio en Valladolid? «Cualquier cambio con respecto a lo que representaba la gestión de León de la Riva era bueno», reconoce. Sin embargo, considera que Óscar Puente está «muy, pero que muy por debajo de lo que una ciudad como Valladolid necesita». «Llegó a la alcaldía con los peores resultados históricos del PSOE y no ha sido consciente de ello; carece de visión de ciudad, juega a la defensiva y el resultado es que estos cuatro años se han quedado clamorosamente cortos, a pesar de haber tenido acciones ciertamente meritorias que, en su mayoría, han sido responsabilidad de Valladolid Toma la Palabra», resume. A esta última formación le reprocha que se «haya centrado excesivamente en ofrecer un perfil responsable de gobierno, sin ejercer de contrapeso suficiente a la tendencia del PSOE, que Puente representa esplendorosamente: ponerse cómodo y no incordiar a los poderes establecidos». Y advierte: «Obligaremos al PSOE, en caso de que se repita la ecuación electoral pasada, a gobernar para la gente y a decir 'no' a los de siempre».