El último de la fila... en Ciudadanos Valladolid: «Me sumo a un proyecto ilusionante, da igual el puesto»

Mario Rodríguez Cuadrado./El Norte
Mario Rodríguez Cuadrado. / El Norte

Mario Rodríguez Cuadrado, número 27 en la lista al Ayuntamiento por Ciudadanos

Lorena Sancho
LORENA SANCHOValladolid

El 21 de marzo puso el cuentakilómetros a cero de cara a las dos campañas electorales que se avecinaban. Casi dos meses después carga con 12.000 kilómetros recorridos por las carreteras de Castilla y León como conductor de Francisco Igea, el candidato a la Junta de Castilla y León. Con él se embarcó hace cuatro años en la aventura de formar parte de la lista al Congreso (como número dos) y con él ha seguido ahora guiando los pasos que Ciudadanos quiere dar en esta Comunidad para lograr el tan ansiado «cambio» que abanderan.

La campaña del día a día de Mario Rodríguez, vallisoletano de 34 años, se libra aquí, en una Mercedes Vito alquilada, aunque la disputa real del voto la tiene este técnico administrativo en el Ayuntamiento de Valladolid, donde abrocha la lista con la que la formación naranja concurre a los comicios municipales. Ahí aparece su nombre, en el número 27, el último del máximo número de concejales que compondrán el pleno del Consistorio desde el 26 de mayo, con prácticamente nulas opciones para salir elegido, pero con la ilusión de completar un proyecto municipal para la ciudad que le vio nacer. «Me propusieron entrar en la lista, nadie me prometió nada y menos entrar como concejal, pero es una suma de personas que venimos de la sociedad civil, es un proyecto mucho más interesante que el interés de las personas, un proyecto ilusionante de equipo para sumar al gran cambio de Valladolid, no importa el puesto», argumenta este joven vallisoletano.

Mario Rodríguez Cuadrado es desde hace unos años el responsable de comunicación digital de Ciudadanos en Castilla y León. Por él pasan los tuit y demás mensajes que se lanzan en las redes sociales, pero también los que Madrid traslada a Castilla y León y a Valladolid. Pese a haber sido el número dos al Congreso, en esta ocasión ha preferido centrarse en el trabajo del día a día, «en el que hay que hacer detrás», que ocupar algún otro puesto al frente. «No era el momento y había ya grandes candidatos», justifica.

Se muestra así satisfecho con su posición dentro de la lista de Valladolid, aunque sea el último de la fila. Consciente de que cada uno de los 27 miembros inyectan «ilusión» a la lista que lidera Martín Fernández Antolín. «Todos sumamos dentro de un gran proyecto, no somos individualistas, somos un partido con ganas de cambio», incide.