La protesta de las auxiliares de enfermería irrumpe en la campaña segoviana

Varias auxiliares dialogan con representantes de Centrados, del PSOE y de Podemos, ayer en el exterior del Centro de Servicios Sociales La Fuencisla. /M. Á. L.
Varias auxiliares dialogan con representantes de Centrados, del PSOE y de Podemos, ayer en el exterior del Centro de Servicios Sociales La Fuencisla. / M. Á. L.

Quieren que se les reconozca su dedicación sanitaria y el vicepresidente de la Diputación alega que prestan una atención social

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La convocatoria era en el bar del Centro de Servicios Sociales La Fuencisla de la Diputación, pero al final fue una reducida concentración en la parada de autobús situada fuera del complejo de Quitapesares. Las auxiliares de enfermería de la institución (son 130 fijas y en total cerca de 300 con contratos laborales y eventuales) pretendían mantener un encuentro con los representantes de los grupos políticos de la corporación y con los que aspiran a serlo para, en plena campaña electoral, exponerles su problemática y tratar de que se comprometan a resolverla, aunque solo acudieron tres de ellos: Gloria Hernando, representante del PSOE; Guillermo San Juan y Amada Peñalosa, de Podemos, y Raúl Gala, de Centrados.

El vicepresidente en funciones de la Diputación y responsable de Asuntos Sociales, Miguel Ángel de Vicente, negó que a él le hubieran convocado, dijo que desconocía si habían llamado al grupo popular y consideró que «convocar a los grupos en un bar no es adecuado, tienen espacios institucionales para hacerlo y el idóneo es la junta de personal».

En la protesta participaron cerca de veinte auxiliares. Su portavoz y delegada de personal aseguró que había otras tantas profesionales en el interior del recinto, «que no pueden salir porque si lo hacen no podrán entrar a por sus coches», y explicó que su reivindicación principal es que la denominación como auxiliares de atención a personas dependientes, vigente en la relación de puestos de trabajo desde 2013, pueda certificarse para el personal laboral (las funcionarias sí tienen esa certificación) como auxiliares de enfermería de cara a la opción de participar en convocatorias de puestos de otras administraciones.

La reunión convocada en el Centro de Servicios Sociales La Fuencisla tenía como objeto presentar esta petición a los grupos «que puedan formar parte de la próxima corporación», pues «los que están ya nos han dado su respuesta», argumentó la portavoz, en referencia a la reunión mantenida con De Vicente hace unos días para reclamar «la condición sanitaria de las auxiliares, pues es el trabajo que realizan», y que respaldaron con 1.441 firmas de apoyo, «incluidas las de los miembros del comité de empresa y la junta de personal». De hecho, ayer pretendían recoger más firmas ante la celebración en el centro de 1.500 personas que asistieron a la jornada de convivencia de las aulas de manualidades, «pero nos lo han impedido», comentó.

Miguel Ángel de Vicente, sin embargo, negó que se les hubiera restringido el acceso, a pesar de que personal de seguridad impidió entrar en el recinto a varias auxiliares, y respecto a la reclamación de su condición sanitaria manifestó que en la relación de puestos de trabajo tienen la calificación «que reconoce la Ley de Dependencia, que ahora es abierta a otras titulaciones», como auxiliares de atención a dependientes, adecuada al modelo asistencial «centrado en las personas y en sus necesidades totales, de higiene, manutención y psicosociales». Admitió el diputado que «al personal laboral no se les certifica como auxiliares de enfermería», pero incidió en que «el problema es que no se les reconoce por otras administraciones, como la Junta», y remarcó que «el foro para debatirlo es la junta de personal».

Mientras, las auxiliares sostienen que «seguimos desempeñando funciones sanitarias» y reclaman que se modifique la relación de puestos de trabajo.