Vox propone una transformación de Palencia para atraer población desde Madrid

Presentación de la candidatura de Vox./Marta Moras
Presentación de la candidatura de Vox. / Marta Moras

La candidata al Ayuntamiento, Sonia Lalanda, presume de acompañarse en la lista municipal de personas con amplia experiencia laboral

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Tras su fulgurante irrupción en la política andaluza y su posterior confirmación en el hemiciclo nacional, el nuevo partido de derechas que dirige Santiago Abascal quiere también abrirse paso en la política palentina. Más de doce mil votos en las generales, de los que más de 5.700 corresponden a la capital palentina avalan a esta formación que tiene como rostro visible en Palencia a la antigua concejala de APP, la abogada Sonia Lalanda, que no solo preside la gestora, sino que además de haber encabezado la candidatura al Congreso lo hace también en la del Ayuntamiento de Palencia. Lalanda, acompañada ayer por la mayor parte de los integrantes de su candidatura, presentó oficialmente sus credenciales de cara a las municipales en la cafetería del parque del Salón, presumiendo de acompañarse por un amplio abanico de personas con una variada y dilatada trayectoria profesional. Personas, que según indicó han querido dar un paso adelante «porque creemos que tenemos que trabajar para hacer crecer nuestra ciudad y sacarla de la situación de atolladero y de futuro incierto que tiene», señaló Lalanda, quien recalcó que en ninguno de los casos puede hablarse de políticos profesionales.

La candidata de Vox procedió también a desgranar las principales líneas de su programa electoral, aunque la propia Sonia Lalanda insistiese en que se trata de un proyecto político que no debe definirse como un programa electoral al uso, sino como un documento de trabajo para ir configurando el futuro de la ciudad a medio y largo plazo, en el que no figura una larga nómina de obras faraónicas, sino propuestas de transformación profunda de la ciudad, no solo en cuanto al espacio urbano, sino también en otros aspectos de carácter sociológico o vinculado a las infraestructuras de la comunicación.

Sonia Lalanda quiso destacar que Palencia «es una ciudad que lo tiene todo, excepto dos cosas: mar y gente. El mar, desde luego, no lo podemos traer aquí, pero la gente, sí. Es algo a lo que debemos ponernos todos, porque nos va la vida en ello. No sirve de nada llenar la ciudad de farolas, la provincia de polígonos industriales, hacer edificios fantásticos o poner pistas de hielo, si de aquí a unos años no va a haber nadie para que lo aproveche y disfrute».

Por ello, la candidata de Vox indicó que su proyecto político está esencialmente encaminado a movilizar todas las fuerzas sociales posibles para iniciar un proceso de transformación de la ciudad en todos los ámbitos, para en el futuro ofrecer una ciudad a la que puedan llegar nuevos pobladores. En este sentido, Sonia Lalanda puso el foco en Madrid y en todas aquellas familias que consumen a diario su tiempo en desplazamientos y que finalmente no pueden disfrutar de ninguna calidad de vida.

La candidata explicó que uno de los pasos previos es la reorganización del Ayuntamiento, con la eliminación de gastos superfluos, la bajada de impuestos y la supresión de la burocracia. Asimismo, Lalanda criticó el abandono de las zonas verdes de la ciudad y se mostró muy dura también con el vandalismo.

Entre las propuestas de Vox figura también una mejora en las infraestructuras viarias, con el fin de optimizar sus comunicaciones, lo que podría facilitar la llegada de nuevos habitantes. En este sentido, abogó por cerrar la circunvalación de la ciudad, por el oeste y el sur, con la construcción de un nuevo puente sobre el río Carrión y el desarrollo urbanístico racional y sostenible de la margen derecha.

Sonia Lalanda se mostró partidaria del fomento del uso de la bicicleta como medio de transporte habitual y defendió además la creación de un sistema energético sostenible utilizando los residuos urbanos. Otras medidas estarían también encabezadas a la reordenación de grandes eventos multitudinarios, para conciliar su adecuado desarrollo con el derecho al descanso y la tranquilidad de los vecinos.

Tras estas medidas, la candidata de Vox reclamó desde el Ayuntamiento una serie de actuaciones para convertir a Palencia en destino para vivir. «Puede ser un destino perfecto para muchas familias que ahora estén residiendo en Madrid, que están pagando unas barbaridades y que se pasan la mitad de la vida metidos en un coche, sin tiempo para vivir», señaló Lalanda, por lo que reclamó al Estado y la Junta apoyo para que Renfe establezca una serie de tarifas especiales, a modo de cercanías, para quienes deseen tener su residencia en Palencia y tengan que desplazarse de forma ordinaria a Madrid por razones de trabajo. «Que se reconozca nuestra singularidad», indicó.