El polvorín de San Martín y Mudrián, a nueve días de las elecciones

Francisco Javier Arranz y Josefa Calero en un pleno en el Ayuntamiento de San Martín y Mudrián. /M. Rico
Francisco Javier Arranz y Josefa Calero en un pleno en el Ayuntamiento de San Martín y Mudrián. / M. Rico

La exalcaldesa y candidata de Centrados en Segovia y el Ayuntamiento se cruzan denuncias por agresión y sustracción de documentos públicos, respectivamente

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La mecha parece estar siempre preparada para prender en la localidad segoviana de San Martín y Mudrián. La convivencia en la corporación municipal es un polvorín que en determinados momentos ha estallado, como en la moción de censura que salió adelante en enero del año pasado que arrebató el bastón de mando en el Ayuntamiento a Josefa Calero (entonces en las filas del Partido Popular y hoy cabeza de lista de Centrados en Segovia).

Los pleitos y las acusaciones han bombardeado la gestión municipal en los últimos meses y ahora, pasado el ecuador de la campaña de los comicios municipales, el fuego cruzado de denuncias entre el Ayuntamiento que preside Francisco Javier Arranz y la propia Calero como concejala ha vuelto a detonar ese polvorín latente.

Más información

Los relatos se contradicen en los detalles, aunque coinciden en lo general. El pasado día 13, Calero acudió a las dependencias municipales para revisar la documentación del pleno que iba a celebrarse dos días después. Según la información facilitada por Centrados en Segovia a partir de la denuncia presentada en el cuartel de la Guardia Civil de Cuéllar, la exregidora recogió un archivador que había pedido a la auxiliar administrativa, quien «le informa que no le va a entregar copia», explica el partido por el que se presenta Calero.

Centrados prosigue con el relato de los hechos y señala que en ese momento, en el forcejeo por el archivador, la trabajadora golpea a Calero con la carpeta. «Al intentar quitarle el archivador y no conseguirlo, recibe el golpe en el antebrazo izquierdo», continúa la narración del partido que preside Juan Ángel Ruiz. Acto seguido, la empleada del Consistorio le quita el móvil que había dejado Calero en la mesa. Ésta le pide que se lo devuelva, cosa que no sucede.

Supuesta intimidación cara con cara

Las siglas magenta añaden que fue al poco tiempo cuando el alcalde autoriza a la auxiliar a darle el teléfono. Al parecer, Arranz se encontraba en una sala cercana reunido con otra persona. Según la versión de Centrados en Segovia, ambos insultan a Calero cuando se va, a la que llaman «sinvergüenza». Incluso el regidor se encara con su predecesora en el puesto «intimidándola pegando su cara contra la de Calero», quien al final decide abandonar el Ayuntamiento «al tener por su integridad», concluye el relato aportado por la formación política.

La que fue alcaldesa añade que el ambiente cuando entró en la Casa Consistorial ya era de crispación en contra de ella. «Desde que llegué sufrí un trato discriminatorio porque no me dejaban usar la mesa que normalmente usan vecinos o miembros de la corporación para consultar documentos», se queja. En su lugar «desplegaron otra mesa en el centro de las oficinas».

Cuando acudió a la Guardia Civil de Cuéllar aportó también un parte de lesiones por la «agresión» que sufrió supuestamente en el brazo. «Me lo has dejado rojo, que sepas que te voy a denunciar», le increpó la denunciante a la trabajadora durante el toma y daca con el archivador.

Cámara de seguridad

El alcalde, por su parte, niega tajante que hubiera habido tal agresión y llama la atención sobre el «carácter muy problemático conflictivo» de Josefa Calero. Arranz quiere seguir siendo prudente para no echar más leña al fuego; pero rechaza la versión de la exregidora. Es su relato, precisa que «hay una cámara de seguridad» que es la que muestra fielmente lo ocurrido y «no es cierto que haya habido una agresión».

La grabación ha sido puesta a disposición de la Guardia Civil, ya que el Ayuntamiento de San Martín y Mudrián también ha interpuesto una denuncia contra Calero por un posible delito de «sustracción de documentación». La demanda se registró el día 15, después de la celebración del pleno. La actual concejala asegura que aún no ha recibido notificación alguna sobre esa denuncia contra ella.

Francisco Javier Arranz asegura que cuando la edil solicitó la documentación «se le proporcionó punto por punto». «El problema surge cuando intenta fotografiar los papeles porque no está autorizada a ello», precisa el alcalde. Asimismo, agrega que la auxiliar administrativa cumplió con su trabajo, ya que se limitó a «cumplir con lo que tiene ordenado por su alcalde».

Calero «se abraza al expediente»

A tenor de las grabaciones de vídeo que ha visualizado el regidor, Arranz, quien encabeza la lista electoral en San Martín y Mudrián por el Partido Popular, lo que pasó ese día 13 en el Ayuntamiento fue que Calero, «al retirar la carpeta tira hacia sí de ella». Se produce el «forcejeo». El alcalde detalla que la concejala «se abraza al expediente». El relato de Arranz explica que en el rifirrafe, es la propia Calero la que se golpea con el archivador en el antebrazo.

La justicia dictaminará quién tiene razón, aunque este nueva mecha en el polvorín de la política municipal de San Martín y Mudrián, a nueve días de las elecciones, no es lo más propicio para garantizar la calma y la serenidad en la localidad segoviana.