Pilar Fol, número 27 en la lista del PSOE: «Ocupo el lugar de Bolaños, sustituirlo es imposible»

Pilar Fol Frutos cierra la lista del PSOE a la Alcaldía de Valladolid. /RODRIGO JIMÉNEZ
Pilar Fol Frutos cierra la lista del PSOE a la Alcaldía de Valladolid. / RODRIGO JIMÉNEZ

La última persona en la candidatura del PSOE fue concejala de Deportes entre 1979 y 1982, en la etapa en la que se diseñó el nuevo estadio José Zorrilla

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

«¿Te imaginas que salgo elegida?», bromea Pilar Fol, la candidata número 27 en la lista del PSOE a las elecciones de Valladolid.Cierra la candidatura. Pone el punto final. Su nombre ocupa en la papeleta la línea que los socialistas reservaban a Tomás Rodríguez Bolaños. «Cuando me lo propusieron, no pude evitar pensar en Tomás, recordar que ya no estará... Sustituirle es imposible. Yo ocupo su hueco, pero no lo sustituyo, de ninguna manera».

Pilar Fol (Valladolid, 1954) es, en todo caso, como RodríguezBolaños, uno de esos emblemas del PSOE local. Fue una de las tres concejalas que ingresaron en 1979 en un Consistorio con absolutísima mayoría masculina. «Estábamos Victorina Alonso Cortés, por UCD, y Pilar García Santos y yo por el PSOE. Con 24 años. Fíjate cómo han cambiado las cosas.Ahora, afortunadamente, hay más igualdad. En el PSOE llevamos lista cremallera. Se permite dos mujeres en puestos consecutivos, pero no dos hombres. Y es lógica esa representación de la mujer.Somos el 50%de la sociedad y es importante la participación de todos en la planificación de la ciudad. Y esto vale tanto para el sector público como para la empresa privada», asegura.

Cuenta que «siempre» ha estado vinculada al PSOE y que comenzó a colaborar activamente con el partido en 1973. «Recuerdo muchas pegadas de carteles. Me solía poner en una esquina para ver cuándo llegaba la Policía.Los compañeros me decían: 'Cuando les veas aparecer, silba, silba'. Y sí, alguna vez me tocó silbar».

El PSOE le reservó el puesto número seis en la candidatura de 1979, la de los primeros ayuntamientos democráticos después de la dictadura. «Gregorio Peces Barba me decía: 'Prepárate, porque vas a salir de concejala, vas a salir'. Yo estaba convencida de que no, de que por muy bien que nos fueran las cosas no sacaríamos seis concejales». Y salió. El PSOE ganó las elecciones. Tomás Rodríguez Bolaños se convirtió en alcalde y ella, en concejala de Deportes.

«Había todo por hacer en la ciudad. Estaba el antiguo Zorrilla, el polideportivo Huerta del Rey y poco más. Casi todo el mundo se acuerda de que en esos años se construyó el nuevo estadio porque conseguimos ser sede del Mundial. Pero también se hizo el polideportivo Pisuerga, los centros de tecnificación, los campos de Pepe Rojo... Pero, sobre todo, me siento muy satisfecha de que en aquel mandato se fraguó la idea del deporte para todos, se implantó en los colegios el deporte escolar», apunta Fol.

Después de su paso por el Ayuntamiento y luego por la Junta, Pilar Fol dejó a un lado la política activa y trabajó durante más de veinte años en una compañía de seguros. Hoy está jubilada. Y ve la política desde la última posición, la número 27, de la papeleta del PSOE. «En un puesto de salida, ni de broma. Todo tiene su momento en la vida. Pero mi apoyo lo tendrá siempre el partido«.

«Ahora hay un equipo fantástico y el Gobierno que salga de las urnas el domingo, con Óscar Puente, será todavía mucho mejor». ¿Por qué? «Tienen más experiencia, ya han puesto proyectos en marcha, han construido una idea más amplia de lo que Valladolid necesita y de lo que se puede hacer. Y además, es un equipo mucho más cohesionado después de cuatro años de trabajo».