Un modelo nuevo y varias cuestiones irrenunciables

Los candidatos durante el debate. /Ramón Gómez
Los candidatos durante el debate. / Ramón Gómez

La situación laboral y salarial de las mujeres o de los jóvenes se presenta como un nexo entre partidos

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINAS

Decía algún analista, con cierto optimismo, que quizá empiecen a verse acuerdos casi unánimes en el hemiciclo, dado que algunos diagnósticos son coincidentes. En el caso de la economía y el empleo, el consenso se puede establecer en cuestiones tan concretas como la situación laboral de las mujeres –con la brecha salarial como gran punto de debate– y la necesidad de retener a los jóvenes y de convencer a los talentos fugados de que regresen.

Hasta ahí.

Porque lo demás es una defensa a ultranza de un modelo de gestión (por parte de Mañueco) frente a la reivindicación de un modelo nuevo y, por momentos, radicalmente opuesto. El candidato popular tiró de las cifras más optimistas para defender la gestión de los suyos. «En esta legislatura hay 70.000 personas más con trabajo. En 2018 fuimos la comunidad autónoma en la que se redujo más el paro. Vamos a invertir 1.400 millones de euros en cuatro políticas de empleo», señaló. Y sacó a la palestra el gran objetivo, conseguir «un millón de ocupados», una cifra que «se roza».

Pero como las cifras se combaten con cifras, sus oponentes tiraron de estadística para desmontar lo que consideran un modelo agotado. Luis Tudanca señaló que en los últimos ocho años «Castilla y León ha perdido 80.000 trabajadores activos y la tasa de actividad femenina es cinco puntos menor a la media nacional».

Pablo Fernández utilizó un eslogan muy al estilo Podemos –«tenemos que poner la economía al servicio de las personas y no como hasta ahora»– para decir que se había quedado «perplejo» al escuchar a Fernández Mañueco. «El PP no ha generado empleo, ha repartido miseria, donde antes había un trabajo de 1.800 euros ahora hay tres de 600 euros».

Y Francisco Igea abundó con la tasa de actividad. «Lo que no dice Mañueco es que hay cinco puntos menos de tasa de actividad, por eso hay dos puntos menos de paro. Necesitamos menos burocracia, lo único que nos piden los empresarios es 'no nos estorbéis más'». Y entonces se acordó de que el Gobierno regional tiene a su cargo el Ecyl. «El 80% de los jóvenes inscritos no recibió ni una sola oferta de empleo del Ecyl. Su tasa de empleabilidad no llega al 4% y esa es su responsabilidad», le lanzó.

«El PSOE nos metió en la crisis; el PSOE de Castilla y León es un riesgo para esta comunidad autónoma»

«El PSOE nos metió en la crisis; el PSOE de Castilla y León es un riesgo para esta comunidad autónoma» Alfonso Fernández Mañueco. Candidato del PP

«Ya sabemos adónde nos lleva el modelo económico del PP, a que la gente huya despavorida»

«Ya sabemos adónde nos lleva el modelo económico del PP, a que la gente huya despavorida» Luis Tudanca. Candidato del PSOE

«Usted va a ser el presidente de los autónomos (por Mañueco), pero tenemos veinte mil menos que hace diez años»

«Usted va a ser el presidente de los autónomos (por Mañueco), pero tenemos veinte mil menos que hace diez años» Francisco Igea. Candidato de Ciudadanos

«El PP no h a generado empleo, ha repartido miseria.Donde antes había un trabajo de 1.800 euros, ahora hay tres de 600»

«El PP no h a generado empleo, ha repartido miseria.Donde antes había un trabajo de 1.800 euros, ahora hay tres de 600» PabloFernández. Candidato de Podemos-Equo

En este bloque del debate fue donde Mañueco tuvo menos opciones de calzar asuntos programáticos. En buena medida porque algunos de ellos coincidían y no había mucho más que decir. Le dio tiempo a anunciar que «habrá un aumento de la tarifa plana para los autónomos, hasta 24 meses en las ciudades y 30 meses en el medio rural», y tuvo un rifirrafe con Igea en el que le dijo que «hay que impulsar desde el Gobierno, si usted solo cree en el mercado, o solo cree en lo público, no se presente a unas elecciones». Eso motivó la respuesta socarrona del 'ciudadano':«Nunca pensé que iba a acusarme de ser un peligroso liberal; no sé cuándo se ha convertido usted en socialdemócrata».

Los autónomos fueron otro de los sectores que llegado el caso sonaron como proclives a algún tipo de pacto general, a pesar de las andanadas. Donde Pablo Fernández proponía «una ley de segunda oportunidad para impulsar pymes y autónomos», Igea le recordó a Mañueco que la región tiene «20.000 autónomos menos que hace diez años». «El año pasado 2.576 menos», había apostillado Fernández.

«Nuestros jóvenes se tienen que marchar», denunció Tudanca.Otro sector de población en riesgo que concita adhesiones de todos los partidos. «El modelo actual nos lleva a la despoblación. Ha faltado un modelo económico propio. Esta es la tercera comunidad que menos ha crecido en toda España. Hay que apostar por sectores estratégicos, automoción, campo, industria agroalimentaria». Como ejemplo, propuso «impulsar una ley de la creación y de las industrias culturales, que es un sector que tiene muchas posibilidades». «El modelo del PP ha sido entregar las llaves de Castilla y León a las grandes multinacionales que luego se van dejando en la estacada a los trabajadores: Lauki, Vestas, Lex Nova», abundó en la crítica PabloFernández.

Fue quizá el bloque más duro para Mañueco, sometido a un frente común de sus adversarios que terminó por ahogar los intentos del candidato popular de fijar unas líneas de actuación futuras que le permitieran tomar aire.