Mañueco apela a la gestión y la experiencia del PP en el primer acto de campaña

Javier Iglesias, Alfonso Fernández Mañueco y Carlos García Carbayo, en la plaza de Los Bandos. /LAYA
Javier Iglesias, Alfonso Fernández Mañueco y Carlos García Carbayo, en la plaza de Los Bandos. / LAYA

El presidente del PP regional asegura en Salamanca que la Comunidad «no está para experimentos» y necesita «certidumbres»

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

El presidente del Partido Popular de Castilla y León y candidato a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, pidió ayer «el apoyo de todos» para seguir gobernando la ciudad de Salamanca, la Diputación Provincial y la Junta con un «proyecto renovado», porque en su opinión «la transformación de Castilla y León no se puede parar».

En un acto previo al inicio de la campaña electoral, celebrado en la plaza de Los Bandos de Salamanca, Mañueco prometió «un proyecto renovado, que se basa en la gestión pública del día a día que de estos años, pero que también es un proyecto de futuro e ilusión» para «continuar con la transformación de Castilla y León».

Por ello, consideró que esta noche «comienza una carrera» que les va a llevar «a ganar las próximas elecciones», puesto que el Partido Popular es, según su presidente regional, «un partido ganador» que cuenta con «la experiencia y la confianza de saber que es el mejor proyecto».

«Esta región no está para experimentos», continuó el presidente del PPCyL, quien reivindicó el «modelo de gestión de éxito en los servicios públicos, en la sanidad, la educación, la dependencia, los servicios sociales, la atención a las personas mayores, el crecimiento económico y la creación de empleo» de su formación para asegurar que con su Gobierno seguirán siéndolo «de la mano del proyecto renovado del PP de Cstilla y León».

Javier Iglesias pide «no desaprovechar esta segunda oportunidad» dividiendo el voto

Así, y de cara a la campaña electoral, pidió al centenar de afiliados y simpatizantes del PP presentes «un esfuerzo para llegar a todos los rincones de esta provincia, a cada municipio y cada barrio», para explicar ese proyecto «puerta a puerta y vecino a vecino», ya que en estas elecciones se juega «el futuro de Salamanca y Castilla y León».

Según Mañueco, la Comunidad «necesita certidumbre, fiabilidad, estabilidad y seriedad para seguir creciendo y crear empleo», circunstancias que afirmó se lograrán con su gobierno «moderado y sensato, dedicado a las personas y ocupado en solventar los retos y los desafíos del futuro».

Además, aseguró que realizará «un gobierno equilibrado en el mundo urbano con un compromiso irrenunciable con el mundo rural», puesto que el Partido Popular es «el partido de esta tierra» porque «allá donde hay un municipio, hay una lista» de la formación para «defender el municipalismo y las diputaciones provinciales con gente seria en todos los pueblos de esta provincia y de Castilla y León».

También señaló que seguirán con el diálogo «con todos» porque cada conversación con él «es un compromiso de gobierno», y sentenció que el proyecto del PPCyL es «el progreso de su gente. Por ello, afirmó que no presentan un programa electoral »«sino un plan de gobierno». «Una hoja de ruta» ante una campaña, «la más intensa de las últimas décadas», tras la que esperan seguir siendo «el partido preferido de las mujeres y los hombres de esta tierra y de las personas que quieren progresar».

Mañueco estuvo acompañado por el presidente del PP de Salamanca, Javier Iglesias, que aseguró que estas elecciones suponen «una gran oportunidad para que un salmantino con garra, ilusión y experiencia de éxito en la gestión sea presidente de la Junta de Castilla y León».

Horas antes de la comparecencia, Iglesias hizo un llamamiento al votante de centro-derecha para «no desaprovechar esta segunda oportunidad», en forma de elecciones autonómicas y municipales, para evitar que «los delegados de Pedro Sánchez gobiernen en Castilla y León y Salamanca». En declaraciones a Ical, Iglesias invitó a «la reflexión» a aquellos ciudadanos que «no querían que gobernase Pedro Sánchez pero no votaron al PP». Y es que, aunque para Iglesias «todos los votos son útiles y respetables», señaló que «algunas personas de buena fe dijeron 'voto a uno u otro y luego ya se juntan' y eso no es así».

«La Ley d'Hondt hace que con ese voto puedas no conseguir un concejal en un Ayuntamiento, o un procurador en las Cortes, y se dé ventaja a la izquierda para que los delegados de Pedro Sánchez en Castilla y León o Salamanca sean los que gobiernen», explicó. «La división del voto hace que no se tenga una representación adecuada, porque la fuerza hegemónica es el centro-derecha pero los socialistas tienen el Gobierno».