Izquierda Unida confía en volver a la Diputación de Segovia

Candidatura de la formación al Ayuntamiento de Cuéllar./El Norte
Candidatura de la formación al Ayuntamiento de Cuéllar. / El Norte

La formación espera regresar a la institución provincial para «garantizar transparencia y control»

El Norte
EL NORTESegovia

La organización provincial de Izquierda Unida de Segovia confía en conseguir entrar en la Diputación Provincial tras las elecciones municipales, pues quiere volver a tener presencia en la corporación «para ser influyente en la política provincial, defender la voz de la mayoría social y luchar por obtener unos servicios públicos de calidad para los pueblos de Segovia», según indican los representantes de las distintas candidaturas.

IU recalca que las candidaturas con las que cuenta son «potentes» y «con muchas posibilidades» de obtener buenos resultados, tanto en el partido judicial de Cuéllar como en el de Segovia. En este segundo caso, la organización de IU de la provincia tiene candidaturas en los municipios de mayor población –Segovia, El Espinar, La Granja de San Ildefonso y Palazuelos de Eresma– con los que «espera obtener una amplia cantidad de votos que permitan que haya una fuerza de izquierdas influyente en la institución, en la que urge el objetivo de quitar al PP después de décadas al frente».

Apunta IU que las diputaciones «toman decisiones que afectan a todos los municipios, principalmente en lo que se refiere a asuntos económicos e infraestructuras», y añade que «la provincia sufre en la actualidad las consecuencias de la despoblación y de la falta de servicios públicos e inversiones, con la connivencia de PP y PSOE», por lo que la presencia de Izquierda Unida en esta institución «es fundamental para dinamizar la provincia y supone una garantía de transparencia y control».

En la actualidad, dice IU, la Diputación «se ha convertido en una administración sin ninguna ambición ni vocación de servicio hacia los habitantes de la provincia», ya que está «al servicio los partidos que las rigen o, como mucho, son correas de transmisión de los gobiernos centrales». Por eso consideran que es importante volver a entrar en la corporación, porque «se le ha dotado además de muchas competencias para los pueblos de menos de 20.000 habitantes», todos menos la capital