Herrera carga contra la «soberbia» y «prepotencia» de una parte del PP

Juan Vicente Herrera y Alfonso Fernández Mañueco, este sábado en Palencia./Marta Moras
Juan Vicente Herrera y Alfonso Fernández Mañueco, este sábado en Palencia. / Marta Moras

El presidente de la Junta llama a «sacudirse el luto» por los «pésimos resultados» del 28-A y pide «alegría y nervio»

Arturo Posada
ARTURO POSADAPalencia

Hay contrastes evidentes ente Juan Vicente Herrera y Alfonso Fernández Mañueco. El presidente de la Junta no oculta la realidad del duro varapalo que ha sufrido el PP y chasquea el látigo contra un sector de su propio partido. Por el contrario, el candidato a sucederle obvia cualquier tipo de autocrítica y mira al 26-M como si nada le hubiese sucedido al PP en la reciente cita con las urnas.

Las diferentes aproximaciones quedaron patentes ayer en Palencia. Juan Vicente Herrera se manifestó con su verbo tronante. «Lo que nos ha pasado se debe a la mal entendida soberbia y a la prepotencia de algunos, instalados en sus despachos oficiales en Madrid, lejos de lo que es la realidad plural de la Españas». En el eco de sus palabras resonaba una carga de profundidad contra los estrategas del PP que radicalizaron al partido ante las elecciones generales del 28 de abril, en contra del alma centrista que representan gobernantes como el propio Herrera.

Pero el presidente saliente de la Junta también animó a «quitarse el luto» por los «pésimos resultados electorales». «Ya no hay más quebrantos. A partir de este momento nos debe interesar las preocupaciones de nuestros paisanos y las prioridades de nuestra tierra. Se acaba el luto y aquí estamos de nuevo para que nos vuelvan a apoyar. Tengamos una actitud positiva, proactiva, impongamos respeto en la política y, para empezar, respeto por nosotros mismos», bramó Herrera.

El presidente de la Junta recordó que el PP es su «casa» y añadió que nunca abandonará la formación. «Me gustaría hablar bien del Partido Popular. A la política le hace falta más respeto. Este es un buen momento para expresar el respeto a un gran político socialista que ayer nos dejó», apuntó Herrera en referencia al fallecimiento del historico dirigente del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba.

En un acto celebrado en la Plaza San Francisco de Palencia, ante tres centenares de personas, Juan Vicente Herrera confió en que el PP gane las elecciones autonómicas del próximo 26 de mayo. «Lo primero que debemos hacer es confiar en nosotros, en lo que somos, en nuestra larga trayectoria con luces y sombras, con éxitos y fracasos. El PP no son aquellos que están empezando a descubrir ahora lo que es una vaca o un tractor y no se comprometen con el mundo rural. Somos nosotros los que ejercemos un autonomismo útil, moderno y leal con todos somos. Ese autonomismo constitucional es la mejor respuesta a los que quieren romper España y también ante los que proponen como fórmula alternativa la recentralización. ¿Pero dónde vamos? ¡Eso es un disparate!».

Para finalizar una intervención torrencial, Herrera pidió a todos los componentes del Partido Popular «alegría, visión positiva y nervio». «Que nadie sea cobarde», solicitó.

Alfonso Fernández Mañueco aseguró ser «consciente» del testigo que recoge de manos de Herrera y se mostró confiado en superar sus logros como jefe del ejecutivo autonómico. «Voy a intentar con todas mis fuerzas hacerlo, al menos, un poquito mejor de lo que lo has hecho tú. No sé si será posible, pero ganas no me van a faltar. Muchas gracias, Juan Vicente».

Fernández Mañueco anunció que, si gana las elecciones, creará una consejería para el mundo rural. «Habrá un antes y un después con esta consejería que coordinará el resto y que será capaz de hablar con las diputaciones provinciales y los ayuntamientos para apostar por la innovación y las oportunidades en el mundo rural. Coordinará un programa de vivienda y empleo para asegurar las posibilidades de permanencia de nuestros pueblos, con deducciones fiscales específicas, programas de formación y capacitación. Lo vamos a hacer con el esfuerzo de todas las consejerías. Garantizaremos la educación en el mundo rural:hasta ahora cuatro niños garantizan una escuela. A partir de ahora, bastará con tres niños».

Alfonso Fernández Mañueco insistió en la idea de que su formación «es el partido del mundo rural», un mantra que deben repetir «una y mil veces» para que cale en el electorado. «¡Mi pueblo no se cierra!», llegó a exclamar.

El presidente regional del PP y candidato a la Junta atizó a sus dos principales competidores políticos. Al PSOE de Tudanca lo calificó como un partido «inexperto» que se subió «al tren de la radicalidad» y que se dirige a un «futuro incierto». «No podemos permitir en esta tierra que gobierne un discípulo de Pedro Sánchez. No podemos permitir que Castilla y León sea su trampolín político para Madrid», apuntó. También cargó contra Ciudadanos, al que refirió como «el partido veleta» y el «caballo de Troya del PSOE». «Dicen que no al sanchismo en Madrid y dicen que sí al sanchismo en Castilla y León. No nos podemos fiar de los veletas. Si no son capaces de organizar unas primarias, ¿cómo les vamos a dar el gobierno de algún ayuntamiento o de la comunidad autónoma? Que nadie se equivoque: a veces votando por una cosa acaba gobernando la contraria».

Mañueco anunció que Pablo Casado, el presidente nacional del PP, cerrará la campaña en Palencia, su localidad natal. Los padres de Casado y una hermana estuvieron presentes en el mitin. Y, en la nueva línea tras el fiasco electoral de abril, insistió en que el Partido Popular es la «alternativa moderada». Eso sí, sin efectuar una sola autocrítica.

Dos Alfonsos, una avispa que «da la coña» y un hombre dormido

El mitin que organizó ayer el PP de Castilla y León en Palencia tuvo de todo. Para empezar, un simpatizante dormido en plena intervención de Alfonso Polanco, el alcalde de Palencia y aspirante a revalidar el cargo. Por otro, la confusión de Ángeles Armisén, presidenta del PP en la provincia, al dar paso a Polanco, al que empezó a introducir como «Alfonso Fernández...». Enseguida corrigió el lapsus y salió del paso:«Entre Alfonsos anda el juego».

A Polanco le molestó una insistente avispa. «Me está dando la coña marinera», dijo. El alcalde apostó en su discurso por convertir Palencia en «la ciudad del café». Carlos Fernández Carriedo, cabeza de lista autonómica del PP por esta provincia, reconoció que «hay preocupación en el ambiente» y pidió una movilización masiva.