Curiosidades (y algunos gazapos) del debate en TV

Los candidatos reciben los consejos de sus asesores durante el intermedio del debate del martes mientras una empleada limpia el plató. / Ramón Gómez

Los candidatos tuvieron que agacharse para beber agua, Tudanca apareció duplicado en un largo plano y Mañueco llegó a decir que «el socialismo hace bien las cosas»

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

El lema del debate pudo haber sido 'Para hidratarse, hay que agacharse'. La Comisión de Medios que organizó el encuentro entre candidatos autonómicos del pasado martes no encontró atriles dotados con compartimentos intermedios y los botellines (de agua, claro) tuvieron que reposar en el suelo, a los pies de los caballeros, junto a los identificativos 'leds' de colores. Ya en los primeros planos televisivos se vio al popular Alfonso Fernández Mañueco efectuar un amago de sentadilla para acometer un sorbo. Curiosamente, unos segundos antes Pablo Fernández había declarado: «Castilla y León tiene agua». ¿Agua? Pues a pegar el primer trago, flexión mediante. Mañueco también bebió al final, antes del minuto de oro, inflando los carrillos, mientras tiraba para arriba de la cintura de su pantalón. Los otros candidatos tuvieron que mover igualmente el tronco, especialmente Pablo Fernández, al que las cámaras lo cazaron venga a hidratarse en varias ocasiones. Al único que no se vio beber en pantalla fue a Francisco Igea. Todos los recipientes fueron desprovistos de etiquetas a última hora, no fuera a colarse alguna publicidad.

Lo que sí se coló en el debate fue un Tudanca multiplicado por dos por culpa de los duendes de la realización. Si a los periódicos nos asaltan las traicioneras erratas (y errores), en televisión surgen planos inesperados, especialmente si hay que dividir la pantalla en cuatro fracciones.

Mientras la presentadora Alejandra Abad preguntaba a los comparecientes por sus medidas para combatir la despoblación, en la imagen aparecieron, de izquierda a derecha, Tudanca-Mañueco-Tudanca-Igea. Durante un largo plano de once segundos, se vio en la tele (y en el 'streaming' de YouTube) a un candidato socialista duplicado. Fue, sin duda, el 'momento Two-danca'. Una interpretación simbólica nos habría hecho ver cómo el PSOE se multiplica en estos tiempos a costa de Podemos, pero solo se trató de un fallo de realización. Y hay que disculparlo, por supuesto, que aquí nos equivocamos todos.

Los candidatos tampoco ayudaron al control televisual. A la hora de exhibir tablas, gráficos, recortes, fotografías o cualquier tipo de material de apoyo no tuvieron en cuenta que el cambio de plano no es automático, sino que resulta imprescindible mantener las tablillas expuestas durante un tiempo prudencial. Asesores en nómina, gurús de los candidatos: tomen nota. Y si pueden aumentar un poco el tamaño de la cartelería, todo se percibirá con más claridad en los salones castellanos y leoneses en la cita del próximo martes.

Los equipos de campaña no solicitaron atriles a diferentes niveles, en función de la altura de cada uno de ellos, como sí sucedió, por ejemplo, en el debate de RTVE con los candidatos a las generales.

Uno de los pocos momentos donde saltaron los guiones establecidos y brotó la improvisación lo protagonizaron Francisco Igea y Luis Tudanca. El candidato de Ciudadanos dijo que la «izquierda honesta» había «comprado el discurso de que los impuestos del Barrio de Salamanca se tienen que quedar en el Barrio de Salamanca y los del Pozo del Tío Raimundo se tienen que quedar en el Pozo del Tío Raimundo».

«Mire que hay barrios en Castilla y León que el señor Igea ha tenido que poner como ejemplo dos barrios de Madrid. Es un buen ejemplo de lo que pretende», le apuntó el aspirante socialista.

El debate tuvo paradojas temporales. Todos los invitados empezaron con un «buenas tardes», salvo Mañueco, que saludó con «buenas noches». Igea deshizo el entuerto en su primer turno de intervención. «Buenas tardes. Buenas noches a los que nos escuchan en televisión...». Es lo que tiene empezar el debate a las 19:00 horas y emitirlo en diferido en el 'prime time' televisivo de las 21:30.

Un lapsus alteró el discurso de Mañueco mientras hablaba sobre fiscalidad. «¿Quién hace bien las cosas?», se preguntó el candidato del PP a la Junta. Y a continuación, respondió:«El socialismo». En seguida rectificó: «¿Quién hace mal las cosas? El socialismo. ¿Quién hace bien las cosas en economía? El Partido Popular».

Las dos presentadoras de Castilla y León Televisión, Alejandra Abad y Nati Melendre, llevaron muy bien el debate, de manera sosegada y muy profesional. Solo se produjo un ligero despiste cuando Melendre llamó «Tudanca» a Francisco Igea. El líder socialista, que acababa de hablar, levantó la mirada sorprendido. Corregido con celeridad el nombre del interviniente, Igea se lo tomó con humor:«No confundamos». Las presentadoras rieron con naturalidad.