Ciudadanos quiere remar contra la despoblación del casco antiguo

El candidato de Cs a la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, pasea en piragua por el Duratón junto a la número uno a las Cortes por Segovia, Marta Sanz./Leticia Pérez-Ical
El candidato de Cs a la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, pasea en piragua por el Duratón junto a la número uno a las Cortes por Segovia, Marta Sanz. / Leticia Pérez-Ical

La aspirante a la Alcaldía de Segovia, Noemi Otero, quiere dar «una segunda vida» a edificios en desuso del recinto amurallado

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Ciudadanos cuenta en sus filas con una nutrida representación de la profesión sanitaria. Quizás por esa razón la formación naranja muestre cierta tendencia a asegurarse el diagnóstico contrastado antes de atreverse con el tratamiento. A sus candidatos no les hace falta examinar demasiado al paciente para saber que Segovia y Castilla y León sufren el mal de la despoblación desde hace muchos años. La aspirante a la Alcaldía no forma parte del gremio de galenos o enfermeros, pero parece sigue el protocolo de intervención del doctor Francisco Igea, número uno de Cs a la Junta. Noemí Otero reconoce los síntomas: «vas por la calle y cada vez hay más persianas bajadas de comercios que han cerrado, es lamentable».

No le hace falta un fonendoscopio para auscultar la creciente debilidad del casco histórico de la ciudad. El pulso comercial y vital de sus calles y plazas es cada vez más leve. Es un paciente envejecido con varias patologías: problemas de accesibilidad, de tráfico, o un parque inmobiliario cada vez más numeroso en estado de abandono. Son solo algunos síntomas del enfermo. Cual sarpullido, los carteles de 'se vende' o 'se alquila' salpican las fachadas del corazón de la ciudad. La candidata al Ayuntamiento de Segovia receta «dar una segunda vida a edificios del casco que se encuentran en desuso actualmente para evitar que la zona con mayor encanto de Segovia se apague».

También languidecen los polígonos industriales de la ciudad, lamenta Otero, quien plantea en su programa electoral del 26-M un tratamiento de continuidad fundamentado en un plan específico de remodelación de estos parques empresariales. Esa cura –según la número uno de la lista de la formación naranja al Consistorio– pasa por aplicar una inyección económica de seis millones de euros en cuatro años.

La aspirante a arrebatar el bastón de mando a la socialista Clara Luquero es consciente de que va a tener que remar mucho y bien para convencer al electorado. Es uno de los rostros nuevos y jóvenes de la campaña y una de los exponentes de los nuevos tiempos que propugna el partido que lidera a nivel nacional Albert Rivera. De momento, esas paladas cuentan con los vientos favorables de las últimas elecciones generales. Tras la jornada del 28 de abril, Ciudadanos logró por primera vez en su corta trayectoria política en Segovia un escaño en el Congreso de los Diputados, puesto que ocupará Eduardo Calvo.

Explotación turística nacional

Y remar montado en una piragua es lo que hizo ayer, literalmente, el candidato de Cs a la presidencia de la Junta de Castilla y León. El líder regional de la fuerza naranja no se mojó en su periplo por las Hoces del Duratón, acompañado de la número uno de la candidatura por Segovia a las Cortes autonómicas, Marta Sanz. Pero sí se empapó al llegar a la capital segoviana, donde le recibieron unas primeras gotas que anunciaban tormenta. A cubierto, el médico y político vaticinó «un cambio histórico en Segovia y en Castilla y León» tras los comicios.

Al igual que Otero con el casco histórico, Igea llamó la atención sobre la cronicidad del mal de la despoblación en el medio rural. El pronóstico, muy grave. La situación de muchas comarcas, agónica. En la provincia, los casos más perentorios se localizan en el nordeste y en la campiña. El candidato naranja a la Junta prescribió ayer «la explotación racional de los entornos naturales para conservar su belleza». Este tratamiento carece de contraindicaciones, aunque sí posee efectos secundarios positivos, según el doctor Igea. Su aplicación puede causar un retorno social y económico muy beneficioso para los lugareños y generar brotes de riqueza y asentamientos de población aparejados a la gestión controlada de parajes naturales como el recorrido ayer por los candidatos de Cs a golpe de palada.

La receta fue ratificada en una segunda opinión por la cabeza de la lista a las Cortes por Segovia. Marta Sanz aportó otro tratamiento complementario para combatir la despoblación en las zonas rurales. Se trata de «diversificar la economía» para que estos entornos no dependan únicamente de la agricultura o la ganadería. «El turismo de naturaleza y de deportes es uno de los futuros de esta comunidad». En pocos sitios, resaltó Igea, existen lugares como este de las Hoces del Duratón, que le permitió disfrutar en el ecuador de la campaña de la «paz» y de la naturaleza, según Ical.

Ante «un cambio histórico»

Ya en la capital, Igea aparcó la piragua y se colocó la bata de galeno. Afirmó que los debates como el celebrado esta semana entre los líderes de las fuerzas con representación en el Parlamento regional son saludables para la política autonómica. Y se arrogó para Cs este logro. Insistió en que para los males que aquejan a la comunidad, el tratamiento de la formación naranja son «recetas nuevas para tiempos antiguos». En este sentido, ironizó al definir al candidato a la Junta por el Partido Popular, Alfonso Fernández Mañueco, como el aspirante del «renovado PP de siempre». «El cambio solo tiene un nombre y es el de Ciudadanos», subrayó.

Así pues, el facultativo-líder regional de Cs-candidato a la Junta recomendó «aligerar la dieta de promesas y caramelos envenenados» y mejorar en gestión para que los servicios funcionen y los profesionales se sientan reconocidos.

Por su parte, Noemí Otero calificó de «urgente» la necesidad de intervenir en la Concejalía de Urbanismo. Para ello, aboga por crear la figura de un coordinador en diferentes departamentos municipales «para acabar con la manera de trabajar a golpe de improvisación». También propone atajar las duplicidades a la hora de presentar documentación en la administración pública.

Urgencias municipales

En su examen a las afecciones que padece la ciudad, citó «el absoluto caos» de la movilidad como uno de los grandes males, que se ha cronificado y agravado últimente con la afluencia de turistas. Frente a los atascos, prescribe aparcamientos disuasorios, que es un tratamiento que comparte con el resto de fuerzas políticas. Además, apuesta por elaborar un estudio en colaboración con técnicos, arquitectos y el resto de sectores implicados para dar solución a la división de Segovia en dos.

La candidata a la Alcaldía también ve necesario «eliminar los chiringuitos» que son las empresas municipales de suelo y vivienda y de turismo. Es decir, Evisego y Turismo de Segovia, que de gobernar Ciudadanos pasarían a integrarse en sus respectivas áreas de la administración local.

Tampoco se olvidó de recetar para el cuidado y aprovechamiento del buque insignia del patrimonio universal que atesora la ciudad un tratamiento que otros partidos comparten, como es crear un centro de interpretación del Acueducto.