El debate de El Norte

PP, Cs y Centrados dejan a Vox la puerta abierta y PSOE e IU le marcan la línea roja

A. de Torre

El debate entre los cinco candidatos de los partidos con representación municipal arroja pistas sobre el futuro de la gestión del Ayuntamiento

Ana Nuin
ANA NUINSegovia

Fue un debate intenso, con momentos vibrantes, y constructivo. El enfrentamiento dialéctico entre los candidatos de los cinco partidos con representación municipal, organizado por El Norte de Castilla, dejó claras varias cosas: que hay sintonía entre PP y Ciudadanos; que Centrados valora más la experiencia de la alcaldesa, Clara Luquero, que a los candidatos de PP y Cs, Pablo Pérez y Noemí Otero, a quienes tacha de bisoños; que Izquierda Unida estaría a dispuesta a volver a apoyar al PSOE si este no se aleja de su programa; y que ni PP ni Cs ni Centrados ponen líneas rojas a Vox, aunque ninguno quiera decir explícitamente que se dejaría apoyar por el partido de la extrema derecha. «Vox es una formación que tiene un pie fuera de la Constitución, que tiene planteamientos xenófobos y machistas y ningún partido progresista se va a dignar a llegar a acuerdos con él», dijo la candidata del PSOE a la Alcaldía de Segovia y actual alcaldesa, Clara Luquero.

«Debemos ser muy dialogantes con todos los partidos que formen el próximo arco municipal. El PP pone líneas rojas al despilfarro, a la mala gestión..., y nunca se entenderá con aquellos que han generado la situación en la que estamos ahora. Vox no va a conseguir representación en el Ayuntamiento de Segovia; por lo tanto, no será necesario pactar con él. Desde luego, pactaremos con aquellos partidos que compartan nuestro programa y nuestro proyecto. Y que me apoye quien quiera. Yo aspiro a un gobierno de centro derecha, liberal, que baje los impuestos y mejore las inversiones», señaló el candidato del PP, Pablo Pérez.

Noemí Otero, de Ciudadanos, tampoco quiso citar a Vox y se mostró dispuesta a entenderse con quienes estén interesados en situar a Segovia en la senda de la modernidad y del siglo XXI: «Todos los proyectos positivos o de futuro para Segovia son válidos. Estamos abiertos a hablar con todo el mundo».

Todos los bloques del debate

Centrados no puso líneas rojas a Vox ni a Podemos. «Nosotros, en principio, no trazamos línea roja alguna, ni ante Vox ni ante Podemos, por citar a dos partidos radicales de distinta ideología. Somos el centro, el diálogo, el consenso y el acuerdo. No ponemos ninguna línea roja, quizá naranja», dijo el candidato de Centrados, Cosme Aranguren, medio en broma medio en serio, refiriéndose a Noemí Otero. «¿Usted sueña conmigo?», le replicó la aspirante de Ciudadanos, molesta con el tono bronco que el candidato magenta había adoptado con ella durante todo el debate.

Ángel Galindo, candidato de Izquierda Unida, invitó al centro derecha a retratarse: «Somos una formación de izquierdas y siempre seremos el freno a la derecha y a la ultraderecha. Ciudadanos dice que va a traer la modernidad a Segovia, pero ha pactado con Vox en Andalucía. Me gustaría sabe qué disposición tienen Ciudadanos y PP en Segovia, si están dispuestos a pactar a cualquier precio. Nosotros no vamos a traicionar a nuestros votantes».

Los pactos postelectorales son, sin lugar a dudas, la crema de las elecciones municipales del 26 de mayo. Pero los candidatos entraron a fondo en asuntos que preocupan a la ciudadanía, divididos en cuatro bloques: Urbanismo y Movilidad, Fiscalidad e Inversiones, Desarrollo Empresarial y CAT y Servicios Sociales. Aunque los cinco aspirantes a alcalde visitaron la redacción de El Norte, el debate se desarrolló en una sala del Mesón de Cándido, con el Acueducto y sus vencejos como telón de fondo. El tono cordial marcó el enfrentamiento dialéctico, aunque hubo varios rifirrafes, especialmente entre Cosme Aranguren y los candidatos de PP y Cs. Aranguren reprochó varias veces a Noemí Otero el respaldo que su partido ha dado a Clara Luquero durante los últimos cuatro años. «Señora Otero, si todo está tan mal y tan catastróficamente mal, ¿por qué llevan tres años apoyando al equipo de gobierno en sus presupuestos? Alguna culpa tendrán ustedes...». «Nosotros no hemos apoyado a nadie, hemos permitido que la ciudad continuara en movimiento», replicó Otero. «Otra vez desconoce usted los procedimientos. La ciudad sigue moviéndose voten ustedes lo que voten, pues existe la prórroga de presupuestos. No tiene ni idea», repuso Aranguren. «Usted es un maleducado y no le voy a dar más segundos de gloria. Sé que son un partido residual y lo van a tener muy difícil para conseguir representación, pero no se meta conmigo», exigió Otero. «¿Pero cómo no me voy a meter con usted si ha estado respaldando y siendo la cómplice necesaria de este equipo de gobierno? Y ahora resulta que está todo fatal, todo fatal... No, hombre, no, deje de tomarnos el pelo», respondió, enfadado, Aranguren. En esas intervino Pablo Pérez, el candidato del PP: «Cosme, hombre, tranquilízate un poco». «Mira por dónde, ahora le voy a dar un poquito al señor Casado», contestó Aranguren. El lapsus (Casado por Pérez), intencionado o no, rompió la tensión y arrancó la risa de todos. «Casado el 25, quiero decir», zanjó el candidato magenta refiriéndose a la boda del aspirante popular, que contrae matrimonio el 25 de mayo.

Minuto de oro

El debate concluyó con el llamado minuto de oro. Clara Luquero abrió fuego pidiendo la confianza de los ciudadanos para seguir transformando la ciudad: «Saben que lo estamos haciendo con ellos, desde la cercanía, desde la proximidad, atendiendo sus demandas», dijo, y reclamó una mayoría suficiente «para que Segovia siga avanzando y no caiga en la ingobernabilidad de épocas pasadas». Pablo Pérez pidió el voto «para hacer de Segovia una ciudad más amable», acabar con una «parálisis» de dieciséis años y conseguir un Ayuntamiento «que gestione de manera más eficiente y profesional» el dinero de los segovianos. «El Ayuntamiento debe dejar de derrochar millonadas. Eso solo conlleva una mayor presión fiscal. Hace falta un cambio de gobierno ya», remató Pérez. Ángel Galindo reivindicó para IU una «capacidad de trabajo» contrastada. «Hemos sido el partido que ha combatido el expolio de Caja Segovia y queremos seguir manteniendo la coherencia que nos ha caracterizado siempre. Ya hemos visto que PP y Ciudadanos no cierran la puerta a Vox y nosotros siempre hemos sido el freno a la derecha. Votad con alegría, ilusión y rebeldía», afirmó. Cosme Aranguren expuso que Centrados tiene un «proyecto claro, equipo e ideas». «En este debate hemos visto que los partidos de la derecha tienen una ignorancia supina del funcionamiento del Ayuntamiento y eso es malo», manifestó. Noemí Otero cerró el debate: «La ciudad lleva dieciséis años deprimida. Sus gestores han despilfarrado 50 millones de euros en obras faraónicas y en sentencias condenatorias. No podemos consentir que esto vuelva a ocurrir. El 26 de mayo, los segovianos debemos decidir si queremos letargo o cambio. Si queremos dar la bienvenida al siglo XXI, es el momento de confiar en Ciudadanos».