El paro cae en Estados Unidos a su nivel más bajo del último medio siglo

Donald Trump. /AFP
Donald Trump. / AFP

La tasa de desempleo, del 3,7% en septiembre, no impide que seis millones de personas sigan sin una ocupación remunerada aunque alienta nuevas subidas de tipos

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

No se veía algo igual en Estados Unidos desde hace prácticamente medio siglo. La tasa de paro de la todavía primera economía mundial -aunque la pujanza del gigante chino amenaza con arrebatarle ese liderazgo en pocos años- descendió en septiembre hasta el 3,7%, su nivel más bajo desde 1969. En aquella época el país norteamericano estaba en plena expansión económica y su presidente, el polémico Richard Nixon, se declaraba sin ambages «keynesiano en economía» siguiendo recetas de los expertos del Congreso y tratando de escapar del modelo cíclico.

Ahora predomina en el país el proteccionismo comercial de otro personaje controvertido, Donald Trump, aunque por ahora se están notando más los efectos positivos de su ambicioso programa de rebajas fiscales. Así, el mes pasado se crearon casi 135.000 nuevos puestos de trabajo, una cifra importante aunque solo un tercio de la que se esperaba y la mitad que los contratos firmados durante agosto. Claro que en contra jugaba el impacto negativo del huracán Florence, que en los estados de Carolina del Norte y del Sur ha dañado, incluido destruido, un buen número de negocios además de miles de casas.

Servicios profesionales y de negocios, sanidad, transporte y almacenamiento fueron los sectores donde más empleos se generaron. Pero en el otro lado de la balanza aparecen los 87.000 puestos eliminados en el sector del ocio y la restauración, presumiblemente a causa de Florence. En total, y aunque el paro descendió en 270.000 personas durante septiembre por el buen comportamiento del mercado laboral en otras actividades, seis millones de personas aún no han podido encontrar una ocupación remunerada.

Ocho años seguidos

En cualquier caso, los expertos apuntan que el gabinete de Trump también se está aprovechando de los vientos de cola del pasado, pues son ya ocho ejercicios consecutivos generando empleo neto. Solo en lo que va de año la tasa de paro se ha reducido en cinco décimas y el número de desempleados ha disminuido en 795.000 personas, mientras que la media mensual de los puestos generados se eleva a 201.000. Incluso se ha revisado al alza por el Departamento de Trabajo el número de ocupados en julio y agosto, que aumenta en 87.000 más de los 435.000 anunciados en un principio.

Las buenas noticias laborales también llegaron a los mercados e hicieron que el tipo de interés a dos años, calculado en función de cómo se espera que evolucione el precio del dinero, se situará en su máximo desde junio de 2008. También subió con fuerza el rendimiento del bono a 10 años, la referencia que suelen utilizar el Tesoro estadounidense y otros organismos similares por todo el mundo, hasta superar el 3,2% en su nivel más alto de los siete últimos años. Y eso con un Producto Interior Bruto (PIB) creciendo por encima del 3%, lo que como ya anticipó la Reserva Federal hace dos semanas -cuando situó los tipos oficiales en el 2,5%- alienta nuevas subidas «graduales» de intereses, incluso sin descartar otra más este mismo año (ya lleva tres).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos