Un tercio de los hogares desconoce la tarifa de luz que tiene contratada

Un usuario ante un contador digital de luz. /R. C.
Un usuario ante un contador digital de luz. / R. C.

Los cambios de compañía son continuos en el mercado energético, con casi un 20% de los consumidores trasladando sus facturas a otras empresas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

No todos los ciudadanos saben responder a la pregunta que algún familiar, amigo o compañero le hace cuando hablan sobre el importe de la factura de la luz. '¿Pero sabes qué tienes contratado', suelen apuntar. Hasta un tercio de los titulares desconocen qué tipo de tarifa están abonando a su compañía eléctrica: a cuánto pagan el kilovatio/hora, si tienen aplicada un sistema de discriminación horaria (la modalidad nocturna), qué descuentos les realizan o, directamente si se rijen por un precio regulado (PVPC) o uno del mercado liberalizado.

El desconocimiento en torno al recibo es uno de los hándicap de la sociedad española con respecto al sector energético. Un 35,2% es ajeno a los términos del contrato que tienen en vigor, según los datos del Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Y un 15% admite no entender la propia factura. Un 27,2% de los consumidores declara tener una tarifa por horas, mientras que el 15,4% contrata una tarifa con discriminación horaria en dos o tres tramos.

Entre los hogares con este último tipo de factura, el 90% tienen en cuenta la diferencia de precios para realizar sus hábitos de consumo, como, por ejemplo, encender el aire acondicionado o poner la lavadora. Sin embargo, solamente un 40% de los que tienen una tarifa por horas con contador digital adaptan su consumo para disminuir la factura, señala el regulador.

A pesar del desconocimiento que abarca a un tercio de los consumidores de luz y gas, los cambios de empresa se suceden mes tras mes, sobre todo en búsqueda de una tarifa más barata. Así, un 17% de los hogares cambió de oferta de electricidad en los últimos dos años, mientras que un 13% lo hizo para el servicio de gas natural. En el primer caso, uno de cada cuatro busscaron una nueva oferta a través de un comparador; y casi la mitad de los registrados en el gas lo hicieron tras ponerse en contacto con un suministrados, bien por teléfono o por una visita comercial al domicilio.

Además, prácticamente la mitad de los hogares que usan gas natural contrata este servicio con la misma empresa que les ofrece la luz. El motivo es la comodidad de tener un solo suministrador energético, pero también son importantes los descuentos o mejoras en los precios que estas contrataciones conjuntas de los dos servicios procuran. Naturgy es la compaía que mayor número de hogares tiene contratados en ambos servicios (37,4%), seguido por Endesa (22,7%) e Iberdrola (20,5%).

Hace ahora un año, el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, anticipaba que cuando el organismo defina los costes regulados del sistema -está previsto para finales de año- lo harán con «transparencia» para que el recibo deje de ser «un instrumento de utilización política al servicio de nadie» y los consumidores «sabrán lo que van a pagar», «sin sorpresas», y «si les interesa más una tarifa u otra». «El consumidor debe saber por qué suben o bajan los precios y no estar a la sorpresa o a la negociación política de una comunidad autónoma que tenga unos peajes distintos a los de otras», ya que son los consumidores quienes «pagan» esa diferencia, señaló.

Además, esta misma semana, la ministra de Transición Ecológica, Tersea Ribera, recomendaba a las compañías distribuidoras de electricidad «aprovechar» las oportunidades que contienen los contadores inteligentes de luz para sacar partido «a todo su potencial». Así lo indicó en el congreso de Aelec –asociación de las compañías del sector–, donde reconoció que hay empresas que, aunque los han instalado, no están exprimiendo la tecnología que puede servir sobre todo a los clientes con esos aparatos con los que cuentan en sus hogares.

Ribera recordó que estos contadores ofrecen un acceso «ágil, rápido e interoperable» sobre los datos de consumo de una vivienda a fin de ofrecer a ese hogar «servicios energéticos innovadores» que las compañías pueden explorar. «Algunas distribuidoras están esforzándose en dar esa información; no todas». Insistió en que es un aspecto «clave» para la transición energética. En los tres últimos años, las compañías del sector han implantado toda su red de contadores de luz inteligentes, digitalizados, como les exigía la legislación.