La OPEP eleva la producción de petróleo, pero menos de lo esperado

Reunión de la OPEP./Lera Herranz (Efe)
Reunión de la OPEP. / Lera Herranz (Efe)

Acuerdan aumentar la extracción un millón de barriles al día, lo que no revierte el recorte de hace dos años y provoca que el crudo se encarezca un 2%

David Valera
DAVID VALERAMadrid

La reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) cumplió las expectativas sólo a medias. Por un lado, el cártel decidió aumentar la producción de petróleo, como defendía Arabia Saudí y reclamaban los países occidentales para tratar de aliviar su factura. Sin embargo, ese incremento fue menor de lo previsto por las reticencias de otros países como Irán o Venezuela.

En concreto, el acuerdo alcanzado en Viena establece elevar la extracción de crudo en un millón de barriles diarios, una cantidad que no revierte el recorte de 1,2 millones aprobado en 2016 por la organización. Pero es que además, en la actualidad la producción de esta materia prima es alrededor de 700.000 barriles inferior a la disminución pactada hace dos años.

«Creo que contribuiremos de manera significativa a satisfacer la demanda suplementaria que prevemos para la segunda mitad del año», señaló el ministro de Petróleo de Arabia Saudí, Jalid al-Falih. Sin embargo, más allá de las palabras de satisfacción, hay muchas sombras respecto a este acuerdo. Para empezar, el aumento puede ser en la práctica todavía inferior y apenas alcanzar los 600.000 barriles por la incapacidad de elevar la producción de algunos de los países de la OPEP, como por ejemplo Venezuela.

De hecho, no ha trascendido cómo se repartirá ese aumento de la extracción, aunque también incluirá a países como Rusia que no forman parte de la organización, pero que es uno de los principales productores del mundo y era partidario de ese incremento. De hecho, Moscú apostaba por unas cifras más ambiciosas que al final no han sido respaldadas.

Por tanto, la alianza de Arabia Saudí -tradicional líder del cártel- y Rusia sólo ha conseguido imponer su tesis en parte. Al margen de la resistencia de Irán -preocupado por el impacto que las sanciones de EE UU pueden tener en su economía- otros países de la OPEP tampoco veían con buenos ojos regresar a la situación anterior al recorte de 2016.

Con este escenario de incertidumbre no es de extrañar que la decisión lejos de relajar el precio del petróleo, como supuestamente se buscaba, haya provocado en la jornada de este viernes un repunte del 2% en el coste del barril de Brent –de referencia en Europa– hasta los 74,7 dólares.

Hay que tener en cuenta que la OPEP decidió hace dos años recortar su producción para elevar el precio del crudo, que entonces se encontraba en los 30 dólares. Sin embargo, tras estabilizarse en los 60 dólares, la decisión de EEUU de abandonar en mayo el acuerdo nuclear con Irán provocó que el petróleo alcanzara el precio más alto en cuatro años y tocara los 80 dólares, lo que despertó las alarmas internacionales.

Efectos en la inflación y el PIB

Y es que esos niveles han tenido un fuerte impacto en la inflación de países como España. Así, la tasa de IPC casi se duplicó en mayo respecto a abril hasta alcanzar el 2,1% con una importante subida de los carburantes -están al precio en más alto en cuatro años- y amenaza el poder adquisitivo de trabajadores (la revalorización media pactada por convenio en mayo fue del 1,59%) y pensionistas (la subida contemplada en los Presupuestos es del 1,6%).

Además, el plan de estabilidad remitido por el Gobierno a la Comisión Europea estima que si la materia prima se mantiene de forma estable en los 75 dólares el impacto en el PIB sería de siete décimas. Es decir, que la economía española crecería un 2% este año en vez de un 2,7%. Y es que la previsión de PIB actual está basada en una proyección del precio del petróleo de 67,7 dólares que ha quedado desfasada.

Temas

Opep

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos