El vehículo eléctrico toma el control

Bugatti/
Bugatti

Las firmas automovilísticas aumentan su oferta de coches con motor eléctrico y modelos híbridos ante el incremento de la demanda y el cambio de las condiciones del mercado

JULIO G. CALZADA

Los salones del automóvil del mundo siguen basados en la presentación de los más modernos, potentes, elegantes o agresivos modelos de cada una de las marcas presentes en el evento y, sin embargo, una tecnología a la que hace solamente quince años apenas se le daba valor, o se consideraba directamente fuera de mercado, ha tomado cada vez más volumen. En Ginebra no es una excepción, más bien un ejemplo del cambio de tendencia.

El mercado del automóvil sigue centrado en los motores de combustión interna. En los modelos con muchos caballos de vapor de potencia bajo los capós y marcas como Bugatti siguen en el centro de la admiración cuando presenta su última novedad, o la penúltima, el Chiron, del que ya ha vendido, así lo indican en el salón, la mitad de los 500 que producirá de esta maravilla a un precio de 2,4 millones de euros. No, no por todos, ese es el precio de cada uno. Empresas como esta aún no han entrado en la tecnología eléctrica, pero cuando lleguen, será el momento en el que los nuevos medios de movilidad hayan tomado definitivamente el control del mercado. Por ahora, avanzan posiciones.

En la tecnología eléctrica la compañía multinacional Renault, con cuatro fábricas en España tres de ellas en Castilla y León se encuentra a la cabeza de la investigación y del desarrollo junto con su aliada Nissan. Renault ha traído a Ginebra, presentado en una espectacular puesta en escena y conducido por Nicolas Prost, el nuevo Zoe e-Sport, un 'concept car', un prototipo que con sus 450 caballos se anuncia como una oportunidad de participar en las pruebas de competición. Es solo uno más de los varios estudios que esta compañía ha dedicado en los últimos años a mejorar la velocidad del vehículo eléctrico. En el caso de la marca del rombo, una parte de su pabellón está dedicada precisamente a su gama eléctrica, y es que se trata de las pocas compañías que pueden presumir de eso, de una gama eléctrica completa, con su furgoneta Kangoo, el berlina Fluence, Zoe como principal modelo y el más vendido en Europa y, por supuesto, el biplaza Twizy, el pequeño de la familia, fabricado en Valladolid desde el año 2012 y cuya imagen se ha convertido en uno de los iconos internacionales del denominado EV (versión inglesa del acrónimo Vehículo Eléctrico).

Y los eléctricos han cambiado. Mucho. Ya no es obligatorio que sean tan eficientes como feos. Ahora, las empresas además de ingenieros para su desarrollo, hasta contratan a un diseñador para que el resultado atraiga a los posibles clientes. Aunque continúan con las pruebas. En el salón puede contemplarse un modelo de Nissan de tres plazas muy aerodinámico o un prototipo de Airbus que no solo rueda, también vuela. Quizá la manera definitiva de escapar a los atascos.

Los visitantes podrán disfrutar los próximos días de estas novedades en las que las firmas ponen cada vez más empeño en el sentido estético. Asi, el nuevo Zoe, además de una mayor autonomía, que se acerca a los 300 kilómetros, cuenta también con retoques externos que le dan una mayor confortabilidad y un mejor aspecto. Twizy es el único que todavía no ha sido sometido a un retoque, si bien en estos años se han introducido mejoras en su desarrollo.

El principal problema, y así lo refleja un mapa desarrollado por Renault en su pabellón, es la distribución de los postes de recarga. El aspecto de Europa muestra cómo Paises Bajos es ya una zona completamente cubierta, así como el área en torno a París, en el continente europeo. En España, solamente Madrid y Valladolid muestran algunas concentraciones de puntos de recarga, en el resto de la geografía, utilizar el coche eléctrico es jugártela a no llegar hasta el siguiente poste para una recarga. En este sentido, desde las marcas se recuerda cómo el trabajo está todavía por hacer sin que hasta la fecha se haya extendido una infraestructura básica para el desarrollo de la movilidad eléctrica. En Ginebra se pueden ver ya modelos de puesto de recarga en los que el usuario puede utilizar su tarjeta bancaria para acceder al suministro eléctrico. Y también algunos nuevos ejemplos de puntos de recarga rápida en los que, en poco más de media hora es posible recuperar el 80% del total de la energía de la batería.

Lejos aún de ocupar un lugar de igualdad con los vehículos de motor de combustión interna, los modelos que representan la movilidad eléctrica ocupan cada vez mayor espacio en los expositores de las multinacionales automovilísticas y la evolución del precio de los combustibles puede ser un acicate aún mayor para el desarrollo de estos motores en los años próximos. En Ginebra, ya se ha podido ver cómo es el presente, porque el futuro tiene otro concepto en el que también todos los constructores avanzan: el vehículo autónomos, es decir, con capacidad para dirigirse a través del tráfico urbano sin intervención humana.

No se asusten, no se trata de soltar el volante de su automóvil a ver que pasa. Antes de que en una curva su coche decida mantener la dirección recta, en las compañías han pensado que este desarrollo requerirá al menos tres fases. De forma que aún habrá muchos modelos de automóviles intermedios entre los que, como ahora, exigen que sea usted quien esté a los mandos, y los que no requerirán más que su autorización para comenzar a circular.

La primera fase se ha puesto en marcha por parte de varias compañías, entre ellas la alianza Nissan Renault, que probó la semana pasada con éxito su modelo autónomo para circular por un carril. Sí, es la primera fase, y se conforman los ingenieros con que estos coches sean capaces de mantenerse en su carril y adaptar la velocidad a las condiciones de la vía, de forma que son capaces de tomar curvas, de disminuir la velocidad en presencia de otros vehículos que circulen por delante de forma más lenta o de controlar el avance de los que llegan por detrás. La siguiente fase será un avance en la autonomía del automóvil frente a su conductor. Los coches serán capaces de cambiar de carril y adelantar a otros ocupantes de la calzada. Es decir, tendran decisión para adelantar a otros. Y la tercera fase lo incluye todo, circular por un carril, capacidad para adelantar y circulación a través del tráfico urbano.

En ello trabajan y a toda velocidad las distintas marcas. El presidente de la alianza Nissan Renault, Carlos Ghosn, adelantó hace unos meses que esta agrupación dispondrá en el año 2020 de no menos de diez modelos dotados con esta tecnología que incrementa la autonomía de la máquina en favor de la comodidad, no solo de los ocupantes, también de quien seguirá sentado al volante.

 

Fotos

Vídeos