El Norte de Castilla

Volkswagen me vendió un coche trucado, ¿qué puedo hacer?

Volkswagen me vendió un coche trucado, ¿qué puedo hacer?
  • La OCU ofrece consejos e información para los afectados por la manipulación de las emisiones de los motores de esta marca alemana

Volkswagen ha vendido millones de vehículos diésel potencialmente equipados con el dispositivo de trucaje para falsear los resultados de las emisiones contaminantes. De momento, el consorcio automovilístico alemán Volkswagen ha pedido disculpas en España por la manipulación de las emisiones de los motores y ha asegurado que asumirá toda la responsabilidad y los costes derivados de las medidas que se deban aplicar. Pero, ¿qué pueden hacer las personas afectadas?

La Organización de Consumidores y Usuarios alerta de que «con pedir perdón no basta» y aconseja pedir un coche de sustitución o transporte alternativo si la revisión del vehículo, que debe ser totalmente gratis, dura más de unas pocas horas. Otro aspecto que pone de relieve la OCU es que en ningún momento deben reducir la potencia del coche y exigir un documento desglosado en el que figuren las actuaciones realizadas. Ante cualquier duda, sugiere ponerse en contacto con Volkswagen.

Por otra parte, La Organización Europea de Consumidores (BEUC), de la que OCU forma parte, exige una investigación exhaustiva por parte de la Comisión Europea sobre las emisiones contaminantes y el consumo de combustible de los coches que se venden en Europa. «Se habla de varios modelos diésel de Volkswagen, pero también de otros del mismo grupo pero diferente marca comercial, como Audi e incluso Seat. ¿A cuántos vehículos afecta realmente este engaño? ¿Es Volkswagen el único fabricante implicado?», se pregunta la OCU, que ha remitido una carta al ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, exigiéndole que pida explicaciones a Volkswagen.

La OCU además señala que quedan por valorar varias implicaciones económicas de este caso como si el impuesto de matriculación de estos vehículos sube (al cambiar su categoría de eficiencia) y quién pagaría ese incremento y si el coche fue comprado con una ayuda vinculada a sus características poco contaminantes (por ejemplo, el Plan PIVE) y qué ocurriría en ese caso. Para esta organización, «el consumidor no debería hacerse cargo de ninguno de estos hipotéticos gastos, que deben correr de cuenta de Volkswagen».

Los límites de contaminación

La OCU afirma que «los óxidos de nitrógeno llamados NOx (óxido nítrico, dióxido de nitrógeno) se cuentan entre lo más contaminante de todo lo que sale por el tubo de escape. En Estados Unidos, donde se destapó el escándalo, un coche nuevo no puede superar el límite de 40 mg de NOx por kilómetro recorrido. En Europa, el doble: 80 mg de NOx por kilómetro».

Volkswagen ha confesado que sus motores trucados arrojaban cifras unas 40 veces menores a las reales. Con esas cifras falsas conseguían superar los controles en Estados Unidos. O lo que es lo mismo: situarse por debajo de los 40 mg de NOx. La OCU explica que si multiplicamos esa cifra por 40, nos sale que en realidad los Volkswagen se movían en torno a los 1.600 miligramos de NOx por kilómetro. Con estos valores, los Volkswagen trucados no podrían venderse en Europa (a menos que hubiesen sido fabricados antes de enero del 2000):

Límites legales de contaminación.

Límites legales de contaminación. / OCU

Consecuencias para la salud

Segú la OCU, una exposición continuada o frecuente a niveles excesivos de NOx puede causar un incremento de enfermedades respiratorias en los niños, agravamiento de afecciones en asmáticos, enfermedades respiratorias crónicas, bronquitis y pulmonías. Se considera que hay contaminación por NOx cuando los niveles superan los 200 microgramos por metro cúbico durante al menos una hora.

La OCU apunta que no es posible compararlo con lo que emiten los coches (ya que se expresa en kilómetros y no por volumen de aire). El límite de 200 microgramos no se puede superar más de 18 veces al año. Si se supera, se considera que el aire no es de calidad aceptable.

«Lamentablemente, en España superamos el límite con frecuencia. Solo en Madrid y solo a 5 de enero de 2015, ya había ocurrido 19 veces. En una semana superamos el límite para todo un año. La única manera de combatir esto es actuar sobre la fuente. Y la principal fuente de NOx son los vehículos diésel. Aunque es difícil de cuantificar, es evidente que la mentira de Volkswagen nos ha hecho mucho daño a todos», concluye la organización.