XI Premios e-volución de El Norte de Castilla

Eva Morón: «LABORAL Kutxa seguirá manteniendo una relación honesta y duradera con sus clientes»

Eva Morón: «LABORAL Kutxa seguirá manteniendo una relación honesta y duradera con sus clientes»

Directora Zona Valladolid y Palencia de LABORAL Kutxa

Los logros del pasado nunca garantizan el futuro, y menos en banca, pero sí permiten afrontar nuevos retos con una mayor tranquilidad. LABORAL Kutxa obtuvo un beneficio neto de 133,7 millones de euros en 2018, un muy buen ejercicio en un entorno de máxima exigencia. Además, la rentabilidad sobre fondos propios que tanto preocupa en nuestro sector se elevó hasta un ROE del 7,97%, muy por encima de la media del conjunto de la banca.

La consecución de estos óptimos resultados ha sido, sobre todo, fruto de una intensa actividad comercial, tanto en el ámbito de particulares como en empresas, donde destaca el incremento de las formalizaciones de créditos: las nuevas concesiones de préstamos hipotecarios han aumentado un 18,7%; los créditos a las pymes, un 18,8%, y los importes concedidos para autónomos y pequeños negocios han crecido un 14,5% respecto al ejercicio anterior.

Este impulso de la red de ventas ha seguido apoyándose en nuestras tradicionales fortalezas. En primer lugar destaca el nivel de solvencia total, 18,76%, compuesta en su totalidad por recursos propios de primera calidad (CET1). El segundo punto fuerte lo constituye nuestra cómoda posición de liquidez estructural. La ratio LTD que mide la relación entre los créditos y los depósitos se ha situado en el 73,75%, lo que significa que contamos con los recursos líquidos más que suficientes para abordar los crecimientos de negocio sin necesidad de recurrir a emisiones en mercados mayoristas. Y, como tercera fortaleza, quiero subrayar la excelente calidad de nuestros activos, que nos ha permitido seguir reduciendo nuestra tasa de morosidad hasta el 4,51% a cierre de 2018, más de un punto por debajo del sector (5,8%).

LABORAL Kutxa obtuvo un beneficio neto de 133,7 millones de euros en 2018, «un muy buen ejercicio en un entorno de máxima exigencia»

Con todo, tal y como apuntaba al principio, los éxitos de ayer no garantizan el mañana. Centrándonos en el presente que nos ocupa, nos enfrentamos a un escenario macroeconómico complejo y no exento de incertidumbres, donde previsiblemente se confirmará el proceso de desaceleración tanto a nivel mundial como en la zona euro. El entorno bancario continuará presionado por los tipos de interés negativos, si bien se esperan algunas noticias positivas, como el tan esperado fin del proceso de reducción del crédito y descensos adicionales en los niveles de morosidad del sector, que se acercará al 5% a finales de 2019.

En estas circunstancias, las cuentas de resultados de las entidades financieras serán especialmente sensibles a los ingresos procedentes de un mayor volumen de negocio fuera de balance, así como al éxito en la optimización de los gastos de explotación.

Respecto a la inversión crediticia, las previsiones para el conjunto de las entidades anticipan un ligero aumento del saldo vivo interanual, hecho que no ocurría desde el año 2008. En concreto, se estima que la masa crediticia total crezca un 0,2% respecto a 2018.

«El impulso de la red de ventas ha seguido apoyándose en nuestras tradicionales fortalezas»

En consecuencia, se presume que el positivo comportamiento de la suma de margen de intereses y comisiones, ayudado por la contención en gastos de explotación y en el coste de dotaciones y deterioros, permitirá una ligera mejora de los resultados del sector en 2019, si bien sin alcanzar todavía rentabilidades que cubran el coste del capital. El ROE esperado para 2019 se sitúa en el entorno del 6,6% para el conjunto de la banca española.

A nivel de entidad, aumentar la rentabilidad constituye un elemento crucial para LABORAL Kutxa en 2019. Partimos de uno de los mejores ROE del mercado, e incrementar los resultados de 2018 será un objetivo de primer orden. Asimismo, se prevé seguir elevando los niveles actuales de solvencia, ya que la solvencia es la primera de nuestras fortalezas y una ventaja competitiva para afrontar las incertidumbres. Y, cómo no, también seguiremos preservando nuestra ratio de morosidad en niveles inferiores al sector, y lo llevaremos a cabo de manera orgánica, sin realizar ventas de paquetes de activos no productivos.

«La transformación digital seguirá ocupando una de las primeras páginas de nuestra hoja de ruta durante los próximos años»

Desde el punto de vista puramente comercial, tres serán asimismo los ejes prioritarios de la actividad comercial de LABORAL Kutxa durante el ejercicio 2019: la diversificación de los saldos de pasivo a través de la comercialización de figuras fuera de balance, el incremento de los niveles de concesión de crédito en todas sus modalidades y, como tercer vector, el negocio de seguros, donde LABORAL Kutxa seguirá siendo una entidad de referencia como modelo de integración de banca y seguros.

Transformación

En el plano cualitativo, la transformación digital seguirá ocupando una de las primeras páginas de nuestra hoja de ruta, ya que constituirá el principal foco de transformación de la entidad durante los próximos años. Compaginaremos objetivos que tengan un alto impacto en la rentabilidad a corto plazo con una visión estratégica de largo alcance. Como ejemplo ilustrativo de futuro, debo mencionar el proyecto Zabaltek, que pretende transformar nuestra base de arquitectura tecnológica en un entorno abierto que mejorará los desarrollos, incrementará las capacidades y permitirá optimizar la interconexión entre la plataforma bancaria y los nuevos ecosistemas y empresas. Con todo ello, proyectamos asimismo diferentes soluciones para sus clientes en el ámbito del denominado Open Banking. Además, la integración tecnológica será clave para poder desarrollar un ambicioso plan de productos y servicios digitales, donde el apartado de seguros asumirá un papel protagonista.

«Nos enfrentamos a un escenario macroeconómico complejo y no exento de incertidumbres»

No quiero dejar pasar otro aspecto que seguirá siendo máxima prioridad en el proceso de digitalización, la ciberseguridad. LABORAL Kutxa culminará en breve su Plan de Seguridad Integral –PDSI– y, seguidamente, ya tiene previsto implementar un nuevo plan con el que seguirá minimizando al máximo los nuevos riesgos derivados de un modelo de negocio en el que los datos, su gestión y custodia son críticos.

Para concluir, me gustaría subrayar la idea de que es importante un buen desempeño en la consecución de los objetivos, pero tan importante como alcanzar las metas son los medios que se emplean. LABORAL Kutxa seguirá ejerciendo una banca responsable y buscando una relación honesta y duradera con sus clientes, porque los crecimientos deben ser sostenibles en el tiempo y servir para el bienestar presente y futuro de las personas y de la comunidad en la que desarrollamos nuestra actividad.