Turquía y el BCE animan al Ibex-35, pero no puede con los 9.400

Turquía y el BCE animan al Ibex-35, pero no puede con los 9.400

El euro ganó posiciones frente al dólar, por el mensaje confiado de Mario Draghi y por un decepcionante dato de inflación en Estados Unidos

CRISTINA VALLEJOMadrid

El banco central turco determinó la sesión. Durante la primera mitad del día, el Ibex-35 volvió a estar dubitativo: como en los últimos días, osciló entre los números verdes y la amenaza de entrar en pérdidas. Con la decisión de la autoridad monetaria del país euroasiático de incrementar el precio del dinero a la una de la tarde, el selectivo se terminó por decidir por los avances: saltó desde niveles que rondaban los 9.310 puntos hasta llegar a tocar en algún momento los 9.380 puntos, para terminar la sesión un poco más abajo, en los 9.329,2 puntos, con una revalorización del 0,24%. 

Si la medida del banco central turco tuvo tanto efecto fue porque subió el precio del dinero en 625 puntos básicos, hasta el 24%, más de lo esperado: el consenso de Bloomberg había descontado un endurecimiento monetario de 325 puntos básicos. Con ello, mejoraron algunas divisas emergentes: en primer lugar, la lira turca, que al cierre de la sesión ganaba un 2,83%; mientras que el rand sudafricano se apuntaba un 1,5%.

Pero a la baja se movían tanto el peso argentino (-1%) como el real brasileño (-0,35%).  BrettDiment, de Aberdeen Standard Investments, comentó: «La subida de tipos de hoy hace que Turquía avance por la vía lenta para recuperar cierta credibilidad en su política monetaria, y eso es fundamental. Si no hubieran subido los tipos hoy, el riesgo real era que hubiera una venta masiva de la lira de nuevo y el país se encaminaría rápidamente hacia una crisis de balanza de pagos e incluso hacia una crisis bancaria».

Este experto reconoce, de todas maneras, el riesgo de que ahora las autoridades se excedan con las subidas de los tipos de interés y terminen apretando demasiado a la economía. La decisión del banquero central llegó después de declaraciones de Erdogan contra los incrementos de los costes de financiación y después de anunciar una medida para limitar las transacciones en moneda extranjera en transacciones domésticas. El mercado no estuvo sólo pendiente del Banco Central de Turquía. También el Banco Central Europeo celebraba hoy su reunión ordinaria de política monetaria. Johannes

Müller, de DWS, concluyó sobre ella: «A pesar de una ligera revisión a la baja de las proyecciones (de crecimiento) para 2018 y 2019, el BCE parece sentirse cómodo con sus perspectivas de un crecimiento económico y de amplia».

Con Draghi, el euro ganó posiciones frente al dólar: la moneda comunitaria, al cierre de la sesión del Viejo Continente, se apreciaba un 0,5% frente al billete verde, hasta el nivel de 1,1680 unidades. El mercado, por tanto, se quedó con el mensaje más positivo de Draghi. 

Los tipos de los bonos de los países europeos subieron, pero mínimamente: el del alemán, apenas del 0,41% al 0,42%. En estos últimos movimientos, tanto el del billete verde como el de los intereses de la deuda, también intervino la publicación de un dato de IPC en Estados Unidos: se situó en el 2,7% en agosto, por debajo del 2,8% estimado y del 2,9% del mes de julio. 

La banca ayuda al Ibex-35

Este contexto ayudó sobre todo al sector financiero. Las noticias sobre Turquía provocaron que BBVA fuera el valor más rentable de todo el Ibex-35, con una revalorización del 4,28%. Y la confianza del BCE en la buena marcha de la economía de la zona euro ayudó al resto de las entidades porque la comunidad inversora estimó que la ralentización económica que se observa, como no lleva a una revisión a la baja de las previsiones de inflación, no retrasará aún más el inicio de la normalización de la política monetaria en la zona euro. Así, entre los mejores valores del día se contaron Sabadell (2,84%), CaixaBank (1,69%), Bankia (1,50%) y el Santander (0,72%).

BBVA también fue el valor más rentable del Eurostoxx 50. Entre los diez mejores valores del índice paneuropeo hubo más bancos: Deutsche Bank y BNP Paribas. 

De vuelta en el Ibex-35, entre las acciones más rentables, se colocaron también las de Mediaset, que subieron casi un 3%, así como IAG, que se anotaron un 1,06%. 

Entre los grandes, también Telefónica se salvó de los recortes, pero apenas subió un0,09%. En rojo, Siemens Gamesa fue el peor, con un fuerte descenso del 7,21%. Ello, tras un informe negativo de Goldman Sachs debido a la mayor apuesta que está haciendo India por la energía solar. Después se colocó Meliá, que bajó un 4,88%. Y en tercer lugar, Técnicas Reunidas, que retrocedió un 2,69%. También Colonial y Grifols perdieron más de un 2%.

Junto al Ibex-35, pocos índices cerraron al alza: el Dax alemán, que ganó un 0,19%, y el PSI-20 de Lisboa, que se apuntó un 0,15%. Pero otros cerraron en rojo: el Ftse Mib de Milán, que retrocedió un 0,56%, el Ftse 100 británico, que perdió un 0,43%, y el Cac 40 francés, que se dejó un 0,08%. 

A última hora, Trump redujo los ascensos de las Bolsas

En Wall Street se imponían los avances. De nuevo, allí el foco estaba en la guerra comercial. El presidente Donald Trump comentó al respecto que no tiene presión para resolver el conflicto arancelario con China. Ello inyectó un poco de desánimo en la

Bolsa de Nueva York, aunque siguiera en positivo, y también en el Viejo Continente en el ultimísimo tramo del día. Ahora la Administración estadounidense se prepara para una nueva ronda de conversaciones con el gigante asiático, noticia que trascendió ayer y que favoreció un mejor cierre de sesión.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, tras cuatro sesiones consecutivas de ascensos, perdía posiciones: retrocedía casi un 2%, hasta los 78,19 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, también se movía a la baja: bajaba un 1,21%, hasta los 69,52 dólares.  El precio de la onza de oro bajaba un 0,3%, pero se mantenía sobre los 1.200 dólares la onza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos