El Ibex-35 pierde los 9.500 puntos

Sede de la Bolsa de Madrid. /Emilio Naranjo (Efe)
Sede de la Bolsa de Madrid. / Emilio Naranjo (Efe)

El barril de Brent, de referencia en Europa, subía y rondaba los 82 dólares, marcando un nuevo máximo de los cuatro últimos años

CRISTINA VALLEJO

El Ibex-35 arrancó la sesión con ganas de subir después de la recogida de beneficios que registró ayer, pero a medida que fueron pasando las horas fue perdiendo fuerza. Entró en negativo a las dos y media de la tarde, con ciertas dudas, para decidirse por las pérdidas definitivamente a partir de las cuatro de la tarde. Al cierre cedía un 0,2%, para dar un último cambio en los 9.493,6 puntos. Por tanto, tras diez sesiones seguidas de avances, el selectivo español acumula ya dos días seguidos de recortes.

Con este resultado, el selectivo español fue el peor de Europa. El Dax alemán y el Cac 40 francés terminaron la jornada con ganancias de un 0,19% y de un 0,05%, respectivamente. Y el PSI-20 de Lisboa se apuntó un 0,55%. El Ftse Mib de Milán fue el mejor, con una subida de un 1,54% por cuestiones domésticas: los dos partidos que forman la coalición de Gobierno están cerca de cerrar el presupuesto del año que viene con un déficit que cumpliría con la ortodoxia de Bruselas.

Al selectivo español no le fue suficiente para salvarse de los números rojos que dos de sus grandes valores, Amadeus (que ya es miembro del Eurostoxx 50) y Repsol, se colocaran entre los más rentables, con ganancias de un 2,67% y de un 1,49%, respectivamente. Entre los grandes valores, también BBVA cerró en verde, al sumar un 0,09%. Pero a la baja cerró el Santander, que se dejó un 0,06%, mientras que Telefónica perdió un 0,73%, e Inditex, un 1,27%.

Entre los valores más rentables del día también se colocaron ArcelorMittal, que se anotó un 1,50%, así como Bankinter y CaixaBank, que avanzaron un 1,44% y un 1,05%, respectivamente.

Además de algunos de los grandes valores, también jugaron contra el Ibex-35 Siemens Gamesa, que retrocedió un 4,78%, mientras que IAG y Dia perdieron más de tres puntos porcentuales.

La guerra comercial y el crudo

En Wall Street, los principales indicadores se encontraban prácticamente planos, aunque según pasaban los minutos iban ganando posiciones. Continúa la incertidumbre respecto a lo que puede pasar con el subsecretario de Justicia de EE.UU., Rod Rosenstein, si dimitirá o si será destituido. Lo que quizás cotizaba en el mercado eran las palabras del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que advirtió en las Naciones Unidas de que el déficit comercial americano con China es inaceptable. También, en el mismo foro, el presidente americano afirmó que los países de la OPEP están estafando al mundo con los precios del petróleo, que se encuentran en máximos de los últimos cuatro años. Asimismo, se pronunció contra el globalismo y por el patriotismo. Y atacó a los líderes iraníes y defendió su salida del acuerdo nuclear.

Pero el barril de crudo continuó al alza incluso después de la advertencia de Trump en la ONUy de que la OPEP afirmara que no había necesidad de bombear más crudo. Al cierre de la sesión europea, el Brent, de referencia en Europa, ganaba un 1,20% tras haber subido un 3% el día anterior, para colocarse sobre los 82 dólares. El West Texas, mientras, se anotaba un 0,25%, tras ganar ayer un 1,85%, para moverse en el entorno de los 72,25 dólares.

Con este incremento del precio del petróleo y la afirmación de ayer de Draghi de la que la inflación subyacente puede acelerarse, los tipos de los bonos europeos se movían al alza. La rentabilidad del bono alemán a diez años subía desde el 0,50% hasta el 0,54%.

La excepción era el título italiano, por las razones por las que la Bolsa de Milán se comportó mejor que ninguna otra, que caía desde el 2,93% hasta el 2,87%.

La rentabilidad del bono americano a diez años se situaba en el 3,10%, muy cerca del 3,11% en que marcaba máximos a mediados de mayo. Ello, en la sesión previa a la reunión ordinaria de política monetaria de la Reserva Federal norteamericana en que se espera que suba los tipos de interés. La institución también podría dar pistas sobre lo que podría hacer en lo que queda de año, puesto que el movimiento que podría llevar a cabo en diciembre aún está en cuestión.

En el mercado de divisas, el euro ganaba posiciones contra el dólar: subía un 0,20%, hasta el nivel de 1,1770 unidades.

Entre las emergentes, se movía a la baja el peso argentino, que caía un 2,7%, mientras que el real brasileño y la lira turca se depreciaban un 0,7%. Posiblemente, este comportamiento de los emergentes fue lo que provocó que el selectivo español fuera el peor del día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos