El Ibex marca un nuevo mínimo anual y el dinero fluye hacia los refugios

El Ibex marca un nuevo mínimo anual y el dinero fluye hacia los refugios
EFE

El selectivo español fue uno de los indicadores que mejor se comportaron en Europa

CRISTINA VALLEJOMadrid

Sesión de fuertes descensos en los mercados de renta variable. Los fuertes números rojos comenzaron en la jornada asiática, que vio recortes significativos, tras el positivo lunes.

El Ibex-35 arrancaba este martes moviéndose en el entorno de los 8.720 puntos. Marcó mínimos a media mañana en el entorno de los 8.680 puntos. Desde ahí intentó recuperar posiciones. Al cierre daba un último cambio en los 8.726,1 puntos, lo que supone una caída del 0,91%. Nuevo mínimo anual para el Ibex-35 y desde finales de 2016.

Entre todos los indicadores del Viejo Continente, el selectivo español fue uno de los que mejor se comportaron. El peor fue el Dax alemán, que retrocedió más de un 2%. Ello, por la fuerte presión en contra de Bayer, que se hundió un 9,5%, y de Wirecard, que bajó más de un 8%.

El PSI-20 de Lisboa y el Cac 40 francés retrocedieron alrededor de un 1,7%. Mientras, el Ftse 100 británico bajó un 1,24%. El Ftse Mib de Milán, al final, fue el que menos bajó: retrocedió un 0,86%.

Los índices estadounidenses también arrancaron la jornada con fuertes pérdidas y las mantenían al cierre de la sesión europea. Así, el Dow Jones, minutos antes del término de la jornada del Viejo Continente, bajaba un 1,5%, mientras que el S&P 500 retrocedía un 1,85%, y el Nasdaq, algo más de dos puntos porcentuales. A la Bolsa americana le han afectado los resultados de Caterpillar y de 3M, que han decepcionado y han incrementado las dudas sobre la situación de la primera economía del mundo, sobre la posibilidad de que el ciclo americano haya tocado techo. De los números de Caterpillar preocupa el posible incremento de los costes de los materiales; de los de 3M, que haya revisado a la baja sus expectativas. Aunque también ha habido buenas cifras en la jornada, como las de McDonald's o las de Verizon. De hecho, fueron las cifras de estas dos últimas empresas las que ayudaron a contener las pérdidas a uno y a otro lado del Atlántico.

De todas maneras, el Russell 2000, el indicador en el que cotizan las pequeñas y medianas compañías americanas, entraba en negativo en el año. El S&P 500, por su parte, tocaba su nivel más bajo desde mayo, tras encadenar doce de las últimas catorce sesiones en negativo.

Las últimas caídas en Wall Street han tenido lugar con más volumen del habitual.

Valores en verde

En el selectivo español, únicamente siete valores se salvaron de las pérdidas. Dia fue el mejor valor, al rebotar un 10,30%. A continuación, lejos, se situó Inditex, que sumó un 1,20%. Después se colocó Iberdrola, al anotarse un 0,80%. Bankia, Enagás y Red Eléctrica sumaron alrededor de medio punto porcentual. IAG completó la lista de valores en positivo, con un avance del 0,19%.

En rojo, Cie Automotive fue el peor, con un descenso del 4,84%. Indra se colocó después, con una caída del 4,09%. Meliá y Sabadell bajaron más de un 2%. Cerca de ese porcentaje retrocedieron Técnicas Reunidas y Naturgy. Repsol, Cellnex, ArcelorMittal, Amadeus, Caixabank y Siemens Gamesa bajaron más de un 2%.

En el Mercado Continuo, la socimi Árima, que debutaba en hoy en Bolsa, retrocedía un 10%. Y no fue el valor que más cayó: Nyesa fue el que más bajó, con un retroceso del 23,42%. Después se colocó Solaria, que se dejó un 20,06%. Descensos de dos dígitos también sufrieron Adveo, Service Point, Audax, Tubos Reunidos, Berkeley, Coemac o Lingotes.

El dinero salió de las Bolsas en la sesión de hoy y fue a parar a los grandes refugios. Por ejemplo, al bono americano: su rendimiento bajó desde el 3,20% hasta el 3,13%; mientras que el interés de los bonos alemanes a diez años retrocedió desde el 0,44% hasta el 0,41%.

Asimismo, en el mercado de divisas, el yen, tradicional moneda refugio, se apreciaba un 0,40% frente al billete verde. También ganaba posiciones el oro: el precio de la onza subía un 0,90%, hasta los 1.235 dólares la onza, máximos desde el pasado mes de julio.

Y si subía el oro, bajaba el precio del petróleo, lo que hace pensar que detrás de las caídas bursátiles hay miedo a una ralentización de la economía. Así, el barril de Brent, de referencia en Europa, bajaba un 2,7% al cierre de la sesión, hasta los 77,66 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, retrocedía un 2,5%, hasta los 67,4 dólares. Este último barril ha caído por debajo de la media de las 200 últimas sesiones por primera vez en un año. A la bajada del precio del petróleo también ha contribuido la posición de Arabia Saudí respecto a la producción de la OPEP: ahora está en un modo de «producir todo lo que pueda».

A los riesgos de los mercados hay que sumar, asimismo, los derivados de la crisis italiana. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha insistido en que su Gobierno no tiene un plan B para su presupuesto después de que la Comisión Europea haya demandado al Ejecutivo del país cambios en sus cuentas para el próximo año y que se las presente en un plazo de tres semanas, en una medida que no tiene precedentes y que augura un importante choque entre Roma y Bruselas.

Con ello, la rentabilidad del bono italiano a diez años pasaba desde el 3,48% hasta el 3,56%. Ello, junto a la caída del interés del título germano a diez años, llevó a la prima de riesgo de nuevo a los 315 puntos básicos desde los 305 puntos a los que terminó la sesión anterior. La prima de riesgo española, mientras, se mantenía en el entorno de los 125 puntos básicos.

Claves de la jornada

El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 0,91%, para dar un último cambio en los 8.726,10 puntos, un nuevo mínimo.

Dia lideró los ascensos, con una revalorización del 10,30%. Cie Automotive en Indra fueron los valores más bajistas, con retrocesos de más de un 4%.

El precio del oro subió cerca de un punto porcentual, hasta los 1.235 dólares la onza.

 

Fotos

Vídeos