Recogida de beneficios tras la victoria de Macron

Bolsa de Madrid./
Bolsa de Madrid.

El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 0,35%, para dar un último cambio en los 11.096,30 puntos

CRISTINA VALLEJOmadrid

Comprar con el rumor y vender con la noticia. Los inversores compraron su confianza en las encuestas y su convicción en que sería el liberal Emmanuel Macron quien ganara la segunda vuelta de las elecciones francesas y, cuando esas previsiones se han hecho realidad, han decidido reducir posiciones para proteger las plusvalías que llevaban acumuladas con sus inversiones en Bolsa. Aunque esa toma de beneficios ha sido bastante discreta. 

El selectivo español, que mostró unas primeras dudas entre los números rojos y los verdes en el arranque de la sesión, se inclinó decididamente por las pérdidas a partir de las diez y media de la mañana. Los números rojos no fueron en ningún momento muy superiores al medio punto porcentual. Tocó mínimos del día en los 11.040 puntos pasadas las dos de la tarde. A partir de ahí, intentó recuperar posiciones, pero no pudo preservar los 11.100 puntos conquistados el viernes y terminó en negativo: dio un último cambio en los 11.096,3 puntos, lo que supone un descenso del 0,35%. 

El indicador llevaba tres semanas consecutivas de ganancias y, de las últimas once semanas, sólo ha terminado en negativo en una de ellas. En este periodo, desde finales de febrero, ha ganado más de 1.500 puntos prácticamente sin interrupción, desde los 9.500 hasta superar los 11.100 puntos. 

El Cac 40 francés, que ha sido el índice que más ha corregido en la jornada de hoy, con una caída de cerca de un 1%, había descontado la victoria de Macron con dos semanas consecutivas de ascensos en que ha sumado más de un 7%. En el Eurostoxx 50, se observó la más intensa recogida de beneficios en los valores franceses, con nombres como Schneider Electric, Société Générale, Saint Gobain, LVMH o BNP Paribas entre los peores del día.

Entre los peores del día también se colocó el PSI-20 de Lisboa, que perdió un 0,42%. El Ftse Mib de Milán retrocedió un 0,26%, mientras que el Dax alemán se dejó un 0,18%. En verde únicamente terminó el Ftse 100 británico, que sumó apenas un 0,05%. 

¿Qué pasará a partir de ahora en la Bolsa?

Este recorte no implica que los analistas piensen que la Bolsa vaya a dejar de hacerlo bien. Al contrario. Así, por ejemplo, Adrien Pichoud, economista jefe de SYZ AM, comenta: "Los mercados europeos de renta variable deberían beneficiarse de esta disipación de la prima de riesgo político en los próximos meses, aunque no todos los sectores. Los títulos financieros y los valores orientados al mercado interno europeo serán los principales beneficiarios y deberían registrar una recuperación de las valoraciones, mientras que las empresas con una exposición importante más allá de la zona euro pueden verse penalizadas por la apreciación de la moneda única". 

Desde Crédit Suisse agregan: "Creemos que los inversores deberían comenzar a poner el foco en la robusta mejora de los fundamentales económicos y en la naturaleza pro-mercado del programa de reformas propuesto por el presidente Macron y su movimiento 'En Marché!'. Aunque sólo tendremos total claridad después de las elecciones parlamentarias, creemos que ello debería empezar a informar las decisiones de los inversores sobre sus posiciones en Francia y, más en general, en la zona euro". 

En este sentido, desde Fidelity, Vicent Durel, de Fidelity, apunta que si bien la ejecución del programa de Macron dependerá de los resultados de las elecciones legislativas de junio y de su capacidad de formar una mayoría, los beneficios de las empresas francesas podrían recibir un empujón del 10% con las bajadas de impuestos y de las cargas sociales que propone Macron. Además, como plantea aumentar las inversiones, añade que podrían beneficiarse sectores como la energía, la construcción y las tecnologías de la información. Además, en su opinión, "para el conjunto de las bolsas europeas, el camino está despejado los fundamentales ya pueden volver al primer plano". Y esos fundamentales son positivos: "Más de dos tercios de las empresas europeas superaron las previsiones de beneficios en el primer trimestre", "un hecho alentador que rompe con la tendencia de los últimos seis años y estimula el interés en Europa entre los responsables de la asignación de activos de todo el mundo", concluye Durel.

Con esta última idea coincide Steven Andrew, de M&G: "La renta variable de la zona euro, que actualmente presenta unas valoraciones atractivas, podría arrojar una rentabilidad notable de cara al futuro. La ruptura de la narrativa sobre la fragmentación de la zona monetaria debería alentar a los inversores a centrarse más en la mejora de los datos fundamentales de la región". 

Dia, el mejor; CaixaBank, el peor

Si volvemos a lo que ocurrió en la jornada de hoy, en el selectivo español, Dia fue el valor más rentable, con una subida del 1,10%, seguido muy de cerca por el Popular, que ganó un 1,07%. Amadeus se anotó justo un punto porcentual, mientras que Mediaset avanzó un 0,97%. Después se colocaron IAG y Técnicas Reunidas, con revalorizaciones de alrededor de un 0,85%. 

En negativo, CaixaBank fue el peor, con un recorte del 2,57%. Después se situó Bankia, con un descenso de casi dos puntos porcentuales. ArcelorMittal perdió más de un 1%. Las caídas de Meliá y Gamesa se acercaron al punto porcentual.

Al selectivo español le empujaron a la baja algunos de los grandes valores, como Inditex, que se dejó un 0,63%, mientras que Iberdrola, el Santander y BBVA perdieron alrededor de medio punto porcentual. Telefónica, mientras, terminó el día con un descenso del 0,29%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, los títulos 'B' de Abengoa fueron los mejores, con una subida del 7,14%. Los peores fueron los de Almirall y Biosearch, que retrocedieron más de un 4%. 

Reacción de del euro y de la deuda

El euro celebró en un primer momento el resultado de las elecciones presidenciales francesas superando el nivel de 1,10 unidades y rozando la cota de 1,1020 unidades en la noche del domingo. Pero comenzó el lunes perdiendo posiciones y llegó al cierre de la sesión europea cotizando a su nivel más bajo intradiario: al término de la jornada cedía un 0,65% frente al billete verde, para colocarse el tipo de cambio en 1,0928 unidades. Pichoud, como anticipaba párrafos más arriba, prevé que el euro se aprecie ante la desaparición del riesgo existencial asociado a las elecciones francesas y ante la perspectiva de un BCE cada vez más acomodaticio. 

En el mercado de deuda, vimos estabilidad en los tipos de los bonos franceses y alemanes. Los primeros se mantenían en el entorno del 0,84%, mientras que los segundos continuaban levemente por encima del 0,40%. 

Subían, en cambio, los rendimientos de los bonos de la periferia europea. La rentabilidad de los títulos italianos subía desde el 2,16% hasta el 2,24%. El interés de los títulos españoles pasaba del 1,53% hasta el 1,57%. El de sus comparables portugueses, desde el 3,33% hasta el 3,37%. 

¿Seguirán las ventas de bonos o puede ocurrir como con la renta variable? De acuerdo con Steven Andrew, de M&G, "la deuda periférica, como la portuguesa, debería beneficiarse de la reducción del temor a la inestabilidad política". En la misma línea se manifiesta Adrien Pichoud: "Los tipos de la deuda pública francesa, italiana o española podrían sacar partido de una disminución de la prima de riesgo político". 

El crudo, esperanzado con la OPEP

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, se recuperaba de las pérdidas que había sufrido por la mañana, para mantenerse sobre los 49 dólares. Ello, debido a declaraciones por parte de Arabia Saudí y Rusia, que apuntan que los recortes de la producción decididos a finales del año pasado se extenderán hasta el 2018. Se espera que esa extensión se acuerde en la reunión de la OPEP que tendrá lugar el próximo 25 de mayo.

La reducción del riesgo político hizo posible que el precio de la onza se redujera por cuarta jornada consecutiva, hasta los 1.227 dólares la onza. 

El menor riesgo también se percibía en el índice Vix, que mide la volatilidad del S&P 500: marcó un nuevo mínimo, al caer del 10% por primera vez desde el año 2007. En Wall Street también se observaba una mínima caída, sobre todo en los casos del Dow Jones y del S&P 500, mientras que el Nasdaq retrocedía cerca de un 0,20%.