XI Premios e-volución de El Norte de Castilla

Una idea brillante para aprovechar la luz del sol

Victoria Seco, directora general de Telecomunicaciones, entrega el premio a Gonzalo Blázquez, Miguel García y Elías Díez./Gabriel Villamil
Victoria Seco, directora general de Telecomunicaciones, entrega el premio a Gonzalo Blázquez, Miguel García y Elías Díez. / Gabriel Villamil

Kirón propone la sustitución de placas solares tradicionales por un sistema de persianas solares para alimentar con energía verde las empresas y los hogares

Laura Negro
LAURA NEGRO

Tienen talento, conciencia social y pasión por la empresa. Cursan primero del Grado Superior de Gestión de Ventas y Espacios Comerciales en el IES Condesa Eylo Alfonso de Valladolid y van a por todas en materia de emprendimiento. Gonzalo Blázquez, Miguel García y Elías Díez son los creadores de Kirón, un proyecto con gran potencial que les ha valido el premio E-volución al Mejor Proyecto Educativo.

–Esta no es la primera alegría que les da este proyecto nacido en el aula.

–Así es. Lo preparamos para participar en STARTInnova, un programa pedagógico que trata de fomentar el espíritu emprendedor entre los estudiantes. Fueron meses de trabajo y el resultado ha sido mejor de lo que nos imaginábamos. Fuimos finalistas en nuestra categoría, lo que nos hizo confiar aún más en el potencial de nuestra idea. Por ello decidimos presentarlo a los premios e-volución, cuya filosofía compartimos por ir encaminada a poner la tecnología al servicio de la sociedad.

–¿Cómo surge la idea de Kirón?

–Diariamente en nuestro trayecto al instituto pasamos ante un edificio totalmente acristalado. Se nos ocurrió la idea de amortizar estos espacios aprovechando la energía solar mediante un sistema de persianas. Investigamos muchísimo y consultamos con empresas del sector para ver si era factible equipar las persianas con placas solares. Nos pareció una idea innovadora que combina la protección solar con la generación de electricidad.

–¿Qué necesidades puede resolver?

–La idea se basa en quitar las placas solares que tanto ocupan en los tejados de las viviendas e instalarlas en las ventanas a modo de persianas mallorquinas. Estas son controladas mediante una aplicación desde cualquier dispositivo conectado a Internet. Esto permite que los edificios sean energéticamente eficientes y ahorren en su factura de la luz. Es un sistema de persiana inteligente que convierte la energía para que el cliente la utilice como mejor desee. Se trata de una fuente de energía alternativa y respetuosa con el medio ambiente.

–¿Sería factible llevarlo a cabo?

–Al principio nos parecía imposible hacerlo realidad, pero la búsqueda de proveedores, de materias primas y de información sobre financiación nos ha hecho ver su viabilidad. Nuestra intención es continuar formándonos, pero no descartamos desarrollarlo en el futuro.