Las franquicias nacidas en Castilla y León disfrutan de la recuperación económica

Gente informándose en una feria de franquicias./Jesús Signes
Gente informándose en una feria de franquicias. / Jesús Signes

Las 32 enseñas facturan 130 millones tras elevar sus ventas más del doble que la media y emplean a 1.574 personas

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

Suele decirse que el pequeño comercio es un sector que siempre está en crisis y si por crisis se entiende su acepción de 'cambio que produce inestabilidad' y 'situación delicada', el dicho es incontestable. Hay un tipo de comercio, sin embargo, al que los tiempos modernos no le van del todo mal; un modelo de negocio que cada vez gana más protagonismo en el centro de las ciudades. La franquicia se ha hecho un hueco en la economía nacional y de los datos se deduce que el sistema goza de buena salud. Esta conclusión puede ampliarse a todo el sector servicios, dentro del que se encuadran la gran mayoría de franquicias, cuyos números crecieron el año pasado por cuarto ejercicio consecutivo.

Más información

Según la estadística de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), el número de redes que integran este tipo de negocio no deja de crecer y cada año hay más empresas que apuestan por la franquicia como fórmula de expansión. A finales de 2016 el sistema estaba compuesto por 1.298 enseñas y un año después esta cifra había aumentado hasta las 1.348, es decir 50 más o un incremento porcentual del 3,8%.

Aunque no es Castilla y León la cuna de un gran número de franquicias, las que han visto la luz y emprendido la expansión desde alguna de las nueve provincias han logrado demostrar año tras año una solidez por encima de lo que es corriente. El número de enseñas activas en 2017 con origen en la región asciende a 32, una más que un año antes. Bastante más sobresaliente es la progresión seguida por el número de locales, ya que de los 600 existentes en 2016 se ha pasado a 638, lo que supone un crecimiento del 6,3%, por encima del 5,5% del conjunto de España, donde la cifra de establecimientos abiertos asciende a 74.398, en concreto 3.857 puntos de venta más que doce meses atrás.

Los procedimientos del servicio estadístico de la AEF alcanzan a todos los franquiciadores que actúan en el país y que se han asentado en el mercado con la apertura de un mínimo de cuatro establecimientos, de los cuales por lo menos dos deben tener una actividad probada de dos años. El balance, que se elabora desde 2002 con el patrocinio del Grupo Cooperativo Cajamar, utiliza la información del Registro Oficial de Franquiciadores del Ministerio de Economía para el filtraje comparativo de los datos.

Estos reflejan que de las 1.348 enseñas operativas en España, 1.116 son de origen nacional (82,8%) y las 232 restantes (17,2%) proceden de un total de 26 países, encabezados por Francia (54 marcas), Italia (que sube al segundo puesto con 44 marcas) y Estados Unidos (39). Más lejos aparecen Alemania (14) y Reino Unido (13). Estos cinco países aglutinan el 70,7% de las franquicias extranjeras con presencia en España.

El ritmo de aperturas se situó en 2017 un año más por encima de la tasa de crecimiento de la economía española y también sobre el ritmo de apertura de locales registrado por el conjunto de las empresas no agrarias del país (con datos del Directorio Central de Empresas del INE). Concretamente, los puntos de venta del sistema español de franquicias crecieron el 5,5% en 2017, frente al 3,1 % estimado para el PIB nacional y el 1,5 % de los locales registrados en el Dirce a nivel nacional (apenas el 0,1% a nivel autonómico).

Seis dan el salto al extranjero

En cuanto a la facturación obtenida al cierre del ejercicio 2017, el conjunto de franquicias con orígenes castellanos y leoneses se situó en 131,16 millones de euros, que representan un avance de 7,14 millones, o el 5,7% frente al año previo. Es en este apartado, el que calibra el volumen de negocio y por tanto la fortaleza financiera y solidez de la enseña, donde las franquicias de Castilla y León baten con mayor rotundidad el balance del conjunto del país. El sistema facturó un total de 27.592 millones de euros en España, lo que supone un incremento del 2,2% respecto a lo contabilizado al finalizar 2016, es decir, 600,2 millones de euros más.

En relación con el empleo generado por este modelo de negocio, a 31 de diciembre de 2017 había un total de 278.951 personas trabajando en el conjunto del sistema, 9.965 más que al finalizar 2016, lo que equivale a un incremento del 3,7%. En cuanto a la comunidad autónoma, cuyas 32 franquicias emplean a 1.574 personas en 638 locales, el aumento anual es parecido, del 3,5%.

Los sectores con mayor protagonismo en la franquicia española son la alimentación, hostelería/restauración y la moda, que suman entre los tres 504 redes (el 37,3% del total); cuentan con 31.763 establecimientos abiertos (el 42,7%); dan empleo a 160.964 personas (el 57,7%), y facturan 18.441,7 millones de euros (el 66,8% del conjunto del sistema de franquicias español).

El año pasado se mantuvo la tendencia positiva en cuanto a la apuesta por la internacionalización de las enseñas españolas y en la actualidad son 334 las franquicias que hay repartidas por los cinco continentes, lo que supone 21 redes más y un incremento del 6,7% con respecto al ejercicio anterior. El 30% de las franquicias, pues, están implantadas en otros países. En el caso de Castilla y León son seis las franquicias que han dado el salto al exterior, el doble de las que lo habían dado un año antes.

Otro de los datos aportados por la AEF es que las franquicias españolas operan en un total de 139 países y que hasta la fecha han abierto 22.394 establecimientos en los mercados exteriores, 664 más de los que había doce meses atrás.

Para Eduardo Abadía, director gerente de la AEF, «el hecho de que el 30% de nuestras franquicias ya estén operando en otros países es sintomático de que la internacionalización es una estrategia natural en cualquier enseña, que, tarde o temprano, dará el paso de expandirse por mercados exteriores, por lo que prevemos que esta estadística seguirá creciendo año tras año, como ha venido sucediendo hasta ahora».

La moda, al frente

El sector de la moda continúa al frente de la expansión internacional, con 86 redes (el 25,7% del total), que suman 10.111 tiendas, repartidas por 123 mercados. A continuación le sigue la hostelería/restauración, con 53 enseñas en 77 mercados y 1.577 establecimientos. En tercer lugar va el sector de belleza/estética, con 41 franquicias en 59 países, con 1.603 establecimientos.

De los países en los que mayor presencia tienen las franquicias españolas, un año más Portugal continúa sobresaliendo, puesto que hay 201 redes nacionales de 27 sectores diferentes implantadas en el país vecino, que concentra el 60,1% del total de las enseñas en el exterior. A continuación le sigue México, con 100 redes de 20 sectores; Andorra, con 94 de 16 sectores; Francia, con 78 de 20 actividades, e Italia, con 63 enseñas de 18 sectores.

Llama la atención que Colombia ha ascendido hasta el sexto lugar, con la implantación de seis nuevas marcas; ahora hay 48 enseñas nacionales, de 14 sectores diferentes. Destaca también el ascenso de Argentina hasta la séptima posición, país que ahora cuenta con 1.045 establecimientos de franquicias españolas.

Temas

España

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos