«Los verdaderos héroes de la recuperación española, son las empresas que se han internacionalizado»

Manuel Conthe durante el Foro Económico.

Manuel Conthe ha clausurado esta mañana el X curso del Foro Económico de El Norte de Castilla

LAURA NEGROValladolid

El presidente de la Corte Española de Arbitraje, Manuel Conthe, ha intervenido esta mañana en el Foro Económico de El Norte de Castilla con una conferencia que llevaba por título 'Perspectivas económicas y políticas'. El Foro, que está patrocinado por la Junta de Castilla y León, Banco Sabadell, Gullón, Corporación Llorente y Collosa, ha tenido lugar en el hotel Vincci Frontaura de Valladolid.

Galería de fotos

Su ponencia, ha sido presentada por el subdirector de El Norte de Castilla, José Ignacio Foces. En su intervención Conthe ha puesto de manifiesto los aspectos más relevantes del panorama económico y político actual a nivel internacional, europeo y español. El experto aportó una visión global de las perspectivas de futuro a las que se enfrentarán los distintos agentes económicos y empresariales de cara a los próximos años.

Conthe es un experto financiero que fue viceministro de Economía de España, secretario de Estado de Economía, consejero económico en la Representación de España ante la Unión Europea y vicepresidente para el sector financiero del Banco Mundial.  También fue presidente de la Comisión Nacional del Mercados de Valores entre octubre de 2004 y mayo de 2007. Gran conocedor de los mecanismos de la economía internacional, arrancó su intervención analizando tres principales cuestiones de la política mundial. La primera de ellas fue el proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos, que está «más acelerado» que en la Unión Europea. «Es posible que el año que viene los tipos de interés alcancen el 3%», ha anunciado. También ha dicho que éste era un proceso «delicado» y que será cuestión de que la reserva federal acompase «con mesura» los tipos de interés. «Un incremento en los tipos de tipos de interés en países de referencia, y sobre todo en Estados Unidos, suelen conllevar un efecto desestabilizador sobre las economías emergentes», ha recalcado.

La segunda cuestión, que considera «desafortunada», es la erupción del proteccionismo. Ha dicho que Trump está siendo «coherente» con lo que había prometido. «Muchos teníamos la esperanza de que con el poder se volviera más prudente.  Desgraciadamente éste no ha sido el caso de Trump, que está haciendo lo que anunció en su campaña. Primero boicoteó el acuerdo de la Asociación Transpacífico y luego acabó con el acuerdo de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP), que era una medida que habría favorecido mucho a las empresas españolas», ha dicho. También ha hecho referencia a las guerras comerciales que Trump ha iniciado con países como China, México o Canadá e incluso con la Unión Europea, «que, sobre todo en el caso de China, puede tener efectos devastadores».

Un tercer asunto a nivel internacional, y que considera «menos preocupante», es la evolución en el precio del petróleo. Ha dicho que se puede estar «moderadamente tranquilos», ya que, según su opinión, «el precio del petróleo va a tener unos estabilizadores automáticos y por lo tanto, no llegará a los excesos de la crisis del 2007».

En relación a la Unión Europea, ha abordado el tema del Brexit, que está «empantanado» y que según Conthe, a un país como España, exportador del Reino Unido, «no le favorece en absoluto». Otro tema que ensombrece el panorama político europeo son las consecuencias de la crisis migratoria, que está teniendo un influjo importante en los diferentes países de la Unión Europea. Un asunto que está «minando la estabilidad política en países como Alemania», ha comentado.

Se ha referido también al Banco Central Europeo, «que tendrá que normalizar su política monetaria, algo que se hará con mucha calma y con retraso respecto a Estados Unidos».  En cuanto a los tipos de interés, dice que éstos subirán, «posiblemente de cara al verano del año que viene. Tendremos un desfase respecto a los Estados Unidos, algo que para las entidades financieras no es nada positivo», defendió.

Finalmente en lo que atañe a integración Europea, identifica como «señal interesante«, el acuerdo entre Merkel y Macron para la reforma de la eurozona, «en el que se contempla como medida simbólica, la creación de un presupuesto propio de los países del euro, adicional al presupuesto Unión Europea. Este presupuesto tendría unas funciones estabilizadoras y de inversión, sería un gran paso para seguir profundizando en la integración«. A su juicio, «será difícil lograr cualquier avance de integración en Europa si los países no confiamos los unos en los otros. En España nos pronunciamos como muy europeístas, pero hay que ser congruente. Es necesario que otros países confíen en nosotros y nos vean hacer nuestros deberes económicos», ha sentenciado.

Centrándose en la economía española, comenzó su disertación haciendo una reflexión sobre los aspectos más positivos. «Las perspectivas a corto plazo son positivas. Vamos a un ritmo de crecimiento del 3%, con el consiguiente crecimiento del empleo, también en torno al 3%». Crecimiento que, según ha remarcado, «No está impulsado por ninguna burbuja inmobiliaria, sino que está siendo compatible con un superávit de la balanza de pagos, algo novedosos España», ha aclarado. En este sentido ha destacado que ese superávit no es sólo fruto de la caída del petróleo o de la pujanza del sector servicios o del turismo, sino que se apoya en un crecimiento de las exportaciones.

En cuanto al panorama empresarial español ha afirmado que «los verdaderos héroes de esta recuperación española, son las empresas exportadoras y las que se han internacionalizado. En España ser empresa grande tiene mala prensa. Hemos tergiversado las categorías económicas de tal manera que, estar en el IBEX está mal visto. Todas las empresas deberían aspirar a ello y debe ser motivo de orgullo. En España tenemos muchas pequeñas empresas y necesitamos tener más empresas medianas y grandes. Hay un gran culto al microempresario, al autónomo y a la pyme. Eso es una perversión política que sólo demuestra ignorancia, ya que una empresa para que se pueda internacionalizar bien, necesita un tamaño mínimo. No hay que poner obstáculos al crecimiento del tamaño de las empresas. Son las grandes las que generan el crecimiento más estable«, ha remarcado.

Otro tercer elemento positivo a nivel nacional, es que después de la crisis ha habido un desapalancamiento que ha repercutido sobre todo a las familias y empresas. «Es motivo de satisfacción ver que muchas familias y empresas ahora tienen una carga menor que en anteriores etapas», ha elogiado. Ha señalado que «es justo destacar que en Europa hemos ganado credibilidad en la medida que el país y el gobierno del Partido Popular, entonces en el poder, impulsó una reforma del sector bancario, que ha proseguido en etapas posteriores y que ha provocado que ahora tengamos un sector bancario mucho más concentrado. Por otro lado, aunque el mercado de trabajo español sigue siendo imperfecto, la reforma del mercado de trabajo 2012 fue muy positiva y ha logrado que España haya recuperado su competitividad y que se esté recuperando de la crisis», ha afirmado

Conthe también ha hablado de las grandes sombras que acechan a la economía nacional, una de ellas afecta directamente al mercado de trabajo, que sigue siendo «ineficiente y dual». Aquí ha hablado de la temporalidad y de la falta de movilidad geográfica. «Tenemos una tasa de desempleo del 16% y en cambio hay empresas que no encuentran trabajadores. Hay un problema estructural que hay que atajar de alguna forma. Las perspectivas de empleo de los jóvenes, a pesar de estar muy cualificados, son malas. Nos deberíamos germanizar, para lograr una estabilidad». Las implicaciones de un mercado de trabajo que funciona mal, trae otras repercusiones, como las demográficas.

Ha lamentado «el mal engranaje» existente entre el sistema educativo y las empresas. «Se generan muchas titulaciones universitarias, absolutamente inútiles y que no facilitan la empleabilidad y no tenemos una adecuada vinculación entre la formación que demandan las empresas y la que proporciona el sistema educativo», ha afirmado.

Además, se ha referido al sistema de pensiones, que se ve dificultado por el alargamiento de la esperanza de vida. «No sólo importa la cuantía mensual, sino el número de meses que se va a cobrar cada pensión. En la medida en la que se alarga la esperanza de vida, el coste de las pensiones aumenta. La mayor parte de los pensionistas recuperan en 12 años sus aportaciones. A partir de ahí, es todo subvención», ha explicado.

En cuanto a la reciente moción de censura afirma que ha tenido «resultados positivos». Ha sido un «movimiento estratégico audaz por parte del ahora presidente del gobierno, que vio ese mecanismo de la Constitución y lo usó a rebufo de la sentencia Gürtel. Hay que quitarse el sombrero ante la astucia política para dar el golpe en el momento preciso, con un movimiento absolutamente legítimo y constitucional». Se ha referido a los casos de corrupción y ha calificado como «positivo» el hecho de que un partido político «pague un precio significativo por la acumulación de escándalos de corrupción tan graves como los que ha habido en el Partido Popular. Rajoy debería haber dado el relevo en el año 2016», ha opinado.

Del nuevo gobierno destaca también su clara «vocación europeísta», que ahora «debe confirmar con hechos».  Anunció una «tensión inevitable» derivada del mayor gasto. En ese sentido destacó que el gobierno posee un eficaz arma constitucional, el veto presupuestario y afirmó que el PSOE está siguiendo «una política de achique», con «loas al Partido Popular e ignorando a Ciudadanos».

En cuanto a las perspectivas electorales, afirmó que «vamos a necesitar un gobierno de coalición, porque previsiblemente habrá 4 partidos y salvo que haya huecos electorales grandes, habrá que buscar combinaciones de mayorías estables. Esperemos que haya una voluntad más constructiva que en las elecciones de 2015 y 2016», ha dicho antes de acabar con una nota optimista, «el hecho de tener cuatro partidos, hará que tengamos una situación parecida al modelo alemán y hará que dejemos atrás el bipartidismo apoyado por partidos autonómicos. Eso desde el punto de vista de España es positivo».

En el turno de preguntas, entre otros asuntos, el presidente de la Corte Española de Arbitraje tuvo oportunidad de tratar sobre el tema del soberanismo catalán, que definió como «la versión hispana del populismo italiano». Según él, en términos de actividad, la marcha de las empresas de Cataluña, no tiene por qué repercutir demasiado. Destacó que Madrid y Valencia han sido las más beneficiadas de esa diáspora, y desde el punto de vista de los mercados exteriores, es un tema que «suscita cierta desconfianza», pero que desde el punto de vista macroeconómico, «no es una situación dramática».

La intervención de Conthe ha servido para clausurar el X curso del Foro de El Norte, en el que han intervenido a lo largo de distintas sesiones, el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en calidad de secretario federal del PSOE; los exministros Josep Piqué y Carlos Solchaga; los economistas Luis Huete y Daniel Lacalle; el presidente de Accenture España, Juan Pedro Moreno, y el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo. José Ignacio Foces ha anunciado que el Foro Económico se retomará de nuevo, a la vuelta de verano.

 

Fotos

Vídeos