«Dejar que Podemos meta mano en la política económica de un país, es como nombrar ministro de sanidad a Drácula»

José Luis Feito durante el Foro Económico de El Norte de Castilla/Gabriel Villamil
José Luis Feito durante el Foro Económico de El Norte de Castilla / Gabriel Villamil

José Luis Feito, presidente del IEE aborda la situación actual y las perspectivas de la economía española en el Foro de El Norte de Castilla

Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

¿Qué va a pasar en el futuro de la economía española?. Con esta pregunta ha arrancado esta mañana el presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), José Luis Feito, su conferencia en la nueva edición del Foro Económico de El Norte de Castilla, el único foro estable en la región sobre temas políticos, económicos y empresariales. Una pregunta que dejó resuelta a lo largo de los 45 minutos que duró su reveladora charla 'Situación y perspectivas de la economía española', celebrada en el Hotel Vincci Frontaura de Valladolid, bajo el patrocinio de Banco Sabadell, Gullón, Corporación Llorente y Collosa.

Nacho Foces, subdirector de El Norte de Castilla y moderador, hizo una introducción con un análisis no muy optimista sobre el futuro, gracias al Brexit, al retraso de la subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo y al anuncio de la OCDE de la rebaja en la previsión de crecimiento de la economía. José Luis Feito tomó la palabra y adelantó que hablar de perspectivas de futuro es «un riesgo y un desafío». Por eso, dijo que «el porvenir de la economía española es solo lo que sucederá de aquí a final de año». Se mostró realista al afirmar que la economía nacional está sumida en un proceso de desaceleración que lleva produciéndose desde finales de 2017, y recomendó «no alarmarse cada vez que sale un dato peor que el precedente».

Las causas de esa desaceleración las buscó en el contexto internacional, principalmente desde la llegada de un «original presidente a Estados Unidos, que ha impactado en el comercio internacional». Esgrimió que por primera vez desde los años 70, la globalización se ha frenado, con un ritmo de crecimiento del comercio, inferior al de la economía. Otros factores que según él están detrás del deterioro del contexto internacional son el Brexit y los problemas autoinfligidos en países como Alemania. Tuvo también una mención especial para el caso de Italia, «que ha decidido aventurarse en un desafío a la Unión Europea que no lleva a cabo».

En el contexto exterior, dijo que en 2020 «las cosas van a mejorar». Se mostró optimista ante la situación del Bréxit y dijo que «antes o después, habrá acuerdo. España no es el único país propenso al suicidio», bromeó. «Será dañino, pero no tanto como se está barajando en este momento». Para él, lo más importante a corto plazo, es la guerra comercial. Dijo que el miedo seguirá latente, pero mejorará la situación porque en EE.UU. hay elecciones en 2020 «y Trump sabe que está haciendo daño al crecimiento del país. Se tenderá a cerrar acuerdos cada vez más abiertos que restauren la situación previa. Esto nos hará volver a crecer a ritmos significativos. Creo que las cosas mejorarán».

Situándose en España, dijo que un factor importante que ha jugado en contra de la economía y que influirá en 2019 y 2020, es el agotamiento de los impulsos expansivos de las reformas anteriores. Según Feito, la reforma «más importante y que nunca se comenta», fue la reforma «por las malas» que se hizo durante la crisis, que «trajo mucho desempleo, pero el empleo que creó fue sólido». Dijo que «un país que pase en cinco años de exportar el 25% del PIB al 35%, es un milagro que no se ha estudiado bien», un milagro que él atribuye en gran medida a la banca, ya que «consiguió hacer exportadoras a muchas empresas».

Lanzó la siguiente pregunta al aire: «¿Cómo es posible que la economía española haya crecido en 2018 como lo ha hecho, y éste vaya a crecer el 2%?». El mismo respondió que esto se debe a la política monetaria ultaexpansiva del BCE, en primer lugar, que beneficia más a los más países más endeudados. Otro factor importante es la política fiscal expansiva de España, que es «muy peligrosa. Más, cuando se tiene una deuda del 98% del PIB y la media de la UE está en un 87%».

El presidente del IEE trató también sobre la política fiscal en la economía, que definió como «escalofriante». «Estamos viviendo a costa del futuro en España con nuestra política fiscal tan electoralista. Nos puede dar una décima o dos más de crecimiento, pero nos está robando margen de actuación de cara al futuro si vienen mal dadas». En 2020, «pase lo que pase y gobierne quien gobierne, la política fiscal será muy restrictiva», sentenció.

Dijo que la principal vulnerabilidad de nuestra economía, es la abultada deuda externa neta, «que pocas veces se comenta». «La suma de la deuda de empresas, familias y administraciones públicas es del 240%, que nosotros debemos a los extranjeros más que otros». La opción que tiene España para crecer «es ser capaz de compensar ritmos satisfactorios de crecimiento con la balanza de pagos». Aseguró también que «España no va a volver a crecer jamás, ni le va a prestar nadie dinero, si no es capaz de tener un superávit por cuenta propia».

Feito no quiso dejar pasar la oportunidad de hablar del tema de las pensiones, cuya dinámica es «brutal, ya que no se pueden pagar». Recomendó extender las pensiones a toda la vida laboral y reducir el número de pensionistas aumentando la edad de jubilación. Eso si, advirtió que había que hacerlo «de forma gradual».

Dijo que los españoles «vamos a crear nuestro futuro en estas elecciones». Que haya un gobierno u otro, afirmó que dependería de las reformas o contrarreformas, de las crisis de confianza o de la inversión masiva. «Todo dependerá de estas elecciones».

Sobre la subida del salario mínimo, dijo que era una «salvajada sin parangón», y lo justificó afirmando que esta medida «está generando paro en los colectivos más vulnerables». «España es el único país del mundo que no distingue entre el salario mínimo juvenil y el del resto. Ahí se ve la mano de Podemos en la política económica del país», afirmó. Con el independentismo hemos perdido de vista que los presupuestos han sido diseñados bajo la influencia de Podemos. Dejar que Podemos meta mano en la política económica de un país, es como nombrar ministro de sanidad a Drácula. El país termina desangrándose», concluyó con ironía.