Conseguir cita para la declaración de la Renta todavía es posible (si tienes paciencia)

Una mujer obtiene asesoramiento en una oficina de la Agencia Tributaria./Gabriel Villamil
Una mujer obtiene asesoramiento en una oficina de la Agencia Tributaria. / Gabriel Villamil

La Agencia Tributaria estima que un tercio de las horas de asistencia previstas en la región todavía están libres, pero aún no se pueden reservar

Elisa Campillo
ELISA CAMPILLOValladolid

Quizá le haya ocurrido. Ha intentado solicitar una cita previa a la Agencia Tributaria para recibir asistencia en oficina a la hora de elaborar la declaración de la Renta y la respuesta obtenida es que no quedan citas disponibles.

Da igual que lo haya intentado a través de la página web, la aplicación de la Agencia Tributaria o el teléfono que el organismo pone a disposición para solicitar este tipo de ayuda. Y da igual que lo intente siempre de la misma manera o de varias distintas. Si las citas no están disponibles, el resultado será el mismo.

¿Quiere decir esto que ya no va a poder recibir asistencia para cumplimentar su declaración? No. Citas todavía quedan. Pero seguramente deba armarse de paciencia. En Castilla y León, la Agencia Tributaria estima que todavía queda por ocupar un tercio de las citas previstas para esta campaña, aunque todavía no da la opción de reservarlas.

Y ante la posibilidad de tener que intentarlo en reiteradas ocasiones conviene tener en cuenta los costes, si se hace por teléfono. La Agencia Tributaria atiende a través de dos números: uno que empieza por 91 (que pertenece a una línea fija de Madrid, incluido en las tarifas planas) y otro que empieza por 901, que tiene el mismo coste que una llamada a un fijo nacional desde teléfonos fijos (aunque al ser un número especial no está incluido en las tarifas planas) y que dispara su coste si se llama desde móvil. De hecho, una llamada de dos minutos, lo que se tarda en obtener una respuesta de Hacienda, puede costar entre 0,75 y 0,91 euros si se llama desde móvil. El coste puede ser asumible si bastara con llamar una vez, pero en algunos casos esto no es suficiente.

Al llamar por teléfono, un contestador automático pregunta al contribuyente, en primer lugar, si desea una atención automática o personal. Si se elige la primera, una grabación pregunta si desea ser atendido en castellano, catalán, gallego o valenciano. Para ello, el usuario debe marcar en su teléfono 1, 2, 3 o 4. De la misma manera, tecleando, se responde a las preguntas posteriores, como el tipo de documento, el número de DNI o pasaporte y el código postal.

Finalmente, identificado el usuario y la provincia, queda una última cuestión: «Si prefiere la cita en horario de mañana, pulse 1. Si la desea por la tarde, pulse 2». Si el usuario elige, por ejemplo, el horario de mañana y en ese momento no quedan plazas por la mañana, la respuesta será: «No existen citas libres en ningún centro asociado. Muchas gracias por su colaboración». Y se cortará la llamada. Para averiguar si en su provincia es posible acudir en horario de tarde, deberá volver a marcar. Más céntimos a añadir a la factura telefónica.

Para obtener la respuesta de una sola vez se puede optar por hablar con un operador. Si no quedan horas disponibles en el momento de concertar la cita, aconsejará al contribuyente a volver a intentarlo otro día. En teoría, a primera hora (9 de la mañana) es el momento con más posibilidad de encontrar hueco.

Otra manera de conseguir cita es solicitarla a través de Internet o de la aplicación de la Agencia Tributaria. El resultado, en el caso de que no queden más citas libres, será el mismo. «No existen citas disponibles».

Evitar las «citas vacías»

Esta sensación irreal de que uno ya no va a poder acudir a la oficina más cercana para recibir asistencia con la declaración de la Renta responde a que, desde hace unos años, la Agencia Tributaria abre las citas gradualmente para evitar las que denomina «citas vacías».

De hecho, estima que cuando conceden hora a más de una semana vista, en uno de cada cuatro casos el usuario nunca llega a acudir ni avisa de que no va, de manera que la cita concertada se pierde sin que otros usuarios puedan ocuparla. «Para minimizar ese problema las fechas disponibles se van abriendo poco a poco, aunque no hay unas fechas concretas de apertura cada día, sino que varía en cada centro y cada provincia», explican desde la Agencia.

En cualquier caso, Hacienda tiene previsto ampliar esta misma semana la apertura gradual. Hasta entonces, los usuarios deberán armarse de paciencia y probar suerte hasta encontrar un hueco libre.

 

Fotos

Vídeos