La plantilla de Renault completa el cobro de una extra en abril por crecer en productividad

Dos empleados de la factoría de Motores, de Valladolid, en el mes de septiembre pasado/J. G. C.
Dos empleados de la factoría de Motores, de Valladolid, en el mes de septiembre pasado / J. G. C.

Los 14.000 empleados de la multinacional en España ingresarán de media casi mil euros, cantidad de la que recibieron una parte en octubre de 2017

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADAValladolid

Las nóminas de los cerca de 14.000 empleados de Renault en España, de los que cerca de 11.000 se reparten entre Valladolid y Palencia, incluirán a finales de este mes una alegría para sus perceptores. Los trabajadores de la multinacional automovilística percibirán la parte que completa una paga extraordinaria de la que obtuvieron un anticipo en el mes de octubre pasado, y todo ello por el acuerdo suscrito en el convenio colectivo en vigor desde 2017 que establece una prima ligada a los resultados de la compañía en la que, frente a los anteriores acuerdos sindicales, incrementa la parte de carácter variable al tiempo que se ha reducido la que tenía la condición de fija. De momento, y por primera vez en el transcurso de este acuerdo pactado a lo largo de 2016, la paga extraordinaria crece y será de media de 984 euros, que es la cantidad que se ha calculado para «un oficial de tercera del nivel 7», según identifica el acuerdo colectivo para señalar lo que se considera como el salario medio de los contratados por la compañía del rombo, que cuenta con dos fábricas en Valladolid (Carrocerías y Montaje además de Motores)y una más en Villamuriel de Cerrato, en Palencia (Montaje). El grupo se completa con una planta de cajas de cambio en Sevilla y el personal de la dirección comercial situado en Madrid.

Ligada a resultados

La paga del mes de abril se verá mejorada en esta anualidad con una cifra media de 561 euros, dado que el anticipo medio del mes de octubre fue de 418 euros, para completar de esta forma una extraordinaria que en muchos casos superará los mil euros para la totalidad de la plantilla, ya que los contratados a lo largo del año 2017 percibirán el porcentaje que les corresponda de ese total, tal y como se recoge en el convenio colectivo 2017-2010 suscrito por la empresa con los sindicatos Unión General de Trabajadores (UGT), Comisiones Obreras (CCOO)y Sindicato de Cuadros Profesionales (SCP). Esta paga es consecuencia de los acuerdos suscritos para ampliar la parte variable del salario y ligarlos a los resultados anuales, que no se refieren de manera exclusiva a los beneficios obtenidos por la explotación, sino también a otros conceptos como la mejora de la calidad, el control de la accidentalidad y el ajuste al programa de fabricación, lo que supone, un esfuerzo por incrementar la competitividad de cada una de las fábricas del grupo.

El carácter variable de la prima exige que el esfuerzo de las plantillas deba extenderse por todas las factorías, ya que los criterios se aplican a cada una de las plantas productivas a través de un sistema de puntos que se genere mensualmente. Este sistema permite que las puntuaciones puedan recuperarse por parte de los empleados si en algún momento se produce una caída de los mismos. Así, si el programa de fabricación no se ha cumplido en su totalidad a mediados de año, la plantilla tiene aún posibilidad de cambiar ese cálculo hasta el final del ejercicio.

Evolución

La prima existía con anterioridad, pero ha evolucionado tras los acuerdos del actual convenio colectivo, dado que se ha modificado el precio que se aplica a cada uno de los puntos, que se calculan a través de unas tablas y que en 2017 ha supuesto un incremento de 0,50 euros por punto conseguido. «De esta manera, variable es toda la prima, porque se trata de la consecución de objetivos vivos, dado que algunos de ellos se marcan una vez al año y otros no», indican desde los sindicatos mayoritarios entre la plantilla.

La principal novedad frente a los conceptos anteriores es el aumento del precio del punto aplicado en 2017, al que se sumará otro alza de 0,50 euros en el 2018 y que alcanzará otra subida de 0,75 euros en el año 2019, lo que permitiría, de mantenerse las actuales condiciones y las mismas variables que en este año, que la paga percibida en 2020 alcance una media de 1.500 euros, repartida eso sí, en dos plazos, un anticipo en octubre y el abono del resto en el mes de abril, como este año.

Los criterios utilizados

La consecución de los objetivos establecidos por la empresa se convierte en una fórmula de cálculo de una parte variable de la retribución final del trabajador, con la introducción de criterios que permiten valorar las mejoras que se logran en la compañía. En el caso de Renault, los criterios que se aplican en la actualidad son tres: El primero es el de la calidad, que supone la mitad del cálculo de la base de esta prima de resultados. El segundo concepto es el de la accidentabilidad, que busca una mejora en la seguridad de la empresa y sobre todo, en la responsabilidad de todos los empleados en la eliminación de riesgos para el conjunto de la plantilla y de la compañía. Este criterio aporta el 25% del cálculo final.

El tercer criterio para la valoración final es el ajuste de los resultados a la programación. Las fórmulas han cambiado. Hasta el año 2016, a los anteriores epígrafes se unía el del absentismo laboral y cada uno de los cuatro suponía el 25% del resultado definitivo. La nueva formulación duplica el valor de la calidad, uno de los elementos que mayor importancia tiene en la mejora de la competitividad de las empresas. Potenciar la calidad permite, al tiempo, eliminar un cálculo que cada vez era más complicado, el del absentismo laboral dado que la reducción cuando los niveles de faltas al trabajo son bajos resulta casi imposible dado que existe un porcentaje de ausencias considerado técnico.

 

Fotos

Vídeos