Endesa adelanta el cierre de sus últimas centrales de carbón

Central térmica de Endesa en As Pontes (La Coruña)./RC
Central térmica de Endesa en As Pontes (La Coruña). / RC

El año pasado el grupo ya presentó la solicitud formal de clausura para las de Compostilla (León) y Andorra (Teruel) para no realizar la inversión para cumplir los nuevos límites de emisiones de la UE

E. M.Madrid

Endesa ha decidido adelantar el cierre de las dos centrales de carbón del grupo que habían sido 'salvadas' de la obligación de clausurar a mediados de 2020, la de As Pontes (La Coruña) y Litoral (Almería), según se hizo público este viernes en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La energética aduce su «falta de competitividad» agravado por la probable rebaja en los peajes que cobran estas empresas y la situación del mercado para llevar a cabo este cierre, aunque no da una fecha concreta de cuándo sucederá. El valor neto contable, a fecha de hoy, del conjunto de centrales térmicas de carbón peninsular asciende a unos 1.300 millones de euros, incluyendo el importe estimado de la provisión para el desmantelamiento de estas centrales, cifra máxima a la que podría alcanzar el deterioro a registrar por el cierre de las plantas, aunque Endesa subraya que no tendrá impacto en su política de dividendos.

El año pasado el grupo ya presentó la solicitud formal de cierre para sus centrales de carbón de Compostilla (León) y Andorra (Teruel), al tomar la decisión de no realizar la inversión necesaria para que estas plantas cumplieran con los nuevos límites de emisiones establecidos por la Unión Europea que entrarán en vigor el 30 de junio de 2020. La novedad ahora es que en su plan estratégico 2018-2021 sí incluía a As Pontes y Litoral como las centrales que actualizaría a la nueva normativa.

La idea era cerrar estas dos centrales antes de 2030 y, aunque no se sabe la fecha concreta, esta decisión indica que los plazos se adelantarán bastante. En el comunicado explican que el consejo de administración ha aprobado «promover la discontinuidad de la producción de sus centrales térmicas de carbón en la Península, de conformidad con los trámites y procedimientos legalmente establecidos, y evaluar opciones de futuro en dichos emplazamientos».

En cuanto a la modificación de las condiciones de mercado a las que hace mención Endesa, se deben a que este año se han dado un cambio de escenario por la escalada de precios de los derechos de CO2, que cotizan más de un 50% más caros que el año pasado, además de un abaratamiento de las 'commodities', lo que ha desplazado a este tipo de plantas por otras tecnologías. «Esta situación estructural ha determinado que las centrales térmicas peninsulares de carbón no resulten competitivas, y por tanto su funcionamiento no resulte previsible en el mercado de generación eléctrico en el futuro», señaló Endesa en un comunicado.