CCOO y UGT desmienten a Cecale y asegura que Castilla y León tiene un saldo positivo de movimiento de empresas

Los secretarios generales de CCOO y UGT en Castilla y León, Vicente Andrés y Faustino Temprano, en la concentración para exigir mejoras salariales y laborales a la patronal./ICAL
Los secretarios generales de CCOO y UGT en Castilla y León, Vicente Andrés y Faustino Temprano, en la concentración para exigir mejoras salariales y laborales a la patronal. / ICAL

Los sindicatos acusan a la patronal de intentar acabar con el Estado del Bienestar al reclamar la eliminación de impuestos

El Norte
EL NORTEValladolid

Los secretarios generales de CCOO y UGT de Castilla y León, Vicente Andrés y Faustino Temprano, respectivamente, desmintieron hoy las declaraciones efectuadas ayer por el presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), quien denunció el cambio de sede social de 80 empresas de Castilla y León a otras comunidades, «más del 75% de ellas a Madrid», en el primer trimestre del año por razones como la alta fiscalidad y las inspecciones.

Ambos líderes, antes de participar en una concentración en Valladolid para reclamar un incremento salarial que permita a los trabajadores recuperar el poder adquisitivo perdido durante la crisis, resaltaron que Castilla y León mantiene un saldo positivo en el movimiento de empresas con la Comunidad de Madrid, a la vez que acusaron a Cecale de intentar acabar con el Estado del Bienestar al reclamar una eliminación de impuestos que, según Vicente Andrés, el pasado año representaron unos ingresos de 420 millones de euros para las arcas de la Junta.

El representante de CCOO, que calificó de «inadmisible» las declaraciones de Aparicio, aseguró que junto a la propuesta de eliminación de impuestos, Cecale también reclama el establecimiento de un copago a los servicios públicos, segú informa Ical. En este sentido, criticó que «Cecale quiere ahorrar más de 400 millones de euros al año a los más ricos de la Comunidad y que todos tengamos que pagar por servicios como la sanidad o la educación. Esta es la avaricia de la patronal, que quiere más y más, y que no le vale con unos altos beneficios empresariales», sentenció.

Por su parte, Faustino Temprano explicó que para sostener el Estado del Bienestar y servicios públicos esenciales como la educación, la sanidad o la atención a la dependencia hacen falta impuestos, a la vez que mostró su total rechazo al establecimiento de un copago, «media que siempre perjudica al trabajador».

A su vez, ambos rechazaron que la recuperación económica no haya llegado al 45% de las empresas de la comunidad, tal y como sostuvo Cecale, y aseguraron que la situación empresarial en su conjunto es similar a los niveles que había en los ejercicios 2007 y 2008. En este sentido, Andrés indicó que a nivel nacional el 85% de las empresas tienen beneficios, mientras que antes de la crisis este porcentaje era diez puntos más bajo. «Para el mundo empresarial es el momento de la historia de España», aseguró.

«No vamos a parar»

Al mismo tiempo, Temprano insistió en que las concentraciones celebradas hoy en todas las capitales de provincia y en Ponferrada (León) es el inicio de una campaña que no cesará hasta lograr una acuerdo en la negociación colectiva y que, de mantenerse la actual situación, se recrudecerá el próximo mes de junio en los centros de trabajo. «No vamos a parar hasta lograr que la riqueza que tienen en estos momentos las empresas se reparta entre los trabajadores», afirmó.

A su vez, reclamó mayor compromiso de la Junta de Castilla y León y del Gobierno Central y argumentó que una situación como la actual no puede mirar hacia otro lado. «No vale con decir que los salarios tiene que subir. Es hora de legislar a favor de los trabajadores, de derogar la Reforma Laboral y de lograr que primen los convenios de sector sobre los convenios de empresa», afirmó.

Mientras tanto, Andrés confirmó que la reunión celebrada ayer entre la patronal y los sindicatos para negociar un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) se cerró sin ningún avance y acusó a los representantes de los empresarios de estar «preparando el terreno» para abandonar la mesa de negociación. «La patronal mantiene una postura desafiante al proponer una subida ligada al IPC sin que exista una recuperación del poder adquisitivo del trabajador», denunció.

Al igual que Temprano, Andrés también reclamó la implicación de las administraciones y pidió a las Cortes de Castilla y León la aprobación de una resolución en la que se reclame a Cecale que «es el momento de repartir la riqueza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos