La vallisoletana Olibher llega a Burgos

Nuevo establecimiento de Olibher en la capital burgalesa. / EL NORTE/
Nuevo establecimiento de Olibher en la capital burgalesa. / EL NORTE

Se trata de la séptima tienda de la empresa de venta y distribución de aceitunas y encurtidos en el territorio nacional

EL NORTEvalladolid

Olibher, la empresa vallisoletana especializada en la venta y distribución de aceitunas y encurtidos, ha inaugurado la pasada semana su séptima tienda a nivel nacional que se encuentra en la ciudad de Burgos.

El nuevo establecimiento se sitúa a unos 200 metros de la Catedral, en la Plaza Alonso Martínez en el local que ocupan los números 3 y 4. El amplio espacio de 55 metros cuadrados se encuentra haciendo esquina y cuenta con tres escaparates que permiten a los peatones observar desde el exterior los productos de la enseña.

La oferta de Olibher la conforma una amplia variedad de productos tradicionales de calidad, especialmente seleccionados y elaborados con la mejor materia prima. Además de las aceitunas y encurtidos, en la nueva tienda se pueden encontrar otros productos como embutidos ibéricos y derivados, legumbres, conservas y bacalao y salazones.

Tercera generación familiar

Olibher es una empresa especializada en la venta y distribución de aceitunas y encurtidos que fue fundada por Vicente Hernández en 1965 en la ciudad de Valladolid. Actualmente, la segunda y tercera generación de esta familia se ha decidido comenzar con su expansión nacional a través del modelo de franquicias.

Precisamente, la tercera generación de la familia la conforma Diego Hernández, considerado uno de los mejores cortadores de jamón del mundo. Con numerosos galardones y premios mundiales, actualmente se encuentra inmerso en la expansión de Olibher y se encarga además de seleccionar cada una de las piezas ibéricas que se venden en las tiendas para asegurar la mejor calidad de los productos.

Actualmente Olibher cuenta con siete tiendas que se encuentran en Valladolid, Palencia, Lugo y ahora en Burgos. Bajo la fórmula empresarial de la franquicia, para poner en funcionamiento una tienda de la marca es necesaria una inversión a partir de 95.000 euros para locales con un mínimo de 55 metros cuadrados y ubicados en poblaciones con más de 50.000 habitantes.